domingo, 19 de agosto de 2018

Nuevo Organigrama del Museo Mayte Spínola y del Grupo pro Arte y Cultura 2018 -2019







L.M.A.

            19/08/18 MADRID

            Ante las inquietudes de algunos miembros del Grupo pro Arte y Cultura, PAC, queremos avanzar el Organigrama en el que hemos estado trabajando durante las últimas semanas, organigrama que quedará completo y confirmado durante el mes de septiembre.

            Con el buen criterio de la presidenta, SAR Doña Ana de Orleans y de su fundadora, Mayte Spínola, se ha buscado un relevo generacional en las responsabilidades el Grupo pro Arte y Cultura.


1.-ORGANIGRAMA DEL MUSEO MAYTE SPÍNOLA EN MARMOLEJO

-Fundadora del Grupo pro Arte y Cultura: Mayte Spínola, que se ocupará más intensamente del Museo que lleva su nombre en Marmolejo, así como la concesión y entrega de las Medallas de Oro.

-Patronato del Museo Mayte Spínola de Arte Contemporáneo (Marmolejo. Jaén):
            Presidente: Alcalde de Marmolejo, Manuel Lozano Garrido y concejal de Cultura, Rafael Valdivia, Autoridades municipales, con cargos nato.

            Patronos ya existentes: Baronesa Carmen Thyssen-Bornemiza, coleccionista; Alicia Koplowitz, coleccionista y empresaria; Carmen Iglesias, condesa de Gisbert y presidenta de la Real Academia de la Historia; Carmen Posadas, escritora; Carmen Spínola, presidenta de la Fundación Arauco; Bernardo Cremades, académico de Jurisprudencia; Marion Cisneros, coleccionista y Noel Vanososte, arquitecto.

            -Nuevos patronos. Galardonados con medallas de Oro, Antonio López y Pedro Sandoval, pintores; Petra Mateos, catedrática de Economía; José María Mohedano, abogado;  Julia Sáez-Angulo, periodista y el pintor José Luis Mesas.

            Para el  premio anual de Dibujo Infantil del Museo, formarán parte del jurado, Lucía Fernández-Barreiros y Borja de Arteaga y Barreiros, junto a los críticos de arte nombrados para cada certamen.

2.-ORGANIGRAMA DEL GRUPO PRO ARTE Y CULTURA, PAC

-Director de Grupo: Pedro Sandoval, pintor y escultor (Él formará su propio equipo de trabajo)
-Consejo Asesor: Grachya y Mayte Barreiros; Rocío, marquesa de Vívola; duquesa de Gandía; Esther Alcocer Koplowitz y Alicia Alcocer Koplowitz; Bárbara de Cortina Koplowitz; Juan Gómez-Acebo, vizconde de la Torre; Miguel y Rocío Baez Spínola; Blanca Cuesta, pintora y Borja Thyssen- Bornemisza, coleccionista; Joaquín del Pino, empresario; Alfonso Pérez-Maura; Claudia Alonso-Allende y Garay, pintora; Javier Orts, jurista, y Julia Sáez-Angulo, que actuará como portavoz.

DELEGACIONES

En España
-Delegado en Baleares. Ignacio Deja, presidente del Círculo Mallorquín. Patricia Conrado y M Jesús F. Gabilondo, José Fayos y Asunción Verd, formarán su consejo asesor en la isla.

-Delegada en Galicia: Mariluz Barreiros, coleccionista
-Delegado en Navarra: José Jesús Lorenzo, pintor
-Comunidad Valenciana: Antonio Sánchez de León y Cotoner, coleccionista
-Delegada en Aragón: Nati Cañada, pintora
-Delegada en Cantabria: Concha de la Serna, pintora
-Delegada en Valladolid: María Jesús Casado, pintora
-Delegada por Segovia: María Jesús de Frutos
-Delegada en Salamanca: Purificación Gazol
-Delegado por Extremadura: Damián Retamar
-Delegadas en Cataluña: Paula Fuster y Gloria Roig, coleccionistas
--Delegada en el País Vasco: Paz Pérez-Bilbao y Fernández-Urrutia: consejera patrimonial de AXA Exclusiv, coleccionista

En Europa
-Vicepresidente para Europa: Príncipe Félix de Merode 
-Delegada en Bélgica: Belén, condesa de Limburg Styrum, presidenta de la Fundación Carlos de Amberes
-Delegada en Austria: Herdis Paukner, pintora
-Delegada en Mónaco: Francesca Franco, coleccionista
-Delegadas en Zurich: Amaya Engeler y Nathalie Bromova de Fernández
-Delegado en Ginebra: príncipe Miguel de Yugoslavia
-Delegada en Portugal: Elisabeth Martorell de Orleans, pintora
-Delegados en Inglaterra, Italia, Luxemburgo, Lichtenstein y Nueva York (en espera confirmación)

En América
-Vicepresidentas para Iberoamérica: Alicia Pardo, condesa del Valle Suchill y Solita Cohen, coleccionista.
-Delegada en Argentina: Adriana Zapisek, pintora y coleccionista
´Delegada en Brasil: Solange Dacosta, pintora y coleccionistas
-Delegado en México: Jaime López Izasa, galerista de arte
-Delegada en Miami: Nadine Roche Cisneros y Armando Droulers, profesor de Historia del Arte
-Delegado en Venezuela: Noel Vanososte
-Delegada en la República Dominicana: Carmen Leonor Santaella.


Coordinación
-Coordinadora de Archivos: Rosa Gállego
-Coordinadora de catálogos: Linda de Sousa
-Coordinadora de Comunicación: Julia Sáez-Angulo
-Edición y Corrección de estilo: Teresa Escarpenter
-Fotografía: Rosa Gállego, Juan Jiménez y Juan Alfonso de Lara
-Protocolo y Relaciones Externas: Paloma Porrero de Chávarri y Paz Pérez-Bilbao
-Coordinadora de viajes: Manuela Picó


Mayte Spínola y Julia Sáez-Angulo

Más información
www.facebook.com/proarteycultura

Mayte Spínola con Bartolomé Reyes, director del Museo y otros visitantes

RETRATOS: Christian Prevost, “connaisseur” del arte, gabacho cortés y caballero español


-->

 Menina de Pedro Sandoval

                  Christian Prevost
          



Julia Sáez-Angulo


            20/08/18 ,- MADRID .- Lo conocí en una papelería, donde ambos esperábamos para hacer fotocopias. Al ver que las suyas eran en color sobre pintura, le pregunté si era artista visual, y me respondió que no. Era representante de un pintor francés que iba a exponer en España. Le dije que yo era crítica de arte y por ahí conectamos hacia una buena amistad que perdura hasta nuestros días.

            Coincidió además que Christian Prevost (Saint Étienne de Baïgorri, Francia, 1957) y yo residíamos en la Guindalera, un anexo del barrio de Salamanca para cobrar mayores impuestos, con la colonia Iturbe de Madrid Moderno, que la compone un centenar de chalecitos de año 1928 construidos por el promotor navarro, el mismo del Nuevo Baztán. Nuestra próxima vecindad nos unió y juntos, en su utilitario color coñac, visitábamos exposiciones de arte en galerías, museos y sobre todo en estudios ordenados como el de Tom Cawsert o zarrapastrosos -no quiero decir de quién- de pintores y escultores. El primer artista que me presentó fue a Pedro Sandoval, un venezolano muy artista y resiliente en al arte.

            Al principio, yo miraba perpleja los tobillos de Christian con calcetines blancos y me sonreía. Esto se debe a su cuna de gabacho, lo justificaba yo para mis adentros, porque –todavía no sé el por qué- los calcetines blancos en los hombres están estigmatizados en España.  Pero un día, el marchante me preguntó: “Julia, ¿como no me has dicho que en España los calcetines blancos son de hortera y nada elegantes?”. Me eché a reír. “Me lo han tenido que decir otras personas. Ahora me explico porqué yo no acababa de ligar con las chicas”, me dijo con humor. Al dejar de lucir calcetines blancos, me pareció que había perdido uno de sus atributos más definitorios y perdió algunos puntos a mis ojos.

            Lo cierto es que Christian Prevost sí ligaba con las mujeres, porque es un hombre de amor cortés, que besa la mano como debe hacerse, sin depositar el ósculo en la piel de las damas. ¡Pura profilasis! Es amable, sin ser halagador. Es educado y nunca fanfarrón, salvo en algunas bromas inocentes. Tiene la mezcla perfecta de francés cortés y caballero español, porque todavía no he dicho que es hijo de padre francés, gran viajero, y madre española pie noir, de una belleza andaluza radiante. Tuve la fortuna de conocer a ambos progenitores antes de que se fueran y celebré junto a ellos el cumpleaños del patriarca, un hombre alto y fornido, con aires de vaquero americano. Beatriz Prevost, hermana de Christian -¡como se quieren estos hermanos!-, una gran mujer, siempre ha estado cerca de la familia y en la Guidalera.
       
        Christian Prevost se ha casado dos veces y tiene cuatro hijos varones. Es buen padre y de eso doy fe, porque todas las noches esperaba a uno de sus hijos que trabajaba hasta la una y media de la madrugada, para recogerlo en coche, llevarlo a casa y evitarle historias. Algunas noches de verano he esperado con él en una terraza de la Castellana para recoger al chico. Aquel gesto recobró con creces los puntos perdidos por no lucir más calcetines blancos.

       Un día Christian recibió una carta de una parisina que trabaja en la cúpula de una empresa, para decirle que deseaba conocerlo, pues tenía pruebas de que era su padre. No buscaba  otro interés que el de visitarlo, pues supo tarde, por su abuela –las abuelas siempre largan- que su padre legal no era el biológico. Investigó a través de una agencia y lo encontró. Las pruebas eran contundentes y solo faltaría el ADN. Christian, gabacho cortés y caballero español, la invitó a pasar unos días con él en Madrid y se conocieron. Los amigos de Chistian estábamos emocionados con esta historia: ¡su primera hija! Y yo, que escribo narrativa, ni les cuento.

                Chistian me ha contado muchas cosas, confiado en la amistad, sin recordar que soy periodista y casi todo lo cuento, por ejemplo: que trabajó un tiempo en Mónaco y se asombró para bien y para mal, de como actuaban los magnates que residen en ese principado.

Crisis y reinvención

            Cuando llegó la crisis del 2008 al 2012, el mercado del arte bajó a extremos impensables. Christian sufría no solo por sí, sino por la frustración de los artistas, por lo que decidió aparcar un tanto esta actividad y viró hacia las subastas, un merado en auge, donde se vendían buenas cosas a mejor precio. Se hizo representante de una firma de subastas inglesa y de otra que lleva a cabo la difusión, publicidad y resonancia de los artistas en el mercado. Habla el español muy bien y pausadamente, por eso le irrita que le interrumpan sin darle ocasión de precisar el matiz. ¡Estos hispanos impacientes!
           A partir de septiembre, después una formación intensiva de varios meses, una multinacional consultora de negocios y marketing on line, experta en crecimientos y transformación empresarial, con más de 20 años de experiencia, le han nombrado Country Manager para España y Portugal. Un equipo de ingenieros informáticos y técnicos lo respaldan. 

           Christian ha tenido largo tiempo una novia estupenda, que era nada menos que campeona mundial de kárate. Nosotros, él y yo, presumimos de tenernos un amor acendrado, profundo y puro, que el tiempo no logra desgastar. Él ya no reside en la Guindalera, pero nos vemos con frecuencia en el circuito artístico, sobre todo en los encuentros del Grupo pro Arte y Cultura, que fundó Mayte Spínola. Hace dos días nos vimos en un rico banquete que nos ofrecieron Luis Magan y su esposa Susana.


Christian Prevost (selfie)
Christian Prevost

 pintura de Pedro Sandoval

sábado, 18 de agosto de 2018

Ángela Truyols, historiadora, condesa de Palffy y mallorquina hasta las cejas, también española


-->
Can Caldès

 Ángela Garcías Truyols, condesa de Palffy


Julia Sáez-Angulo


            19/08/18 .- MADRID .- Como el marqués del Viso que se hizo un palacio en El Viso, porque pudo y porque quiso, la historiadora se compró un palacio destartalado en Palma de Mallorca, que poco ha poco ha ido restaurando con fidelidad histórica y sigue haciéndolo, porque la pasión por un habitat puede ser tan grande o más que el amor. Claro que ella no lo llama palacio, porque en Mallorca no se llaman así las casas señoriales, sino Casal, cal, can, o ca. Lo de palacio queda para los pretenciosos de Madrid o de la meseta en general, que tenemos ínfulas castellanas de castillos y palacios. Los mallorquines llegaron con el rey Jaime I de Aragón y nosotros, los castellanos, nos ajustamos a los Borbones, más recientes, si bien, los condes de Palffy saludan con afecto al rey Felipe VI y su familia cuando llegan a la isla.

            El “palacio” de Ángela Garcías i Truyols (Mallorca, 1966), condesa de Palffy, se llama Can Caldés, es del siglo XIV con intervenciones posteriores del Renacimiento –época en que se dató por vez primera-, el Barroco, el eclecticismo del XIX y el modernismo del XX. Tiene escalinata, un buen patio ajardinado, arcadas, vestigios arquitectónicos de distintos estilos, que se fraguan con la argamasa del paso del tiempo. Can Caldès situada en el barrio gótico de la ciudad, que fue esplendoroso de riqueza y palacios en su tiempo, no está lejos de la hermosa catedral de Palma. La compró hace 20 años en el estado ruinoso para ser más exactos, en que la dejaron los antiguos propietarios y la incuria del tiempo. Hoy emerge con la dignidad que merece, con la ornamentación adecuada, sin caer en el odioso síntoma de la casa Marie Claire.

            Indagaciones históricas llevan Can Caldés a los Mir de Taulons, a Jafuda Cresques, primer cartógrafo mallorquín –Joan Oliver, experto en Colón, lo visitó-, y a Pere de Caldès, protegido del rey Jaime, que dio nombre a la illeta, a la casa.

            Can Caldès ha devorado caudales de la dueña, pero le ha valido la pena, porque se han encontrado arcos y muros del primer gótico civil mallorquín. En Can Caldès se han hecho desfiles de moda del diseñador Carlos Aturo y en la casa, se hacen algunas tertulias de altura con la historia, la literatura y el arte como tema.

            Ángela Truyols, con belleza morena en la línea de los cuadros de Julio Romero de Torres, está casada en segundas nupcias con Andor Pálffy von Erdöd, conde de Palffy.  Lo hizo con traje nupcial mallorquín tradicional, modelo tomado de un antiguo cuadro de familia de Ángela. Cuando nos invitó a tomar el té con distintos pasteles y tartas mallorquinas –no faltaba la ensaimada- en su comedor de rancio abolengo, fue el conde Ándor Pálffy –título del Imperio Austro-Húngaro, oriundo de Hungría y hoy residente en Austria-, quien tuvo la gentileza de preparar el té y servirnos a las damas aquella tarde, que libraba el servicio. Chapeau!

            Fue una tarde inolvidable en el salón de Can Caldès, mirando sus cuadros, una colección ecléctica de pintura antigua y actual; un debate sobre el trasunto pictórico de un cuadro antiguo religioso, que espera una buena restauración como la casa. Finalmente vino las fotografías en la estancia privada de Ándor Palffy, donde se guarda una foto de su padre el conde Paul Palffy von Erdöd (1890 – 1968). ¡Que hombre tan atractivo, elegante y señorial. Se casó en segundas nupcias con la escritora francesa Louise de Vilmorin, que en 1933 había tenido una liaison con el que fuera escritor y ministro francés André Malraux y con el que acabaría sus días (Fina de Calderón, amiga íntima de Malraux, me habló en su día de ella). Louise de Vilmorin dedicó al conde Paul Palffy, gran cazador, un precioso libro de poemas escrito a mano, que su hijo Ándor conserva en Can Caldès.

            ¡Ay!, como nos gustan a las señoras los hombres guapos. ¿Quién inventó el dicterio de que el hombre y el oso cuando más feo más hermoso? Nada más incierto …a menos que le ornen otros atributos.

            Volvamos a Ángela Truyols, porque yo, en cuanto veo un hombre guapo, aunque sea en foto, me distraigo. La condesa de Palffy, como el marqués de El Viso, se compró un palacio en Palma, porque pudo y porque quiso.

Más información

http://www.noblesseetroyautes.com/memoires-du-comte-paul-palffy-1890-1950/


https://fr.wikipedia.org/wiki/Paul_P%C3%A1lffy_ab_Erd%C5%91d

https://gw.geneanet.org/frebault?lang=en&n=palffy+ab+erdod&oc=0&p=franz+paul+rudolf+maria+josef

https://en.m.wikipedia.org/wiki/P%C3%A1lffy_ab_Erd%C3%B6d

https://fr.wikipedia.org/wiki/Louise_de_Vilmorin




Condes de Palffy

 Ángela Garcías Truyols



 Can Caldés