viernes, 22 de mayo de 2020

Emilio Porta: "Escribir, aparte de sustentar y conformar nuestra identidad, es una forma de conocer, descubrir, aportar algo al conocimiento humano"


Emilio Porta, escritor.

Cuestionario por Julia Sáez-Angulo

            22/5/2020 .- Madrid .- Emilio Porta es escritor… y algunas cosas más en su curriculum,  pero él díce que eso carece de importancia. Que a un escritor lo único que le define es lo que escribe. Ha publicado libros en todos los géneros, más de 15 como autor en solitario. Desde sus primeros libros de poemas como Compás de espera, editado en España, o Porlock, escrito durante su estancia como profesor de español en las escuelas de Tiverton y Crediton, en el para él inolvidable condado de Devonshire, en el sur de Inglaterra, a sus novelas y libros de ensayo, acumula una amplia obra en todos los géneros literarios. Sus últimos libros en novela fueron Destinos y Caballeros y El Amuleto, y en la categoría de pensamiento, Contrapensamientos, un libro de pequeñas y grandes reflexiones que nos ayuda a mirar la existencia de un modo positivo y diferente. Viajero incansable por toda Europa, América, África, Asia y Oceanía, ha publicado también libros de viajes y en lo que él llama su oficio de escritor ha escrito letras para canciones en México y España, con más de 80 temas grabados por distintos artistas en ambos países. Durante una época de su vida se dedicó a la Publicidad y es el creador del nombre del tren español de alta velocidad, AVE, además de haber sido un conocido comunicador y conferenciante en muy diversos temas literarios, económicos y artísticos. Actualmente es Vicesecretario y Coordinador de actividades culturales de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y también su director de publicaciones.

1- ¿Qué reflexión sobre la Poesía te ha interesado más?
       En una conferencia a la que asistí hace años, uno de los más grandes poetas españoles, Leopoldo de Luis, dijo: “La poesía es iluminación y camino de conocimiento a través de la armonía del lenguaje”. Creo que en esa frase se resume casi todo. Pero hay otra reflexión que añado: La Poesía es un género literario. Nada más… y nada menos. Quizás en ella, en la buena Poesía, podamos encontrar lo más esencial de la Literatura. La Poesía conjuga armonía, ritmo, y lenguaje…pero, en mi modo de sentirla y ejercerla, la forma tiene que estar conjugada con el contenido, que es mucho más que el amor o los sentimientos, por importantes que algunos poetas crean que son los suyos. La Poesía no es algo fuera de la Literatura. No es una puesta de sol, ni el trino de los pájaros, ni el color de las caléndulas… no es “sentir”. Es literatura, como he señalado antes, tiene como objeto cualquier cosa de la vida, realidad e irrealidad, sensaciones y emociones… pero, insisto, no solamente estas. En mi opinión se ha abusado mucho de la poesía amorosa. Y más en España, quizás porque el tardoromanticismo y la influencia de Bécquer (grandísimo escritor, por otro lado) ha confundido a muchos que no han pasado página ni han contrastado y leído mucho más que unos cuántos autores clásicos españoles. En realidad la poesía es un reflejo de la existencia y necesita inspiración, pero, sobre todo, dominio del lenguaje y capacidad de síntesis. Forma y fondo. Si falla uno de estos dos elementos… se puede convertir en un pastiche o en una trivialidad. Y, que me perdonen muchos, si no se es escritor, si no se tiene bien ensayado el oficio de escritor, como decía Pavese, difícilmente se puede ser poeta. Por eso yo confío más en aquellos ejercientes que, además de hacer versitos son capaces de escribir, también, narrativa, ensayo, o un buen artículo. Para mí, escribir, aparte de ser un modo de sustentar y conformar  nuestra identidad, es una forma de conocer, descubrir, aportar algo al conocimiento humano… y con esta afirmación vuelvo a una parte de la reflexión con que se iniciaba esta respuesta.
2.- ¿Cuál fue el primer poema que escribiste?
    Me gustaba tanto escribir y lo hacía con tanta facilidad (pido disculpas si esto parece inmodesto, pero era así) que, desde los primeros cursos de bachillerato escribía redacciones  y comentarios de textos escolares con bastante rapidez y fluidez y, pienso que con cierta imaginación y buena ortografía lo que me llevaba en muchas ocasiones (y este es uno de mis recuerdos grabados en mi memoria de esa época de los trece-catorce años) a redactar los trabajos  de algunos compañeros de clase que eran más amigos… y a los que les costaba un gran esfuerzo el tema. Pero, yendo directamente a la pregunta, te diré que mi primer poema fue, en realidad, un conjunto de poemas, un incipiente libro que titulé Reflexiones sobre un calendario (ya desde mi adolescencia me gustaba que los poemas tuvieran algo de mirada y reflexión sobre la vida)… Curiosamente, luego, cuando pasado el tiempo, leí el libro -- de los primeros publicados por él, “Restos de Almanaque” -- un magnífico poemario de mi amigo Enrique Gracia Trinidad, sonreí ante su título, tan en consonancia con ese primer libro adolescente de poemas que escribí alrededor de los quince años y que, claro, nunca se publicó. En honor a la verdad he de decir que no era un libro de poemas ligero, pues, como ya he señalado, siempre  me importado mucho en Poesía, el fondo, el contenido de lo escrito.
3.     ¿Qué lecturas poéticas te han influido fundamentalmente?
    A todo lector le influye lo que lee o, al menos, algunos libros y autores le causan el suficiente impacto como para que queden en su subconsciente. Entiendo que debo referirme al género poético, aunque, dado lo que pienso sobre que todo poeta debe ser antes que nada, escritor, influye también lo que uno ha leído en narrativa, ensayo… Tendría que citar tantos autores… así que voy a referirme a algunos que me han ido acompañando a lo largo de los años. En mi infancia y adolescencia, de los autores de poesía escrita en castellano voy a citar a cuatro: Antonio Machado, Miguel Hernández, Gabriel Celaya y Blas de Otero. Posteriormente, ya en la juventud, Félix Grande, Octavio Paz,  Ángel González y Jose Ángel Valente. Un poco más tarde… voy a citar otros cuatro poetas que me parecen importantes en las letras hispanas: Leopoldo de Luis, Mario Benedetti, Jaime Gil de Biedma y Enrique Gracia. Y ahora… ya no los voy a señalar de cuatro en cuatro ni por épocas cronológicas, aunque me olvide de algún otro, el primero de todos, Fernando Pessoa y junto a él, Constantino Kavafis, T.S.Eliot, Ossip Maldeman, Cesare Pavese, Alfonsina Storni… Muchos más…  pero habrá que poner un límite a la cita.
4.     ¿Un poema que te ha impactado?
     Aquí no tengo la más mínima duda: Tabacaría, de Fernando Pessoa a través de su heterónimo Alvaro de Campos. Ese poema que empieza diciendo: “No soy nada, sé que no soy nada… aparte de eso tengo en mí todos los sueños del mundo”.

5.     ¿Cuáles son los asuntos habituales en tu poesía?
      He variado mucho de temática a lo largo de mis libros, puesto que, para mí, todo es objeto de la Poesía. Todo lo que supone la vida, todo lo que sucede en ella, todo lo que implica y contiene.

6.     ¿Qué forma métrica prefieres?
      La buena, ja, ja, la que no chirría… Perdona que sonría… bueno, vamos a ser serios: utilizo mucho el verso libre pero me encanta el endecasílabo, que es la forma habitual en nuestro idioma de elevar los pensamientos a escritura. Utilizo bastante el heptasílabo también, más que el alejandrino. En general creo que, más importante que la forma métrica, es fundamental el ritmo del poema. No hay poesía sin ritmo… pese a algunos experimentos que respeto pero no comparto.

7.     ¿Cómo es tu biblioteca poética… y no poética?
       Pues, a lo largo de la vida, he ido acumulando muchos libros, esta es la verdad. Tengo más de tres mil ejemplares en mi biblioteca particular. Y eso que he ido dejando fuera de ella a muchos libros que no me parecía que aportaran mucho. Prácticamente tengo en mis estantes y en algunos rincones cuando ya no caben los libros en las baldas, en Poesía, a prácticamente todos los autores destacados del siglo XX, no solo españoles sino también extranjeros. Pero también soy un apasionado lector de narrativa, ensayo…. y de teatro y cine, pues ambos me apasionan. Puedo decir que tengo una muestra bastante representativa de literatura norteamericana e hispanoamericana y también europea, sobre todo de literatura rusa, que ha dado al mundo obras magistrales en los tres últimos siglos.

8.     ¿Qué libros estás leyendo ahora?
   Varios a la vez, je, je… entre ellos precisamente alguno perteneciente a las corrientes más actuales de la literatura anglosajona. Estoy leyendo, en esa línea, a un autor que todos deberían descubrir, fallecido recientemente y que es los pocos best seller que tiene una gran calidad literaria y una diferenciación de pensamiento y estructura narrativa digna de elogio: me refiero al autor de Firmin, Sam Savage, tardíamente descubierto por cierto en su propio país. También estoy leyendo a un, espero, próximo premio Nobel de Literatura, Mircea Cartarescu. Y las dos últimas y recientes novelas de un espléndido escritor español, Rafael Soler.

9.-  ¿Qué proyectos literarios te traes entre manos?
     Bueno, uno ya está terminado y acaba de ser editado. Mi poemario Turno de réplica que no ha podido llegar a librerías por las actuales circunstancias. También está en maquetación editorial mi libro de relatos Banderas rotas. Y acabo de terminar de poner el punto final… o punto y seguido, (depende, no me gusta publicar varios libros a la vez) a un libro que toca todos los géneros… Pero de este no voy a dar el título. No de momento.

10 ¿Cómo has llevado el confinamiento?
     Mal a nivel del país, la gente, todo lo que nos atañe a nivel de muerte y vida. Pero para mí, como para otros escritores, el aislamiento y la soledad es una buena oportunidad  para crear y poner un poco en orden la mente y el corazón.

           Un texto del último libro de Emilio Porta, “Turno de réplica


  En las almenas no hay día ni noche. Solo la aterrada espera de la sorpresa. ¿Cuándo lanzarán las bolas de fuego? ¿Cuándo aparecerán las sigilosas huestes enemigas y adosarán al muro las escalas? La mano no sujeta la ballesta. Helada, agarrotada, pide al alma el calor que necesita.
   Pero el alma se encuentra prisionera del miedo. Callada, silenciosa, inerme, no puede empujar al defensor. No hay luz, solo memorias en la sombra. Y un aire oscuro de mansa incertidumbre. No es por morir. Es por no saber cuándo.

   

16 comentarios:

Juana Mari Herce dijo...

Emilio Porta es un escritor muy interesante,y voy a comprar su último libro" Turno de réplica", será una buena compañía para esta fase1 de confinamiento.Deseando leerlo.
Saludos desde Benalmádena.

Emilio Porta dijo...

Gracias Juana Mari... Habrá que esperar un poquito porque el libro está en la editorial pero todavía sin distribuir. Lo que ha ocurrido afecta mucho al mundo de la cultura. Todavía no sé cuando ni como se presentará el libro, que acaba de salir de imprenta. Y casos parecidos están otros muchos escritores. Ni pensar en lo que está ocurriendo y va a continuar con el cine, el teatro, tantas cosas referidas al arte... Quizás tengamos que ir pensando en hacer todo virtualmente, tal y como estamos viendo que se celebran reuniones, debates, tertulias en televisión... Esto, independientemente de sus efectos, dolorosos efectos, sobre tantas personas y familias, va a suponer un completo cambio de hábitos y modo de comunicación y vida...

Anónimo dijo...

Formidable la entrevista a mi gran amigo Emilio Porta, en la que se refleja su enorme personalidad. Ya he dicho, en varias ocasiones, que en el fondo de su obra está todo lo mejor de las vanguardias de la poesía europea y americana de los últimos 150 años. Es un lujo tenerle con nosotros. Enhorabuena para el entrevistado y la entrevistadora. Un fuerte abrazo para los dos.
José López Martínez

Emilio Porta dijo...

Tú si que eres un extraordinario escritor en todos los géneros, Pepe. Si hay una figura literaria en España que merece el mayor de los reconocimientos es D.José López Martínez, autor de una obra inmensa en calidad y cantidad. D. José, Pepe, mi amigo López Martínez, es, además, un sabio y uno de los periodistas de fondo más importantes de España. Sus más de 30.000 artículos sobre literatura, econocmía, filosofía, política, viajes... todos los temas, además de sus innumerales libros, entre ellos todos los referidos a Cervantes y al Quijote, le convierten en uno de los escritores fundamentales del siglo XX y el XXI de las letras hispanas. Te agradezco mucho tu comentario, sobre todo por ser quien eres y porque, viniendo de quien viene, uno de los mejores críticos literarios del panorama actual, tiene para mí un inmenso valor.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

En Emilio Porta se hace realidad el dicho "De la abundancia del corazón habla la boca".
Es sin duda abundante en pensamiento, en ideas, en cultura literaria y otras culturas, en compromiso humano y, sobre todo, en palabras. Palabras bien construidas, bien reflexionadas y bien organizadas. Baste ver sus respuestas a las preguntas de Julia Sáez Angulo.
Mi admiración por él, como persona y escritor total se sale de los márgenes, pero tiene un defecto que es necesario señalar: habla muy bien de mí, siempre, excesivamente bien. Lo acepto como un rasgo de su generosa amistad, pero está equivocado. Como diría Joe E. Brown, al final de la película "Con faldas y a lo loco" de Willy Wilder: "Nadie es perfecto"

Jaime López Isaza dijo...

EMILIO PORTA merece todos los elogios de la crítica. Además de ser un amigo entrañable, tengo que reconocerlo y lo reconozco como un escritor culto, certero, penetrante, versátil, sensible hasta la médula, rabiosamente emotivo porque tiene la virtud de sacudir las fibras del alma de quien lo lee. Jamás podré olvidar cuando, en 2018, de regreso a México, procedente de España, saqué uno de sus libros "Contrapensamientos" que tuvo la gentileza de obsequiarme en Madrid; justo cuando terminé de leerlo, sobrevolábamos Nueva York y me emocioné tanto que le puse un email desde el avión para expresarle mi admiración y respeto porque (y así está hasta la fecha) fueron tantas las páginas cuyo borde doblé para volver a leer sus reflexiones que cuando me di cuenta prácticamente lo había hecho con todas. Ante una inteligencia brillante, enorme como la suya, no queda más que inclinarse!
Jaime López Isaza (Miembro de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles AEAE, y de la Asociación Española de Críticos de Arte AECA).

Fernando Almena dijo...

Esta entrevista a Emilio Porta por Julia Sáez Angulo, escritora y periodista infatigable que tanto interés y admiración despierta, con este tropemiles trabajo suyo viene a confirmarlo una vez más.
Emilio Porta es una ventana abierta a la cultura y dentro de ella a la literatura en todos sus géneros. No voy a decir lo manido que es un todoterreno, pero lo digo porque me parece una de las muchas paridas que decimos para ver si aprendemos -sálvense los locos que se creen un Land Rover-, que Emilio es un todo papel, y digo esto porque papel que cae en sus manos lo ocupa con su letra y su rotulador chirriante -en algún estreno teatral le han chistado porque su rotulador chirreaba imparable-, que hasta en la oscuridad es incapaz de no anotar lo que cada expresión le sugiere: sentencia, verso, argumento para un relato… Asimismo, como un Cervantes niño, papel que llega a sus manos lo lee y si digo papel, llego más lejos que los papelitos que encontraba don Miguel, sino libros, manuscritos y lo que le echen. Quizá lo único que no lea -con dudas- sean los anuncios por palabras.
Y como orador no tiene límites, fruto de sus grandes conocimientos, y ahí va una prueba: he asistido al dictado de más de una conferencia suya y, como cada punto que toca le sugiere otros, los enhebra y al final se da cuenta de que apenas ha tratado sobre el asunto del que iba su charla. Pero no importa, porque lo que nos ha contado tiene más interés y enjundia que los amores, verbigracia, de don Perlipín en su jardín o en su alcoba. Además, así nos lo contará el próximo día, si no deriva, claro.
Del dominio de sus obras y géneros, no voy a detallar, lean cualquiera de sus libros y lo comprenderán. Del género que más les pete, que su sensibilidad y bien hacer, su humanismo o humanidad, lo van a apreciar.
Defectos los tiene, que hasta Dios no se libra pues creó al ser humano, y el que yo le reconozco como mayor, es que siempre alaba a los demás ante otros, y eso tiene el riesgo de despertar el odio, hijo bastardo de la envidia. Defecto que, en su caso, se convierte en virtud, a pesar de pertenecer al gremio de los escritores, y los demás, sobre apreciarlo, lo quieren, lo queremos.
Tuvo otro defecto para mí grave, y debo reconocer que me equivoqué, el de dejar su trabajo para dedicarse por entero a escribir, y con el tiempo lo he comprendido, es tan grande su amor por la escritura que no podría hacer otra cosa, es una droga vocacional, y esa escasea. Y además, qué coño, lo hace muy bien.
Dirá el loco lector de este comentario, seguro que Emilio sí, hasta lo mío que ya es decir, que se nota que soy su amigo, pues claro, que lo soy, si no lo fuera no iba a escribir sobre sus grandes cualidades, me lo callaría para que así pensaran que también soy escritor.

J.D. Álvarez dijo...

En varias ocasiones he dicho que Emilio Porta es una de los mejores escritores contemporáneos vivos, por algo será. Y si no, dejen sus libros sobre una mesa, cierren los ojos, cojan uno cualquiera, el que esté más cerca de las manos, ábranlo por una página al azar, vuelvan a abrir los ojos... Y lean. Se sorprenderán. Y más cuando descubran que su maestría está en todas las vertientes y géneros, sea cual sea el que toque. Y ser un maestro de la palabra, como es Emilio Porta, no es fácil en estos tiempos donde prevalece la capacidad comercial en lugar del ingenio, la elegancia y la inteligencia que maneja Porta. Si fuera mujer, me enamoraría de él. Como hombre, solo puedo admirarle. Amén.

J.D. Álvarez

Escritores en Red dijo...

Ya otros han dicho, sin faltar a la verdad, que eres un gran escritor.
A mí me toca decir aquí que además eres de las pocas personas que se ocupan de lo de los demás antes que de lo suyo. Y eso en los tiempos que corren es extraordinariamente extraordinario. Todo ello hace de ti ese ser humano puro que eres, un diamante en bruto.
Felicidades por esta entrevista y por tu "Turno de réplica", poemario verdadero, que ya he leído algunas veces y que espero que, en cuanto pase esta borrasca sanitaria, llegue a los corazones y a las almas de los lectores como lo que es: alma, esencia, amor, dolor...

Anónimo dijo...

¡Qué decir de un maestro!, como él bien dice: "para escribir o hacer poesía hay que tener capacidad de síntesis. FORMA Y FONDO"; también dice frecuentemente: "lo que no suma, resta"; por tanto seré breve en mi comentario y tan solo diré que que si él escribe con esa facilidad y sabiduría sobre el mundo y las personas, es porque su mirada nunca se queda en lo superficial, la dirige al fondo, y entonces lo ve todo. FORMA Y FONDO.

Angelina Lamelas dijo...

Querido Emilio Porta:
Es verdad que agradezco tu mirada generosa sobre "Mujer en vela", mi último poemario, pero brota del corazón abierto mi justicia sonora hacia tu persona: culto, cultísimo, amigo, sobresaliente, domador de palabras, cautivador y original Porta. Desde que sé que tu libro "Turno de réplica" está rozando la actualidad, sueño con tenerlo entre mis manos y ante mis ojos y dedicarte mi admiración.
Vas a tener la resonancia debida, Emilio. Afloran corazones de poetas que te admiran y quieren. "Turno de réplica" va a ser ocasión de hacer radiografía de tu arte poética. Bendito sea.

Arcodeon dijo...

Me encanta siempre leer o escuchar cualquier entrevista que le hagan a este hombre. Le admiro, le aprecio, incluso le quiero, ello porque es un hombre que se hace querer, por su generosidad a la hora de compartir su tiempo y sus conocimientos, por sus sabios consejos, por ser capaz de escuchar, algo muy complicado para las personas de tan alta excelencia. Como escritor, qué decir, es bueno, muy bueno, como pensador, como filósofo, no tiene rival, como ser humano... su calidad raya la excelsitud. Siempre tengo la impresión de que guarda algún misterio insondable del que me gustaría saber más, por ello presto mucha atención a sus declaraciones, a sus respuestas en cada entrevista. Aunque en el fondo, mejor que siga siendo un enigma para mí. Me alegro de haberle conocido, algo que debo a un gran amigo común al que no creo oportuno citar ahora, pero que casi todos los aquí intervinientes pueden sospechar.

Emilio Porta dijo...

J, Antonio, Angelina, Marisé (aunque tu comentario sea anónimo sé que es tuyo, igual que el de Santiago Solano, también bajo el epígrafe de Escritores en Red) Jaime, Fernando, Enrique... todos mis amigos escritores y escritoras (no es casual que mis mejores amigos compartan oficio) GRACIAS. Y también a los que me habéis escrito en correo particular, Tomás, Ángela, Alex, Javier, Rafael... curiosamente todos pertenecéis al mundo de las letras y la cultura. Esa inquietud nos une. Sinceramente, estoy abrumado. Mi agradecimiento a todos vosotros, y antes a que nadie, claro está, a Julia Sáez Angulo por colocar mis palabras y pensamiento en La Mirada Actual. Bien sabe Dios que lo único que he deseado profesionalmente con todas mis fuerzas en la vida es ejercer el único oficio que me apasionó desde muy pequeño, el oficio de escritor. Amo las letras, el arte de la escritura... y cómo sabéis, en todos los géneros. He tenido la suerte, la gran suerte, de poder cumplir mis sueños. Y también la fortuna de que algunas de mis cosas hayan llegado al interior, mente y alma, de las personas que más valoro y aprecio. La vida es un viaje. Y en este viaje, aun con las dificultades a las que nos enfrentamos todos los seres humanos, no he llegada a Ítaca, sin que sigo en ella porque, como diría Kavafis, ella es el viaje, como este gran poeta escribíó en el otro poema que más me ha impactado en mis lecturas, junto a Tabacaria. GRACIAS PROFUNDAS POR HACER, INCLUSO EN ESTOS DUROS MOMENTOS PARA TANTOS, QUE PODAMOS TENER UN POCO DE ESPERANZA EN LO MEJOR DE LA HUMANIDAD. No hace falta compartir físicamente el transcurso... cuando se comparte la vida a través de la palabra. Y el silencio, que también está lleno de palabras cuando se puede transmitir sin ellas. Un gran abrazo.

Alejandro Pérez García dijo...

Enhorabuena, querido Emilio, por esta entrevista tan singular que muestra tu actitud y aptitud, humana y cultural, respectivamente. Y gracias a Julia, por compartir tanta grandeza.

Todo lo que digamos de Emilio Porta es profundo y descriptivo de la mejor calidad, tanto hablando de él en su espacio personal como en lo referente al mundo literario. No tengo palabras para añadir más categoría de la buena a lo mucho que han escrito de él quienes me preceden en este apartado de comentarios.

Pero sí añadiré que Emilio Porta es un ser digno de ser tratado, leído y escuchado. En estos días, como tantas veces, le echo de menos. Ante el silencio y la ausencia física, leo sus libros. A través de su palabra escrita le veo y me ayuda a descubrir nuevos horizontes.

La lectura de sus obras descubre a un autor talentoso, espontáneo, inquieto, natural, cercano e intenso a la vez. Recomiendo sus libros, todos de contenido abundante, diverso y enriquecedor, donde instruye y nutre el entendimiento con sentencias como: “El conocimiento y la razón respetan siempre las opiniones y argumentos de los otros” o “La fama es una cadena que ata. Desdeña la sencillez e impide la autenticidad. ¡Qué bendición el anonimato!” (Ambas de su libro Contrapensamientos).

Así, por lo que dice y por la humildad que envuelve su comportamiento, lleno de luz, lejos de las sombras de una sociedad cada vez más mediocre, donde todo sirve, Emilio Porta es un personaje celebrado. Celebrado porque está dejando huellas ejemplares en el caminar de la vida. Como ya he dicho en alguna ocasión, en esa singladura tan fructífera solo hay un traspié. No es responsabilidad suya, sino de quienes le conocemos y no aportamos lo suficiente para que su nombre pase a la Historia como un protagonista distinguido en el universo de las letras.

meme casol dijo...

Coincido con todos y cada uno de los comentarios que preceden al mío porque entre otras cosas son honestos y reales. Quienes conocen la obra de Emilio Porta saben que, al margen de ser un gran escritor, es un librepensador, siendo esta la faceta que más admiro en él porque posiblemente por ser fiel a sus ideas no está en el lugar que le corresponde. Esta entrevista contiene en una de sus respuestas toda una clase magistral de literatura. Tal es su capacidad de síntesis. Un placer leerla. Pocos como Emilio Porta saben expresar con tanta consistencia sus conocimientos, emociones e ideas. Siempre aprendo de él. Otra de sus facetas es la crítica social y política, actividad que ocasionalmente y con mucha generosidad por su parte, compartimos (también Antonio C. forma parte del trío) a través de una especie de género virtual epistolar. Emilio posee una lucidez poco común y una facilidad para el análisis y la exposición que a lo largo de mi vida he podido apreciar en muy pocos. Entusiasta de cuánto hace, es capaz de defender con pasión y vehemencia aquello en lo que cree, algo que, por lo general y corran los tiempos que corran, suele cerrar más puertas de las que abre, así que también es un valiente. Gracias, Emilio, por lo mucho que aportas. Quizá sea este el momento de expresarte la gran admiración que siento por tu obra y pensamiento.
Mercedes Castillo

Emilio Porta dijo...

Gracias, Mercedes... es que tanto tú como tu hermano me valoráis demasiado. Y mis amigos que habéis puesto unas líneas aqueí y otras personas que no lo han hecho, pero me han escrito a nivel personal. Precioso comentario... y bueno, no te creas que soy tan entusiasta y comunicativo, aunque sí es cierto que me gusta el análisis riguroso, a pesar de lo que poco que sabemos de todo. En realidad el lugar que ocupo, como todos, es el de la mezcla de cosas y situaciones que nos llevan a dar una imagen a través de lo escrito, lo hablado o incluso lo callado. Y estoy contento y agradecido a haber llegado hasta aquí, ejerciendo, como se trasluce en la entrevista, un oficio que no es agradecido socialmente más que con suerte o pesadez e insistencia alrededor de los círculos de poder, algo que me horroriza. Pero he conseguido en vida más que Kafka o Pessoa, Kennedy Toole y muchos otros que nunca vieron su obra publicada hasta que fueron polvo ( y entonces, claro, no la vieron) de ese que somos y en el que nos convertiremos, como dice la letania. Es una suerte que, simplemente, mucho de lo que he escrito haya visto la luz, esté publicado. Aún quedan algunas cositas en el baúl, pero no importa mucho. En realidad yo escribo para mí, como modo de caminar... Me parece terrible que haya tantos y tantos escritores que escriben para que les lean. Yo, agradezco que algunos lo hagáis e incluso penséis que algunas cosas mías merecen la pena, pero lo que me hace feliz es ver en libros de papel, con "tapitas" como ya he repetido alguna vez, lo que es parte del único camino que conozco y he deseado durante toda mi existencia: el de la literatura.