lunes, 25 de marzo de 2019

CECILIA PAREDES INAUGURA ‘EL NO RETORNO’ EN EL MUSEO DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA. REFLEXIONA SOBRE LA MEMORIA, EL DESARRAIGO Y LA RELACIÓN DEL SER HUMANO CON LA NATURALEZA


-->


--> Cecilia Paredes. En tus alas, 2014.

--> Cecilia Paredes. La hilandera, 2018.
L.M.A.

Título: El no retorno
Autora: Cecilia Paredes
Comisaria: Blanca Berlín
Produce: Museo Universidad de Navarra en colaboración con Galería Blanca Berlín
Fechas: 26 de marzo - 1 de septiembre
Lugar: planta -1 y sala La Caixa del Museo

 24  de marzo de 2019-  Pamplona .- La artista Cecilia Paredes ha inaugurado en el Museo Universidad de Navarra El no retorno, una exposición que nace de las reflexiones que hace la autora a través de experiencias artísticas, acerca de temas universales que afectan al ser humano y a su relación con el entorno natural, político y social.

      Como señala su comisaria, El no retorno representa metafóricamente la búsqueda que hace el individuo de su camino en la vida, en una exposición híbrida de formulaciones expresivas en la que confluyen foto-performances, esculturas, instalaciones, arte sonoro…, que abarca los últimos veinte años de su producción. Una cartografía de la pérdida que sufren sus principales actores, los migrantes, con quienes la artista se identifica tras haber habitado en diferentes países y experimentado ella misma el exilio.

      Cecilia Paredes (Perú, 1950), una de las creadoras más influyentes del panorama latinoamericano, establece su ámbito narrativo desde la mirada comprometida de quién percibe con una perspectiva ética la realidad del arte, de la religión, de la historia, del mundo, en definitiva.
La presentación a los medios, en la que participará la artista y la comisaria de la muestra, tendrá lugar el 26 de marzo, a las 11:30 horas, en la planta -1 del Museo. A continuación, se realizará una visita exclusiva para los medios y la crítica. El acto durará hora y media, aproximadamente. Esa misma tarde, a las 19 horas, la artista impartirá una masterclass en el aula 1 del Museo, en la que compartirá su visión del arte. A continuación, tendrá lugar la apertura de sala.                                                                                              
Datos biográficos
Cecilia Paredes (Lima, 1950) vive y trabaja entre Filadelfia (EEUU) y Lima. Ha vivido varios años en México D.F., en Roma (Italia) y en San José (Costa Rica). Desde 2005 vive en Filadelfia, donde reside actualmente. La migración y re-locación y la naturaleza son tema central en su discurso artístico. Cecilia construye objetos a partir de elementos naturales desechados y encontrados, los recicla y les reinventa su propio lenguaje. Realiza también  perfomances   utilizando   pintura   de cuerpo  o  cualquier  otro  recurso  para  crear  imágenes  antropomórficas  y convertirse en animales, plantas o paisajes. Estos actos son registrados fotográficamente creando, lo que ella llama, sus fotoperfomances. Realizó estudios de Artes Plásticas en la Universidad Católica de Lima, en el Cambridge Arts and Crafts School de Inglaterra y en la Scuola del Nudo en Roma, Italia. Es una Rockefeller Foundation Fellow 1998. Su obra se ha visto en exposiciones individuales internacionalmente, está presente en importante colecciones y cuenta con diversos reconocimientos.


LEGADO AIKAIDE A FAVOR DE ELA PRINCIPADO El artista donó todas sus obras a entidades con fines sociales de toda España


"Legado Alkaide"


L.M.A.

24.03.19 .- Gijón .- La Sala de la Caja Rural de Gijón acoge a partir del 26 de marzo la exposición “Legado Aikaide” a beneficio de la Asociación de enfermos de Esclerosis Lateral Amiotrófica, ELA Principado. Se trata de una muestra solidaria en la que la mayoría de las obras que se van a exponer, más de 100, de pequeño, mediano y gran formato, son creaciones del pintor langreano afincado en Gijón, José Luis Montejo, más conocido como Aikaide. La exposición también alberga obras de la colección particular del artista realizadas por otros pintores.

Aikaide falleció el 10 de agosto de 2017a los 69 años de edad de forma silenciosa y repentina. El pintor asturiano siempre le había dicho a su mejor amiga, Reyes Elosúa, que cuando él faltase quería que sus obras pasaran a manos de entidades sin ánimo de lucro con fines sociales, quería que se donasen para ayudar a recaudar fondos para la consecución de los proyectos que tuviesen en marcha. ELA Principado es una de las entidades asturianas beneficiarias, como también lo son la Asociación de ostomizados y pacientes de enfermedad inflamatoria intestinal, Osteii Asturias, la Asociación de enfermos musculares Asempa, o el Rotary Club, que subastará las obras en las cenas benéficas que organiza anualmente.

Pero las más de 3.000 obras del “Legado Aikaide” también van a viajar por toda España a lugares como Pontevedra, Valencia, Segovia, Málaga, Cartagena, Zaragoza, Córdiba Madrid o Mallorca, entre otros muchos lugares. La mayoría de las asociaciones beneficiarias trabajan con personas que padecen enfermedades mentales; y no es de extrañar si se tiene en cuenta que Aikaide padecía esquizofrenia.

Aikaide firmaba sus obras bajo el seudónimo AIK y en la mayoría de los casos no las databa por considerar que no era algo importante. En las piezas de Aikaide se recoge el expresionismo bruto de la simulación compulsiva. La mayoría de sus obras están realizadas en óleo y acrílico sobre tabla, aunque también usaba otros soportes como el lienzo o el papel. En sus obras se denota su locura, su esquizofrenia, sus brotes, alegrías y tristezas. Sus buenos y malos momentos, sus sentimientos, sus ganas vivir y luchar contra su enfermedad. El pincel de Aikaide se movía al ritmo de su salud mental, con una paleta repleta de colores vivos y cálidos, pero también fríos y tristes como el azul, el gris o el negro. En su obra hay varias colecciones, entre las que no falta la de toros, porque su signo del zodiaco era tauro, pero a Aikaide le apasionaban todos los animales, las flores, el campo, el mar… en definitiva todo lo que sugiera libertad, la libertad de poder hacer lo que quería en cada momento y, eso se refleja en su obra. Y así vivió siempre, haciendo lo que quiso tal y como él mismo relata en el documental sobre su vida; “Fuera de la Norma”, del Director Rogelio Rionda que, se estrenó en el Niemeyer el 7 de diciembre de 2012.

--> Aikaide murió en 2017, pero ahora, gracias a la página facebook.com/AikaideAIK que recoge imágenes de su legado y, a su generosidad, su recuerdo sigue vivo a través de sus obras llenas de fuerza, que siempre quedarán en la retina de todo el que tenga la oportunidad de contemplarlas.

domingo, 24 de marzo de 2019

“OSCURIDAD”, comedia negra escrita por Jan Vila nova, en el Teatro Intemperie de Madrid


-->


Dafnis Balduf y Karlos Aurrekoetxea


Julia Sáez-Angulo


            25/3/19 .- MADRID .- A puerta cerrada, dos individuos, quizás tres, sin escapatoria posible alguna y con la espada de Damocles del fin del mundo. Solo queda la comida liofilizada para subsistir. Un diálogo angustioso de dos sujetos que no se entienden, que hablan lenguajes diferentes, pese a pequeños intervalos de aparente concordia. Esta es la atmósfera que se respira en la obra Obscuridad de Jan Vilanova, dirigida por Gorka Lasaosa y Aber Vernet e interpretada por Dafnis Balduf y Karlos Aurrekoetxea, magníficos actores.

            Huis clos,  “A puerta cerrada” del filósofo francés Jean Paul Sartre es la referencia analógica más obvia, que  el Esperando a Godot de Samuel Beckett, que se cita en el programa de mano  o el Giro al infierno John Ridley. El infierno son los otros; el conflicto entra con ellos, pero la soledad es al mismo tiempo una extrañeza que no se soportaría. Estamos condenados a entendernos o más bien a soportarnos. Y esperar a ver que sucede: ¿el fin del mundo? Podría ser, pero queda una capsula encriptada y la comida liofilizada para prolongar un poco más la vida. El infierno es el otro, pero también los de fuera, de los que se recela y se rechaza.

            Bien dirigida, la obra tiene ritmo, los actores son buenos de palabra y sobre todo de gesto. Una hora larga de tensión y espera por parte del espectador, a la par que la espera de los protagonistas aparentemente antagónicos y con pactos puntuales. Se hace buen teatro alternativo en el País Vasco y así lo vemos cuando llega a Madrid, que hoy y ahora es la cran capital del teatro alternativo.