martes, 22 de junio de 2010

Miguel Hernández en su "Poesía esencial" dentro del centenario



“Poesía esencial”. Miguel Hernández
Edición de Jorge Urrutia
Alianza Editorial
Madrid, 2010 (36 pags)




Julia Sáez-Angulo

El centenario del poeta murciano Miguel Hernández está dando lugar a diversas publicaciones, estudios, recitales, laudes, elogios y nombramientos de doctores honoris causa, imparables. Todos los centenarios acaban saturando (recuérdese el de “El Quijote” o el de Federico García Lorca). Pese a todo lo inevitable en honor de la memoria de un ilustre poeta, debemos felicitarnos con el libro “Poesía esencial” publicado por Alianza literaria.

Se trata de una edición de Jorge Urrutia a partir de la realizada por Leopoldo de Luís para la “Obra poética completa”. Qué pena que no viva nuestra llorada poeta Fina de Calderón, animadora cultura de la poesía, para llevar a cabo un buen recital del poeta de Orihuela en su celebres y desaparecidos “Miércoles de la Posía” en el Centro Cultural de la Villa. Cierto que lo citó con generosidad en múltiples ocasiones.

Miguel Hernández (Orihuela, Murcia, 1910 – Alicante, 1942) “nació en el seno de una familia humilde” señala la pequeña biografía del libro; este dato está siendo cuestionado sucesivamente, en especial por Rosa Moreno Hernández, presidenta e la Asociación de Mujeres en las Artes, sobrina carnal del poeta, quien se encarga de resaltar en todos los foros posibles, que su familia era la de un agricultor y ganadero acomodados en su sociedad rural, con rebaños propios y como feriantes de cabras en Barcelona. Ello explica que el propio Miguel Hernández pudiera ir a estudiar un tiempo con los jesuitas y no fuera tan autodidacta como se pretende.

Esta situación socioeconómica de la familia del poeta era lo más granado que podía darse en muchos pueblos: ser propietarios de algunas tierras o de ganado que no trabajaban precisamente por cuenta ajena. Lo de hijo de pobres es una invención sesgada y repetida sin excesivo fundamento, que conviene erradicar de una vez por todas. Sólo desde una óptica de la burguesía o de pereza repetitiva, puede decirse que la familia de Miguel Hernández era humilde, aunque no fuera rica.

Yendo al fondo de la cuestión, Miguel Hernández es un gran poeta español del siglo XX y “Poesía esencial” recoge poemas de sus libros “El rayo que no cesa” (1934 – 35), “Viento del pueblo” (1937); “El hombre acecha” (1937 -1938); “Cancionero y romancero de ausencias” (1938 – 1941) y poemas últimos. “Muere un poeta y la creación se siente/ herida y moribunda en las entrañas”, dejó escrito el poeta murciano.

En un paisaje de luz y color


“Todos los biógrafos han resaltado la importancia del paisaje, así como del medio ambiente en que se desenvuelve la vida de Miguel Hernández, y muchos acuden a los textos de Gabriel Miró, el gran estilista de Alicante, en cuyas novelas del primer cuarto de siglo se captan las esencias tradicionales y el colorido barroquizante de Orihuela”, se explica al comienzo del libro.

“Si en el joven Miguel influyen la luz y el color de la huerta, influyen también las costumbres y la tradición levítica”, se añade.

La misma editorial Alianza ha publicado anteriormente la “Obra poética completa” de Miguel Hernández, un gran volumen, quizás de difícil manejo, por lo que este otro libro de “Poesía esencial” con pastas duras, será el poemario clave del gran autor de Orighuela.

Juan Manuel Serrat ha recibido el reconocimiento de docgtor honoris causa por la Universidad popular de Elche, por ser el cantautor que más y mejor a musicado a Miguel Hernández.

Entre las diversas biografías de Miguel Hernández figura la del dramaturgo Manuel Muñoz Hidalgo. El Café Gijón va a editar un libro homenaje al poeta, con las colaboraciones de los escritores y artistas que van por el Café, entre ellos el escritor citado.



No hay comentarios: