jueves, 18 de agosto de 2022

ROGELIO SÁNCHEZ MOLERO: Poema "Rollo de Justicia" sobre Jabalera (Cuenca)

 

Verbena de Altomira (Cuenca)


L.M.A.

        19.08.20222.- Altomira (Cuenca).- Mi pueblo, Jabalera,  en el Valle de Altomira (Cuenca) es de los pocos en España, donde aún se hace verbena. Ya sabes, para bailar sin que te queme el sol. Se va al monte, se corta leña y se va colocando entre las cuerdas. El escritor Rogelio Sánchez Molero ha escrito un poema al respecto.

ROLLO DE JUSTICIA
Jabalera. Verano

Si me recuesto en ti en las tardes cansinas
del calor lento que derrite el estío
tu silencio me habla de historias 
que no conocía pero recuerdo,
porque mamé en los pechos de Castilla,
en un adusto pueblo de Toledo.
Quizás no sean más que los lejanos ecos
de un mañana que nos traerá nostalgia.

Si me recuesto en ti, pierdo mi vista
en los ocres y verdes de la cercana sierra.
Como tranquila dama yaciendo sobre el valle
parece que recuerda el grito desgarrado, 
del cruel incendio que la abrasó, alevoso,
con lenguas lascivas hasta ponerla yerma.

Si me recuesto en ti, mástil de memoria,
a mis ojos vendrán, como pavesas,
la piel curtida tras de la siega,
la camisa abierta después del bieldo,
el paso lento de vuelta al pueblo,
sentarse al fresco sobre tus gradas.
Y hablar despacio mientras se llega 
la noche azul cuajada de estrellas.

Si me recuesto en ti, viejo rollo de justicia
tu fuste egregio de historia y piedra
hilvana el tiempo de los recuerdos 
en el vuelo veloz de los vencejos,
en los chopos que sueñan tocar el cielo,
en el viejo molino que ya no muele,
en tu Cristo en las calles, en las caleras,
en el baile en la plaza, en la verbena,
en las horas que marca el reloj de la iglesia...

Si me recuesto en ti, tu callada efigie 
me dirá la historia de Jabalera.

Rogelio Sánchez Molero
 


CRÓNICAS ESCURIALENSES. La Casita del Infante Don Gabriel, los cedros de Salomón y del Himalaya, los cisnes blanco y negro. Y Helmut Kholn

Casita del Infante Don Gabriel. San Lorenzo de El Escorial
Cuchi de Osma, Carmen Valero Espinosa, Julia Sáez-Angulo y María Jesús de Frutos


Julia Sáez-Angulo

18/8/22.- El Escorial.- Hay una visita gastronómica puntual veraniega entre dos artistas pintoras y dos críticas de arte: María Jesús de Frutos, Cuchi de Osma, Carmen Valero Espinosa y quien esto firma. Como las golondrinas se citan de manera fija en la segunda quincena de agosto, pasada la fiesta de la Paloma y superado ciertamente el ferragosto. “La Horizontal” es el restaurante elegido, a mitad de la falda del monte Abantos, por aquello de su frescor entre coníferas y su razonable comida. Yo sentía frío y pedí un chal, que la casa me lo proporcionó en gris, con la etiqueta de Ikea. Ya en otoño pasado, tuve que pedir una manta de chimenea para paliar el frío de la terraza. En La Horizontal siempre hace fresco. 

    El comienzo fue de buen jamón y aros de cebolla, para seguir con los platos de cuchara: lentejas con verduras para un día fresco, amén de carrillada y gallos. Final con tiramisú y sorbetes de limón.

Pero no solo de comida viven el hombre y la mujer, sino de cultura y belleza. Este año visitamos la Casita del Infante Don Gabriel (hijo de Carlos III y hermano de Carlos IV), en la carretera de San Lorenzo del Escorial hacia Ávila Un pabellón de caza, edificio neoclásico, construido en el último tercio del siglo XVIII, por el arquitecto Juan de Villanueva, el mismo que construyó la Casita del Príncipe en la parte inferior del bosque de la Herrería, y el mismo que hizo el edificio del Museo del Prado.

La Casita del Infante solo se abre al público los viernes de 12 a 18 horas, por lo que nos dedicamos a visitar los hermosos jardines italianos, desde los que se divisan los mejores encuadres del Real Monasterio, salvo en un ángulo en el que un pino piñonero -que habrá que podar- impide la vista diáfana.

    Pese a la belleza circundante, Carmen Valero insistía en que mirásemos las nubes velazqueñas del cielo. es una nefelibata. Ciertamente eran tan hermosas y los críticos de arte sabemos que los celajes forman parte del paisaje.

Disfrutamos el recorrido de los parterres con laberintos de boj, los estanques de nenúfares con un solo surtidor que nutre de un sutil sonido musical de agua, de las  coloridas margaritas, de las hortensias algo castigadas por el calor, de los floridos árboles de Júpiter, que algunas calificaban de árboles del amor y el guardés nos dijo que nada tenían que ver unos con otros. No nos quedamos muy convencidas.

Pero sobre todo de los árboles centenarios gigantescos, en buena parte clasificados como de interés especial por la Comunidad de Madrid: el cedro del Líbano o de Salomón, en paralelo al cedro del Himalaya, los pinsapos de la entrada, las sequoyas, las sabinas, los pinos piñoneros…  

En esta Casita del Infante, donde se celebran conciertos de cámara de vez en cuando, residió don Juan Carlos de Borbón, cuando estudiaba en los Agustinos, y se le llamaba Príncipe de España, título que jamás ha existido, sino el de Príncipe de Asturias que es el que procede al heredero de la Corona de España. En la Casita del Infante se guarda el dormitorio y mobiliario que utilizó don Juan Carlos antes de casarse (¡Dios, que buen rey, si no hubiera hecho el tonto durante los últimos años!).

En la Casita del Infante los reyes Juan Carlos y Sofía ofrecieron un almuerzo a la reina Isabel II de Inglaterra -primer y único viaje de la soberana británica a España- y a su esposo el Príncipe de Edimburgo en 1988. Y, en 1989, se iba a alojar el presidente alemán Helmuth Koln, hasta que se dieron cuenta de que era demasiado corpulento y alto y que tendría que bajar la cabeza ante los bajos dinteles de las puertas -a riesgo de posible  chichón- y habría que comprarle una cama especial, pues la de medidas habituales no servía para su tamaño. Desistieron de alojarle allí.

De las anécdotas de altura, pasamos a las de los jardines italianos que rodean el palacete, como la del estanque en el que -confiemos que temporalmente- faltan los peces de colores y sobre todo los cisnes que ornan cualquier estanque real que se precie. Siempre los ha habido, sobre todo en el Jardín de los Frailes. El guardés nos contó que la pareja de cisnes se renovaba cada año, pero que, en el último, antes de la pandemia, la hembra le dio por picar y atacar al macho (casi siempre es al revés), por lo que hubo que separarlos, y se subió la hembra al estanque de la Casita del Infante y aquí despareció, porque un zorro circundante por los bosques de la Herrería se la merendó.

La cadena trófica de la Naturaleza no se anda con contemplaciones.

La casita del Infante Don Gabriel, a diferencia de la Casita del Príncipe, es un lugar mucho más tranquilo y solitario, por lo que es recomendable a quien quiera disfrutarla, pero que no se corra la voz y se entere la invasión de turistas al Real Monasterio, porque se acabaría con el relax y disfrute de vistas al Monasterio, a los bosques y montañas que hoy tiene.

Chocante el busto diminuto y algo ridículo de la cabeza de Carlos III que el gran rey tiene hoy en el luneto al aire libre del aparcamiento de coches, frente al palacete del Infante. Aquel monarca, por sur aportaciones artísticas y culturales, se merece un busto que guarde al menos la escala con el espacio.

En suma, el paseo de las pintoras y las críticas de arte por el Pabellón de caza del Infante Don Gabriel fue magnífico y recomendable. Ya estamos deseando de que llegue la siguiente cita estival para celebrar de nuevo el arte de la buena mesa y la belleza de El Escorial por arriba y por abajo.

Cedro del Himalaya. Casita del Infante

Una de las cuatro fuentes de nenúfares. Casita del Infante

Uno de los nenúfares abierto


Cuchi de Osma, M Jesús de Frutos y Julia Sáez-Angulo

Cuchi, Carmen y Julia



CRONICAS ESCURIALENSES. Maica Bas: "Aquellos míticos Cursos de Verano de la Complutense en los años de la Transición de los 80"

Hotel Felipe II. San Lorenzo de El Escorial





Julia Sáez Angulo

    18/08/2022.- Es agradable hacer un histórico recuerdo de la creación de unos cursos de verano por la Universidad Complutense en El Escorial. Lo relata quien asistió desde el principio a ellos Maica Bas, abogada y artista multidisciplinar, ya que en el primer equipo rector estaba su padre, Isaac Bas, historiador del Derecho y académico de Jurisprudencia, motivo por el que estuvo presente en todo su devenir.

 Hay que remontarse a julio de 1988 cuando se creaban e iniciaban los cursos de verano, dando cabida a una diáspora cultural, teniendo en cuenta además la reciente incorporación de España a la Unión Europea. Eran los primeros años de la democracia, los años de la Transición. Un equipo dirigido por el historiador del Derecho José Antonio Escudero (actual presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación) daban cabida a traer a lo más importante del mundo entero.

Tan magna empresa bajo el gran patrocinio principal del Banco Central Hispano, al que fueron sustituyendo otros patrocinios, dio lugar a  un fuerte componente de temas con ponentes nacionales e internacionales de gran relieve. Los alumnos asistentes, generalmente becarios, eran seleccionados por méritos. 

El primer centro adscrito a los cursos, en sus diez semanas de programación -julio, agosto y mediados de septiembre-, se realizaron en el Hotel Felipe II que fue modernizado y remodelado para la ocasión. Muy pronto resultó insuficiente por lo que se ampliaron sus centros a los espacios de la Universidad María Cristina y al gran centro EuroForum Felipe II, con la asistencia de los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, en su inauguración.

En aquellos años El Escorial acogía a una pléyade de figuras de resonancia mundial en todos los campos y áreas. El nivel de tertulias no cesaba con las horas lectivas, por lo cual los días y las noches se unían sin sucesión. Consultar el libro de los cursos es contemplar la importancia de materias desplegadas. Solo el cuerpo de equipos en secretarias, técnicos, prensa, traductores, etc.….  la dotación de Mercedes de “transfer” no daban abasto para llevar y traer ponentes. Lo que requería una maestría de equipos de trabajo para que todo funcionara acogiendo cada semana el relevo de participantes. Se creó la “necesidad” de editar a diario un periódico noticiario interno, que se consumía ávidamente a primera hora de la mañana en que se agotaba la edición.

La escritora Fanny Rubio y César Antonio Molina (posteriormente  ministro de Cultura), que fueron en aquellos tiempos participantes, sabían de lo que movía el interés por saber cosas. Que el rigor académico se aunaba con la internacionalidad y el conocimiento. 

Citemos algunas de las personalidades que Maica Bas recuerda de aquellos cursos de verano de la Complutense: 

“El Cardenal  Ratzinger, quien posteriormente seria Papa Benedicto XVI. Una figura señera de la Iglesia que asistía a uno de los primeros cursos “Díos, hoy” que captó la máxima atención en las usuales ruedas de prensa y que marcó su impronta sabia doctrinal tan acertada con los medios”.

La mirada inteligente y penetrante de Ratzinger es difícil de olvidar.

“El escritor germano Michael Ende todo un placer verlo rodeado de los alumnos asistentes tan sencillo y comunicativo.

Los escritores en general merecen todo un artículo: Carmen Barcells, representante de escritores, rodeada en un curso de escritoras de muchas de sus pupilas. Comiendo con todas y participando de todas sus tertulias.  Afectuosa como una editora atenta

Francisco Umbral, un asistente en varias ocasiones, siempre peculiar con su sempiterno vaso en la mano, dialogante, provocador y muy admirado por todas las damas. 

Fernando Sánchez Dragó que realizó apoteósicos cursos llevando a los alumnos de noche al monte Abantos y presentando a sus compañeras sentimentales.

Elena Arnedo una dama con lengua afilada, gran escritora y tertuliana. Con el dolor del recuerdo de la pérdida de su único hijo varón.

Camilo José Cela, apoteósica su presentación a la prensa e introducción social de “doña” Marina Castaño “una periodista como ustedes” a la que gustaba fuera siempre con tacones por la diferencia en “escala” con su persona.

Enternecedor departir con Mario Benedetti, Rafael Alberti, Luis Rosales... Conservo un abanico con las firmas de estos escritores.

María Kodama levantó un “interés” muy especial por su implicación en vida con Jorge Luis Borges. En días anteriores, ya había estado, en condiciones delicadas de salud, otro escritor argentino entrañable de trato, Adolfo Bioy Casares.

Mario Vargas Llosa dialogante y expositivo, muy culto. Acompañado de su entonces esposa y madre de sus hijos Patricia Llosa, quien se ocupaba exigente y afanosamente de que nada le faltase y estaba en todos los detalles de las necesidades del escritor.

Estar con Ana María Matute, recién publicado su libro “Olvidado Rey Gudú” era un privilegio y escuchar cómo nos trasmitía que fue una niña tímida y con un mundo propio de fantasía, narrada en sus primeras novelas.

La doctora Elena Ochoa que por entonces tenía en televisión un programa de éxito sobre sexualidad, levantó entre los medios y los estudiantes curiosidad de aproximación

Comer y cenar en la mesa del Felipe II con Arthur Miller y Dereck Walcott acompañados por la esposa de Arthur Miller, Inge Morath la gran fotógrafa de la Magnum que hablaba cinco idiomas y un español fluido. Pasear con Inge en Abantos y recibir nociones sobre cómo tomar fotografías fue un privilegio. 

Cineastas, diseñadores de moda y artistas

    Anthony Huston, hijo de John Huston y hermano de Angélica Huston, disfrutó de los cursos y de los bailes en la Diagonal donde tuve noches de poder   disfrutar con él. 

Ver juntos y departir con pintores de la talla de Antonio López y Carmen Laffón fue una gran experiencia y aprendizaje.

La fascinante exhibición de moda con: Paco Rabanne y sus impresionantes y exóticas modelos. Con su toque en el trato entre parisino y español. Ágata Ruiz de la Prada acudió con modelos jóvenes aportando otra expectativa con la que ha sido posteriormente reconocida. Color y diferencias. Entre otras, la modelo que avanzaba por la terraza del Felipe II, concurrida total, a la caída de la tarde, e iba desplegando su vestido con anillas hasta quedar el suelo totalmente cubierto con ellas.

Figuras como la Condesa de Quintanilla o Aline Griffith, Condesa de Romanones, autora del libro “La espía que vestía de rojo” (1987), relatando sus avatares. Siempre vestida adecuadamente para la ocasión, y después de disertar, se calzaba sus deportivas y se paseaba por Abantos

La visita corta del Barón Henry Thyssen Bornemitza y su compañera Tita Cervera, con almuerzo en el hotel Felipe II, levantó en tropel al elenco de prensa muy ávidos de conocer y ver de cerca a la inicial pareja.

Garry Kasparov nos dio en una calurosa tarde un múltiple de partida de ajedrez y nos dejó tableros con su firma.

    Los revuelos ante presencias se sucedían incesantemente. Apenas se llegaba para estar en los diferentes puntos, hablar, y sobre todo escuchar a tantas personalidades interesantes y en tantos campos.

La ciencia, las técnicas modernas, la política, empresarios, cineastas, premiados nacionales e internacionales Fernando Morán, Alfonso Guerra, Felipe González, Santiago Carrillo, Landelino Lavilla, José Luis Cebrián... Jordi Pujol levantó, en una tórrida tarde, un vendaval participativo.

Un honor haber paseado con Severo Ochoa un gran científico muy humano en el trato. Muy afectado y decaído por la reciente muerte de su queridísima compañera y esposa 

Ver y escuchar la primera entrevista en su vuelta a España de Dolores Ibarruri, La Pasionaria, acompañada de su hija Amaya Ruiz Ibarruri, para lo que se preparó en el gran hall del hotel Felipe II un escenario adecuado

Tuve el privilegio de ser elegida por Julio Cebrián para el curso de “El humor gráfico” como secretaria del mismo. Única mujer directiva en el curso rodeada por los más importantes del gremio: Gallego-Rey, Forges, El Roto, Mingote… El trabajo que desarrollan los humoristas gráficos tiene la argamasa de llevarnos muy hábilmente, en clave especifica, a través de sus viñetas a temas importantes.

La financiación, tan fundamental, permitió además de traer a figuras de relieve e interés, otras para dar conciertos memorables en la Basílica y en el Patio de Reyes o actuaciones de noche en el Auditorio del Felipe II. Programaciones en el Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo (todavía no se había inaugurado el Auditorio, abierto en 2006). Estas actividades complementarias permitían, con entrada pública hasta llenar aforo, que los veraneantes y la población de El Escorial asistieran a los actos de los cursos. 

Los artistas se sucedían: la portuguesa Amalia López, Sara Montiel, Bibiana Fernández…  Poder comer y parlamentar con los participantes  del ballet  de cuba de Alicia Alonso. Hubo entrada solemne del “sumo” japonés con su poderoso impacto.

La escapada a la silla de Felipe II para contemplar las perseidas era una fiesta señalada y puntual en torno al 10 de agosto, fiesta de San Lorenzo”.

Ciertamente los cursos de verano de la Complutense en El Escorial han perdido el glamour de sus comienzos y aquella gran atención mediática de los años de la Transición, lo que habla en favor de su normalidad y, seguramente, menos presupuesto. Además, se han recortado sus cursos de verano en El Escorial al mes de julio. En 2022 se llevaron a cabo en las aulas de la Universidad María Cristina. 

    El municipio de San Lorenzo está contento de que la Complutense haya reservado el Cuartel de Inválidos y Caballeros Voluntarios a Caballo, en la calle Las Pozas, para impartir su docencia. Se cree que se instalará en él una Escuela de Turismo especial, por el hecho de estar situada en el Real Sitio.

Pabellón de Infantes. Euroforum (Foto: Mercedes Marcos)

Universidad María Cristina. San Lorenzo de El Escorial



miércoles, 17 de agosto de 2022

LÓPEZ-SOLDADO ha expuesto “Cromosomas Mutantes” en el Centro Cultural de S. Lorenzo de el Escorial


Francisco López-Soldado junto al pintor Yamaoka



J.S.A.

18/8/22.- El Escorial.- “Es la 77 exposición individual que el catedrático de Bellas Artes, José López-Soldado (Madrid, 1940) ha realizado en su fecunda trayectoria de pintor, bajo el título de “Cromosomas Mutantes”. 

La muestra tuvo lugar en el el Centro Cultural de S. Lorenzo de el Escorial. Un total de once cuadros de 146 x 114 cm, lienzo sobre bastidor, en técnica mixta, acrílico, arena de mármol, cola sintética y carborundun.

    La obra de López-Soldado se desarrolla dentro de un universo cromosómico, en lo que supone un acercamiento a lo fragmentario como unidad, universo de elementos que animan la búsqueda de formas en la existencia, un microcosmos que activa la belleza de unas arquitecturas vivas, que tejen la línea interna de la vida. Un hilo que hilvana estas imágenes con la emoción, una evasión de los sentimientos. No hay garabatos ni impulsos, sino la medida de lo que en verdad son las cosas dentro de la naturaleza que las define.

        López-Soldado veranea con su familia en la localidad de Zarzalejo. 

Más información

https://cargocollective.com/lopez-soldado/Biografia

Pinturas de López-Soldado

CRÓNICAS ESCURIALENSES XXII. Cristina Alberdi: “Me gusta El Escorial (de arriba y de abajo) tal como es”

Cristina Alberdi, abogada

Cristina Alberdi con sus montañas escurialenses al fondo



Julia Sáez-Angulo

16/8/22.- Estudiamos la carrera de Derecho juntas en la Complutense, y hemos chapado juntas el Derecho Mercantil de Joaquín Garrigues en noches de vísperas de examen. Ella tenía una memoria prodigiosa. Era la sexta de trece hermanos. Cristina Alberdi (Los Rosales, Sevilla, 1946) derivó la carrera por el ejercicio de la profesión de abogada y se interesó muy pronto por las causas de igualdad y defensa de la mujer. Fue vocal del Consejo del Poder Judicial, la primera mujer que entró en él, y Felipe González la hizo ministra de Asuntos Sociales (1993-1996). Se caso con el escritor y editor José-Benito Alique (1995-2008). En 2003 dejó el PSOE, donde militaba desde 1995, acusando a su partido de "dar alas al nacionalismo soberanista". Alberdi fue portavoz de la Unión Europea en la IV Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín, en septiembre de 1995. Entre sus cuatro libros figura: “El poder es cosa de hombres: memorias políticas” (2001). Ha sido buena senderista y montañera. Es fiel, cada día, a su tabla de gimnasia y sus largos paseos por la villa y los bosques.
El próximo sábado, día 27 de agosto, a las 12,00 horas, presenta mi libro “Crónicas viajeras. Buenos Aires y Jerusalén” en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial, dentro de las actividades del Foro de Literatura del Ateneo Escurialense. Un honor para mí.
  
    Cristina Alberdi visitaba con frecuencia El Escorial desde 1980 para ver a Michi Panero que se había instalado con su pareja en San Lorenzo en la calle Calvario. Pasaban días juntos y le gustó tanto el lugar que decidió pasar largas temporadas. Desde su casa ven muy bien las montañas de las Machotas y su cámara de fotos las apresa con distintas coronas de nubes y las diferentes luces de El Escorial, a lo largo de las cuatro estaciones,
        En 2004 la invitaron a pronunciar el Pregón de las Fiestas de San Lorenzo y allí vertió todo su amor escurialense en siete folios: “Las Machotas merecen un comentario aparte. Las descubrí desde la pequeña atalaya de mi casa en el Barrio de Abantos. Desde la terraza las veíamos cada día, parecía que nos llamaban (habla en plural porque estaba con su marido, que fallecería de cáncer cuatro años más tarde). Al fin nos decidimos a subirlas y, desde entonces, no hemos dejado de visitarlas con los amigos de la Peña Teo, el 26 de diciembre con la sopa de ajo y el jamón en el Pico del Fraile”
     “Sentía predilección por los montes que circundan el valle, la luz, las puestas de sol, los bosques de fresnos y robles y el propio Real Monasterio con su majestuosidad”, explica la abogada. 
    “El Monasterio de San Lorenzo es extraordinario, una de las maravillas del mundo. Las denominaciones de “piedra lírica” de Ortega y Gasset o la de “mole de piedra” se quedan cortas. Es un “todo extraordinario”: Basílica, Patios, Iglesia Vieja, Real Biblioteca, Sacristía, Jardín de los Frailes, Panteón Real…”
    Para destacar algo concreto del Real Monasterio, Cristina se decanta por “la Biblioteca con los frescos de Pelegrino Tibaldi, que representan las siete artes liberales, el Trivium y el Quadrivium y la Esfera Armilar, según la concepción de Ptolomeo. También la Sacristía, donde se encuentra el cuadro de Claudio CoelloLa Adoración de la Sagrada Forma” y, cómo no, la magnífica pinacoteca, ahora museo.
    “De la Basílica, ¿Cómo no destacar el Cristo Crucificado de Benvenuto Cellini de mármol blanco o los frescos de Luca Giordano? y las esculturas de Pompeo Leoni…o tantas obras y bellezas como hay dentro: el Tabernáculo del Altar Mayor, los dos órganos -que se tocan en magníficos conciertos… Sería muy largo enumerar todo lo que vale la pena resaltar.”.
        Dice que no conoce “el Monasterio de Prestado en El Escorial de abajo y me gustaría. Lo veo al pasar y da pena ver la fachada en el abandono en que se encuentra”. Actualmente, en la chimenea lateral crecen bien verdes, frescos y enhiestos, un ailanto y una higuera.
    Como acontecimiento histórico, Cristina destaca la batalla de San Quintín en 1557, el día de san Lorenzo, lo que llevó a “erigir el Monasterio en forma de parrilla, donde fue martirizado el santo y que hoy se repite como referencia icónica en todo el Monasterio”.
    Cree que “la figura de Felipe II debe reivindicarse y colocarla en el lugar que se merece. Ha habido muchas variaciones en torno a ella, algunas positivas, sin embargo, la que ha dominado ha sido la de la leyenda negra. Es injusto, porque Felipe II fue un gran rey y su legado histórico-artístico es grande y hay que situarlo en la época que le tocó vivir”.
    Como buena deportista, confiesa: “me arrebata la Herrería que he recorrido mil veces en todas las direcciones. La ermita de la Virgen de Gracia, el Castañar, la ladera de las Machotas, el camino de los ermitaños…Todo es hermoso, especialmente en otoño. El monte Abantos es otro tesoro. Lo he coronado muchas, muchas veces, tanto por el lado de San Juan, como por el de la Cruz de Rubens. También el camino de la “Horizontal, otro de mis favoritos”.
    Le pregunto por la bibliografía preferida sobre El Escorial y responde que, aunque sin grandes pretensiones, “me han interesado: “Historia de San Lorenzo de El Escorial” de Gabriel Sabau; “Escorial, vida y transfiguración” de Federico Carlos Sáinz de Robles, o “Vivir en El Escorial” de Carlos Carnicer.
    Cristina Alberdi nunca se ha planteado la idea de unir los dos Escoriales de arriba y de abajo. “No parece que haya mucha reivindicación en ese sentido. A mi juicio a El Escorial no le falta ni le sobra nada. Es como es”. 

Cristina Alberdi con su hermano Javier y su sobrina Amaya en la Silla de Felipe II, con el Real Monasterio al fondo.
Las Machotas
Cielos escurialenses
Cristina y su hermana Inés Alberdi
Inés y Cristina Alberdi ante el cedro de Salomón en la Casita del Infante Don Gabriel. San Lorenzo de El Escorial



martes, 16 de agosto de 2022

CRÓNICAS ESCURIALENSES XX. Baltasar Sánchez, geólogo: “En El Escorial hay aire puro, agua excelente y radón, como en toda la mitad oeste de la Península Ibérica”

Mina de la Cruz Verde
Baltasar Sánchez, geólogo



Julia Sáez-Angulo

Fotos: Mercedes Marcos

16/8/22.- Madrid.- Baltasar Sánchez Pérez nació en La Palma en 1954, como podría haber nacido en cualquier otro sitio. Ser hijo de militar hizo de la mudanza uno de los elementos esenciales de su infancia y juventud: ser de ningún sitio y de todos. Aprendió a adaptarse con rapidez a entornos nuevos y a pasar página sin excesivo pesar.

Está casado y tiene una hija Ingeniera de Minas “en casa de herrero…cuchillo de palo” (las relaciones de ingenieros de minas y geólogos son manifiestamente mejorables como dicen los diplomáticos). Ha vivido tanto en San Lorenzo como en el Escorial y a ambos los considera “mi pueblo”. Estudió Ciencias Geológicas en la Universidad de Salamanca a finales de los años 70. Ya en los noventa se licenció en Derecho en la UNED. 

Se dedicó a la enseñanza desde 1980 hasta 1990. A principios de los 90, entre en el mundo de la industria trabajó de Geólogo y de técnico de Medioambiente en el departamento de minería de una cementera. Actualmente está jubilado y dedica su tiempo a la familia, amigos y a cultivar aficiones como viajar y, sobre todo, aumentar, conservar y disfrutar su colección de más de tres mil minerales, maravillosamente guardados y expuestos, donde figuran exquisitas rarezas y bellezas.

-Le hablo de la buena fama que tiene la sierra escurialense para la salud, para descansar y veranear, al tiempo que algunos hablan de la fuerte presencia del radón, gas cancerígeno, y sus radiaciones desde estas piedras graníticas que la circundan… Me explica:

La presencia del radón, ese gas que emanan algunas partículas componentes del granito, está en toda la mitad Oeste de la península ibérica, Portugal incluido, por tanto. El Oeste peninsular que es la zona de rocas acidas tiene más emisiones de radón que el Este donde dominan las rocas calcáreas. No en todo el Oeste, la emisión de radón es idéntica. Lo que hay que hacer aquí y en cualquier sitio que abunden estas piedras -y siempre- es ventilar bien las casas o las estancias donde se reside. El radón, en mucha mayor medida, se acumula en zonas bajas como sótanos y trasteros. Es en esos sótanos y trasteros, sobre todo si no se usan con frecuencia, donde la acumulación de radón puede ser un problema y es importante tener una buena ventilación. En los pisos elevados el problema del radón es irrelevante. Tampoco pasa nada por tener una encimera o algo similar de granito en la casa. No hay que alarmarse. Además el organismo humano se va adaptando.

Le sigo escuchando: “Lo mejor de esta sierra es el aire puro y sano que tenemos, así como el agua excelente procedente de piedras ácidas y no de calcareas como sucede en el Levante, que hace que las aguas sean básicas, más duras. En El Escorial, las lavadoras no necesitan ningún producto anti-cal, porque el agua es magnífica.

Me quedo tranquila y el geólogo me cuenta que la zona escurialense tuvo interés geológico en la extracción de magnesita, una mina que fue cerrada en los años 70, como casi todas las minas españolas y europeas, porque la extracción de minerales no compensa económicamente y los países se atienen a la importación de minerales como el plomo, mercurio, zinc, estaño… Salen más baratos traídos de fuera.

 “La magnesita es un mineral blanco y blando, que se extraía a cielo abierto, cerca del puerto de montaña de Cruz Verde, en dirección a Ávila, donde hoy se ve un barranco. La mina está bien restaurada como exige la ley, para evitar el impacto visual y en otros órdenes”. Del área que circunda El Escorial, el geólogo cita a Zarzalejos, donde hay un dique de rocas negras que se llama pórfido (no es el mármol pórfido), de donde salen fragmentos de minerales vistosos y muy conocidos en todo el mundo. El cercano puerto de montaña de Malagón es otro punto muy visitado por los mineralogistas nacionales y foráneos…”

Baltasar Sánchez presume de contar con un ejemplar del libro del agustino, Padre Carlos Vicuña titulado “Los minerales de El Escorial” (1929), porque es una rareza bibliográfica, ya que se editaron muy pocos. El autor era profesor de Ciencias Naturales en el Colegio Alfonso XII del Real Monasterio, donde había una excelente colección de minerales que yo vi y que confío que todavía se conserven bien y en su totalidad”. 

“El padre Vicuña narra muy bien, entre otras anécdotas, como la magnetita, por sus propiedades magnéticas la utilizaban mucho los chamanes y curanderos del momento. Es curioso toda la literatura que hay sobre las propiedades de los minerales: contra el catarro, contra la gripe, contra el mal de ojo…que, si procuran energía positiva, buena suerte, sentirse bien… Son completamente leyendas apócrifas; todo es falso. Son muy pocos los minerales que se disuelven como la sal”.

Cuando el geólogo y coleccionista de minerales nos muestra su tesoro de colección, a la fotógrafa y a mí, se le encienden los ojos al mostrarnos unas esmeraldas de Pontevedra, topacios de Badajoz, aguamarinas, turmalinas, fluoritas, cuarzo ahumado de Hoyo de Manzanares, cianito de Serrada de la Fuente, vanadinita marroquí, aragonito, minerales fluorescentes de uranio, feldespatos y micas singulares, ortosa

Hablamos de las piedras preciosas y nobles, además de la facilidad para falsificar las primeras en altos laboratorios.

… “Aunque hay minerales esteticamente muy bellos, no pueden tallarse por no ser suficientemente duros, No todos los minerales duros se tallan, pero en joyeria ningún mineral blando se talla por transparente y vistoso que sea.”


El coleccionista tiene tres mil minerales, pero existe cinco mil en todo el mundo y cada año aparecen unos cincuenta nuevos como descubrimiento, según explica el geólogo.

Baltasar Sánchez viaja con frecuencia a las ferias de minerales en Munich, la más importante en octubre o la de Francia en junio. Brasil, China y Marruecos son países muy presentes en el mercado de minerales. “Los minerales que se compran en Munich o en Santa María, proceden en buena parte de las zonas tribales, entre Afganistán y Pakistán, zonas dominadas por los talibanes, ahora... y siempre. Los afganos que te los venden obviamente no te dicen que son talibanes”. Pero tenemos minerales interesantes a la venta también en la Escuela de Minas de Madrid, que ofrece un escaparate formidable de minerales”.

Después de la visita a la colección, terminamos hablando de la estación y servicio de trenes de El Escorial, esto sí que es manifiestamente mejorable con una necesaria mayor frecuencia de trenes rápidos a la capital y unas urgentes escaleras mecánicas para obviar el largo tramo de escaleras de piedra, ya que el único ascensor de subida y bajada para los pasajeros está la mitad de las veces estropeado. “De eso sí que se puede hablar y escribir un libro, sobre la historia de la “La RENFE y Madrid-El Escorial”. 

Baltasar Sánchez no cree que la unión de los Escoriales de arriba y abajo sea lo más conveniente. “Son pueblos muy distintos, con intereses diferentes. La vía del tren los divide y marca. San Lorenzo vive del turismo y le interesa la animación, mientras que El Escorial es un pueblo, casi dormitorio, que busca la tranquilidad. Si se pone un negocio un poco ruidoso abajo, enseguida hay protestas; arriba sin embargo se busca más animación cultural para visitantes y turistas. Creo que la unión no funcionaría”.

Baltasar Sánchez ante su colección de minerales


Julia Sáez-Angulo y Baltasar Sánchez

Mostrando un mineral singular

CRÓNICAS ESCURIALENSES XXI. José Nicas: “Me gusta el Patio de Reyes del Antiguo Testamento en el Monasterio, con seis monarcas de Judá, impíos y arrepentidos”

Profesor José Nicas Montoto, filólogo latino y filósofo

Patio de Reyes. Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial



Julia Sáez-Angulo
Fotos: Mercedes Marcos

17/08/22.- El Escorial.- Aunque nació en Asturias se considera también escurialense, porque llegó es este lugar cuando era ventiañero, aquí se instaló para siempre sin dejar de sentirse al mismo tiempo asturiano. La vida de José Nicas Montoto (Gijón, 1955) está llena de avatares: de muchacho, comenzó trabajando en la construcción, después entró en la Guardia Civil y llegó a El Escorial; estudió Filología Clásica en la Complutense, ejerció la docencia en el colegio de las Concepcionistas de San Lorenzo y más tarde estudió Filosofía en la misma Universidad. Ha pronunciado tres pregones, dos de ellos en verso, en distintos foros, desde el de fiestas del Ayuntamiento, hasta en la romería de la Virgen de Gracia. El tercer pregón fuer para la fiesta de San Sebastián, el 20 de enero, que celebran conjuntamente los dos Escoriales (¡oh!, milagro). Ha escrito poesía, novelas y cuentos, algunos de estos últimos como el titulado “El perro del infierno”, alusivo a una leyenda escurialense sobre un perro negro que se paseaba por el Real Monasterio. Ha obtenido varios premios literarios. Todos los días camina, antes, por el bosque de la Herrería entre fresnos y robles, ahora por la lonja del Monasterio, hasta hacerse un mínimo de cuatro km, para estar en forma. 
Sus libros preferidos son los Nietzsche y la Biblia. Cuando le digo en un momento dado, que es un sentimental, replica con Xavier Zubiri: el hombre es una “inteligencia sentiente”. El sentir humano y la intelección no son dos actos numéricamente distintos cada uno completo en su orden, sino que constituyen un solo acto de aprehensión ...

“Nietzsche decía que la Filología era superior a la Filosofía, porque conocer el sentido exacto de las palabras era algo grande. Hay que decir que el propio Nietzsche era filólogo”, comenta José Nicas en nuestra conversación, en la que hablamos de la enseñanza que él impartió de latín y griego, también Filosofía, y de las inscripciones latinas en los panteones reales del Monasterio de San Lorenzo, muchas de ellas escritas en el siglo XIX. En el sepulcro del príncipe Carlos, hijo de Felipe II pone nada menos que el salmo “Amé la justicia y odié la iniquidad”. Los salmos van con la numeración de la Vulgata.
“En los recorridos por el Monasterio, yo prometía a mis alumnos subir un punto en la calificación académica, si traducían bien aquellas inscripciones latinas. Lo mismo hacíamos ante las inscripciones bajo las estatuas de los monarcas del Antiguo Testamento en el Patio de Reyes, reyes que era impíos o pecadores, pero arrepentidos”. 
    José Nicas se siente admirador del Patio de Reyes, punto crucial del Monasterio hacia la Basílica, la Real Biblioteca, el convento y el colegio. Es un recinto de proporciones geométricas simétricas, perfectas y puras, sin concesión a lo ornamental, con la fachada exterior presidida por la estatua de San Lorenzo y en el interior las seis estatuas de los reyes de Judá: David, Salomón, Manasés, Josías, Josafat y Ezequías, todo en busca de emular al templo de Salomón que quería el jesuita Villalpando. Las estatuas, de cinco metros de altura sobre pedestales, fueron realizadas en granito por Juan Bautista Montenegro. Tienen detalles de mármol blanco y sus llamativas coronas son de bronce.

Le pregunto si sus alumnos se conmovían ante la grandeza e importancia histórica del Real Monasterio y el profesor dice que al tenerlo tan cerca, durante tanto tiempo, lo tienen muy visto y no lo valorarán más que los egipcios a las pirámides que llevan años a su lado.
    José Nicas ha entrado en la sala de investigadores de la Real Biblioteca, donde ha podido ver de cerca los auténticos libros y pinturas de aquella, y manejar los facsímiles como los de Alfonso X el Sabio, para el “Manual de Ajedrez”, del que es coautor, libro editado por la Comunidad de Madrid. 
    Y por supuesto “la grandiosa Basílica con las soberbias esculturas de Pompeo Leoni sobre los retratos de Carlos I y Felipe II en bronce, que dan realce al retablo mayor y a los mausoleos. “Pompeo Leoni es también el autor del mausoleo en alabastro del inquisidor Fernando Valdés Salas (1483-1568), en la colegiata de Salas (Asturias) fundador de la Universidad de Oviedo. Pese a inquisidor, fue un gran amante de la cultura”
    Al filólogo también le conmueve la Capilla de Laborantes del monasterio de Gracia, donde iba a rezar la gente que trabajaba para construir el Real Monasterio y una interesante escultura de San Sebastián del siglo XVII, que se encuentra dentro de esa Capilla.
    La ausencia del latín, el griego y la filosofía en la enseñanza secundaria le parece un error: “los clásicos nos enseñaron a amar la cultura, porque inventaron todo, hasta la democracia. Los griegos inventaron la filosofía, las artes, el teatro… Roma nos legó el Derecho y la ingeniería de caminos, canales y puertos. Inventaron hasta el hormigón que fragua en el agua. Sus conducciones de las aguas limpias y fecales son asombrosas. Los griegos nos enseñaron la belleza y los romanos, la construcción y el sentido práctico. Lamentablemente, los planes de estudios se hacen sin consultar a los profesores que realmente saben y entienden”.
    Cerca de El Escorial tenemos una calzada romana, concretamente en el linde con Zarzalejos, donde aparecen diversos tramos pavimentados a intervalos irregulares, que vienen a sumar unos dos km.
   José Nicas anda ocupado actualmente en una pentalogía, una serie de cinco novelas, tituladas “Los seguidores del Pastor Supremo”, donde la realidad y la apariencia de ciencia ficción se cruzan. Es la marcha de la humanidad en medio de controles, catástrofes, pandemias de exterminio por superpoblación, antídotos, secretos revelados, destrucción, barbarie… y ¡vuelta a empezar! Es una novela epistolar, como hoy lo pudiera ser con e-mails. 

Más información


Reyes de Judá en la fachada del Real Monasterio

Patio de Reyes desde la altura (Foto: Planesconhijos.com)

Calzada romana entre El Escorial y Zarzalejos (Foto.Mirador de Madrid)
José Nicas Montoto