martes, 22 de agosto de 2017

María Rosa Ventulá Gargallo ha hecho la Ruta de los 88 templos en la isla japonesa de Schikoku






Carmen Valero

            22/08/17.- BARCELONA .- María Rosa Ventulá Gargallo ha hecho la Ruta de los 88 templos, en la isla japonesa de Schikoku, después de haber hecho durante varios años el Camino de Santiago en todas sus variantes geográficas. La fineza y espiritualidad oriental del país del Sol Naciente le ha impresionado gratamente a la caminante dispuesta a repetir la experiencia. “Es una mística muy especial desde nuestro punto de vista occidental, asegura.

            En realidad, el mundo y la trayectoria primera de María Rosa Ventulá Gargallo (Barcelona, 1946) es el mar, actualmente vive en Calella de Palafrugell con su marido Manuel Melchor González, ambos submarinistas de pro en los años 70 –él profesor, ella alumna-, hasta el punto de que cuando se casaron en 1974 lo hicieron bajo el mar, con la ceremonia oficiada por un sacerdote también submarinista, Mossen Dalmau. Una celebrada boda subacuática, con más de cien buceadores acompañantes. Cundo les llegó su primera hija, le pusieron el nombre de Mar –no podía ser de otra manera- y hoy disfrutan de sus nietos Elías y Gil. Las bodas de plata en 1999 las celebraron igualmente bajo el agua en el mismo sitio.

            Palamós al igual que Estartit fueron las ciudades pioneras en el mundo del buceo en el Mediterráneo, en la Costa Brava. M Rosa Ventulá  vivieron del buceo y la pesca submarina y el comercio de elementos relacionados con el mar.

            El espíritu inquieto de María Rosa Ventulá le llevó más tarde a emprender el Camino de Santiago, un recorrido de kilómetros a pie en todas sus variantes geográficas: : Camino del Norte, Camino francés, Camino del Ebro, Ruta de la Plata, Caminos de Galicia, Camino portugués… Recuerda con especial interés y afecto sus salidas desde Roma o desde la Tour de Saint Jacques en París… su paso Mont Genevre, Arles, por Irún, Jaca…

            Recientemente dio un quiebro en su caminata y oyó hablar de una nueva ruta mística de los 88 templos en la isla japonesa de Schikoku. No le ha defraudado y la experiencia la recomienda con el mismo fervor que ante hiciera con el submarinismo.

             


lunes, 21 de agosto de 2017

ALMIREZ La banalidad del mal en los fanáticos de los imanes yihadistas

        



Por Julia Sáez-Angulo


            21/08/17. MADRID .- Hannah Arendt, judía discípula de Heideger en la universidad alemana, estudio y reflexionó a fondo sobre el holocausto que había golpeado de modo vesánico y humillante al su pueblo hebreo en el corazón de Europa. Increíblemente encontró que en muchos casos del exterminio judío, bastantes alemanes habían actuado con una facilidad pasmosa, sin acritud, por simple obediencia a la cadena de mando, ante una raza, que al fin y al cabo había sido “despreciada y denostada por aquel”. Todo eso ponía de manifiesto la mismísima banalidad del mal.

            Los hijos de la madre de Satán, jóvenes neo-catalanes residentes en Ripoll, se vieron agitados por las palabras demoníacas de un imán yihadista, soldado oculto del autodenominado Estado Islámico, EI, que les atrajo como un ídem. Solo cbía seguir sus instrucciones. Ni cortos ni perezosos esos “pequeños hijos de Satán” alquilan una furgoneta para atropellar europeos en las Ramblas de Barcelona, tratan de atacar a mujeres con cuchillos en Cambrils y secuestran y degüellan a un joven de Villafranca del Penedés. ¿Qué importancia tiene todo esto para ellos, si los asesinados son infieles al Islam (Sumisión), son,  somos a sus ojos la purria de la sociedad, la escoria de la vida y las mujeres, ¡no digamos!, la tentación continua e insufrible de su lujuria…  

            La masacre de europeos sufrida en Cataluña, no es otra cosa que la banalidad del mal en manos de esos “angelitos de las tinieblas”, a los que se les enseña por esos imanes –espías de la muerte del EI- que degollar es la muerte más dulce que se puede infringir a un ser humano.


            ¡Ya va siendo hora de que se controlen las mezquitas y los imanes salafistas, construidas y alentados en su mayoría por Arabia Saudí, el país que no ejerce reciprocidad alguna para construir una iglesia, un templo o una estupa de cualquier credo en su suelo! En algunos países del norte han tomado medidas drásticas, simplemente aplicándola exigencia de reciprocidad a Arabia Saudí. ¿Cuántas muertes más hay que registrar en Europa para frenar a los países con petrodólares que construyen guaridas de la muerte en Europa.

domingo, 20 de agosto de 2017

Daniel Albadalejo en “Malvados de Oro” en el Teatro Carlos III de San Lorenzo de El Escorial





 Interpretación de Daniel Albadalejo



por Julia Sáez-Angulo


            21/08/17 .- SAN LORENZO DE EL ESCORIAL .- El actor Daniel Albadalejo ha interpretado “Malvados de Oro” en el Teatro Carlos III de San Lorenzo de El Escorial.  Todo un trabajo en solitario junto a unas proyecciones, una banqueta y dos capas, que le permitían hacer un desfile de grandes monólogos de los más perversos personajes del Siglo de Oro español fundamentalmente, con ráfagas y comentarios de humor o comentarios críticos con más o menos acierto, incluidos el facilón de Trump o sobre los refugiados (chirriaba algo en medio del atentado en Barcelona y Cambrils), que llegaban hasta hoy.

            Hay buena materia en el actor, capaz de interpretar, hablando y moviéndose con dominio y desenvoltura, durante una hora en el escenario. Vestido de negro, da cancha a unos textos y comentarios reflexivos sobre el bien y el mal y sobre todo lo contrario para desengrasar el discurso filosófico. Si uno necesita al otro –el bien al mal- o viceversa. Juegos de palabras y provocaciones que pasan con rapidez ante el espectador en medio de la cascada de palabras.

            Albadalejo interpela de vez en cuando al público y lo invita a subir al escenario o a leer una nota inane sobre “terminar e ir a beber una cerveza”, que más bien resta la solemnidad del texto con que el espectador desea envolverse a fondo, sin deshacerlo en el azucarillo de comentario jocoso.

            Los malvados que se resucitan en el escenario van, desde el comendador Fernán González y Laurencia, de la obra Fuenteovejuna, de Lope de Vega, al rey Basilio y Segismundo de La vida es sueño, de Calderón de la Barca;  el duque de Ferrara, de El castigo sin venganza de Lope de Vega, Semiramis de La hija del aire, de Calderón de la Barca, para terminar con el Anticristo de Ruiz de Alarcón. Todo ello, Lope y Calderón, confrontados de modo cómico con el único autor inglés Shakespeare, en una goleada imaginaria. Ruiz de Alarcón puso punto final al popurrí del Siglo de Oro, que se disfruta en la interpretación de Albadalejo, aunque a una le hubiera gustado un poco más de solemnidad como requieren algunos versos.

NOTA BENE.- Algunos insectos distraían cruzando las luminarias del escenario de vez en cuando. 










ALMIREZ: Vacaciones en la Garrotxa: Ripoll






Por Julia Sáez-Angulo

            20.08.17 .- Este verano, durante el mes de julio, pasé diez días de turismo por la Garrotxa, comarca catalana bella donde las haya, que registra históricos feudos y  enterramientos del reino de Aragón, por más que la semántica secesionista trate de maquillarlo o esculpir los hechos hasta lo patético. En Ripoll nos recibió una gran pancarta: Benvinguts a la Republica de Catalunya, colgadura permitida por el alcalde, hoy de plena actualidad. Ripoll es uno de los reductos más separatista, comentó uno de los compañeros de viaje. Efectivamente había bastantes banderas esteladas, pero hice observar que había más balcones y ventanas sin ellas.

            Nadie habló de que allí, en Ripoll, había una nutrida colonia norteafricana, por mor de que la sectaria Generalitat de Cataluña primó en la región la emigración islámica a la hispana, para evitar la presencia de la hermosa lengua castellana hablada con donosura por los latinoamericnaos, lengua reprimida en la enseñanza primaria de esa comunidad autónoma del noreste. Cataluña firmó convenios de preferencia migratoria con Marruecos –Lleida está llena de mujeres con velo y burka, por ejemplo, traídos para la recogida de la fruta- y ahora vemos el agradecimiento de esa inmigración marroquí con hechos como los de las Ramblas de Barcelona.

            Sé que los buenistas replican con que la comunidad islámica nada tiene que ver con el terrorismo, que el Islam es religión de paz y todas esas cosas que leemos después de las tragedias repetidas. Pero los hechos son tercos: los islámicos crean sociedades paralelas con su barrios particulares, no se acaban de integrar en la cultura que les acoge, esperan pacientemente ser mayoría para imponer sus normas; no se manifiestan con los demás en contra de los atentados, sino aparte  con su propia indumentaria que los cubre en exceso, sobre todo a las mujeres que caminan dos paso detrás del hombre despejado de cabeza, como señala su tradición…


            Barcelona se creyó inmune para poner jardineras o bolardos ante las Ramblas como se les había aconsejado. España, Finlandia, Francia, Alemania, Inglaterra… ¡Europa está siendo atacada y lo seguirá siendo por esos mismos yihadistas que salen de las comunidades islámicas, sociedades paralelas a las nuestras en la nuestra ¿A qué se esperan los dirigentes para defendernos como ciudadanos desarmados? ¿Dónde está el análisis de la realidad presente y la prospectiva de futuro de nuestros políticos, gestores de nuestras vidas en los despachos de moqueta? Que no se engañes, no les votarán mientras haya alguien de su estirpe. Y que no nos tachen de xenófobos a quienes hemos perdido parientes o amigos por las barbaries de aquellos. Tengamos al menos el derecho a la denuncia.