martes, 25 de abril de 2017

Víctor Morales Lezcano, conferencia sobre la España moderna vista por el Oriente Musulmán





 Víctor Morales Lezcano



Julia Sáez-Angulo

            Madrid, 26/04/17 .- El historiador africanista Víctor Morales Lezcano, profesor emérito de la Universidad a Distancia, UNED,  ha impartido conferencia sobre la España moderna vista por el Oriente Musulmán en la Fundación Mapfre Guarteme de Las Palmas de Gran Canaria, que se ha publicado en un libreto con portada del ilustrado Paul Elie Dubois, que adjunta una ria bibliografía.

            El historiador Víctor Morales Lezcano (Las Palmas, 1944) hace un recorrido histórico siguiendo el título de la conferencia “De cómo el Oriente Musulmán ha contemplado la España Moderna”, de las diferentes visiones que España, sobre todo Al-Andalus ha despertado la consideración de los visitantes y viajeros, muchos de ellos deseosos de “contemplar el legado arábigo-andaluz del mundo hispánico”.

            “(…) las circunstancias los invitaban a una rememoración nostálgica de un pasado glorioso para el Islam de Occidente. UN pasado que en muy poco se podía asemejar a los siglos posteriores de decaimiento de la civilización árabe-islámica, siglos en los que esa civilización seguía involuntariamente inmersa”, añadió el conferenciante. Todo ello antes de que el Occidente euro-cristiano, alcanzaba por el contrario, sus cotas más altas, o sea, hacia finales del siglo XIX, cuando todavía no se avizoraba en Europa ni de lejos l 2decadencia de Occidente (…) que no tardó en pregonar desde Alemania un tal Oswald Spengler”.

            El historiador africanista cita de entrada en la conferencia a Montesquiu en sus Cartas persas  (1721) y a Cadalso con sus Cartas marruecas (1789), para iniciar su exposición oral. Siguen también las citas de Victor Hugo con su obra Les orientales (192) y Washington Irving con dos de sus obras: Crónica de la conquista de Granada (1829) y Cuentos de la Alhambra (1832). El movimiento romántico tuvo un interés especial por el “exotismo” del pasado oriental ibérico.

            Morales Lezcano se detiene igualmente en la historia de España según la bibliografía árabe y recuerda el parangón de visiones de Américo Castro y Claudio Sánchez Albornoz, a efectos de influencias y voluntades sobre el pasado oriental de España.

            M. de Epalza señala dos causas de la caída de Al-Andalus: la división de los reinos islámicos y los continuos ataques de los españoles del norte peninsular.

            Entre los autores islámicos mencionados en la conferencia, se encuentra “Mustafá Farruj, viajero libanés por la España de 1930, en calidad de incursión ibérica realizada desde París, escribió un  breve libro titulado Viaje al país de la gloria perdida (Beirut, 1933).

            En resumen, una conferencia de divulgación universitaria, documentaly amena, que ha valido recoger en un opúsculo.


Irene Iribarren expone pintura, “El mundo que me rodea” en el Ateneo de Madrid




 Irene Iribarren


 Felipe VI como estudiate de Gardiamarina, 1989.



Carmen Valero

            Madrid, 25/04/17 .- La pintora Irene Iribarren expone su pintura, bajo el título “El mundo que me rodea” en el Ateneo de Madrid. Medio centenar de obras entre figura, paisaje, retratos, flores, al óleo u acrílico y un bestiario de peces en técnica mixta digital y pigmento. La exposición permanecerá abierta hasta el 14 de mayo.

            Matías Díaz Padrón, profesor y ex conservador del Museo del prado, abrió el acto de inauguración con sus palabras en las que elogio el avance pictórico de Irene Iribarren, así como la frescura y espontaneidad de su obra en paralelo a la personalidad de la autora.

            De la obra de Irene Iribarren (Valencia, 1948) cabe destacar unas bellas cabezas de mujeres singulares, adornadas de rosas, que titula Guivana Tornabuoni ante el espejo (55 X 46 cm.) con cierto sabor art nouveau y un bestiario de peces muy singular en el espacio bajo de los tres que presenta el Ateneo. Que día tan luminoso es el título de uno de los cuadros de la serie de peces.

            La pintora cultiva el retrato, sobre todo en el ámbito diplomático en España y en esta exposición ofrece algunos ejemplos como el de Beatriz Pagazaurtundua, un bello pastel casi monocromo en grises; el de Margarita Alfonsel, el del desaparecido restaurador  José Luis  Solaguren, además de los del papa Francisco, el rey Felipe VI, cuando era estudiante de Guardiamarina en 1989, y la Infanta Leonor, en un bello pastel de 2008. Irene Iribarren tiene una gracia especial para retratar a los niños, como bien lo subrayó Matías Díaz Padrón.



            Los paisajes del espacio alto son en mi opinión de lo más notable de la muestra, en especial los dos de tierras y rocas con acentos rojizos de la pared del frente, así como el titulado  Castillo de Essaouira. Marruecos o montaña Soraksan en Corea. Otra pieza de singular belleza es Almendros a atardecer.

      Se echan de menos las cartelas explicativas junto a los cuadros, para bien conocer, titulo,  técnica y fecha de los mismos, ya que el catálogo no abarca todos ellos.

            Entre los numerosos asistentes a la inauguración se encontraban el embajador de Rusia y su esposa, Dolores Tomás, coleccionista de arte ruso –cuatro mil cuadros- que probablemente se presentarán en Madrid con motivo del centenario de la revolución rusa; los pintores Alfonso Sebastián, Pablo Reviriego, Evaristo Guerra, Mercedes Ballesteros, Manuela Picó, Gloria Vázquez, María Robles, María Fernández de Córdoba o Pedro Luzón; las críticas de arte Julia Sáez-Angulo o Guía Boix. En suma, numerosos artistas del Grupo pro Arte y Cultura, Artleter y de la asociación Versos Pintados.


       
-->

Alberto Reguera expone "M i r a d a s e x p a n s i v a s" en la galería Fernández-Braso







L.M.A. 

      Madrid, 25.04.17 .- El pintor Alberto Reguera expone "Pinturas Expansivas" en la madrileña galería Fernández-Braso. La inauguración es el próximo jueves, 27 de abril y la clausura tendrá lugar el 10 de junio de 2017.

En las obras realizadas para la primera exposición de Alberto Reguera (Segovia, 1961) en la galería Fernández-Braso de Madrid, Paisajes sin límites, celebrada en 2012, además de una tendencia cada vez más significativa del artista a superar los límites del espacio del cuadro y a acentuar su rasgo tridimensional, ya se advertía -especialmente en las últimas pinturas- un movimiento o desplazamiento de la materia pictórica fuera del propio cuadro-objeto, cuestionado los límites físicos impuestos por el medio al tiempo que se favorecía un aumento de la expresividad de la obra.




Si fueron los conceptos de volumen, espacialidad, fisicidad de las pinturas y potencial instalativo lo que palpitaba bajo las obras de esa primera exposición, en esta segunda muestra de Reguera que se presenta al público bajo el título de Miradas expansivas, se consolida su interés por la expansión de la pintura más allá de los límites de la misma, ya sea recubriendo el objeto pictórico -envolviéndolo de materia y atmósferas pictóricas-, ya sea partiendo de éste en una acción dinámica y gestual propia del expresionismo abstracto.   

La evolución de la obra es, por lo tanto, coherente con los intereses estéticos y con el ideario que sustenta el trabajo de este artista. Reguera parte del principio de imaginar cómo se puede materializar el aura de la pintura; el movimiento y la reverberación del color y de la materia pictórica cuando entran en contacto con los sentidos del espectador.

Aunque sus obras siguen remitiendo a los artistas clásicos que trabajaban en torno a los paisajes atmosféricos -de Constable a Monet, pasando por Claudio de Lorena y Turner­- en las obras de esta exposición será la música, en especial las sonatas y sinfonías de Haydn, la que genere una serie de relaciones sinestésicas con las pinturas expuestas.

Durante estos últimos años, los paisajes abstractos de Alberto Reguera han sido expuestos en el UMAG Museum de Hong Kong en 2015, así como en el Museo Esteban Vicente de Segovia y en el Instituto Cervantes de París en 2016. Entre sus exposiciones colectivas destaca la realizada en Seúl este mismo año, "From France to Korea", en el Yang Pyeong Museum, así como su participación en la exposición organizada por Patrimonio Nacional en el Palacio Real de Madrid en 2015-2016, "Arte Contemporáneo en Palacio. Pintura y escultura en las Colecciones Reales".

Con motivo de la exposición, la crítica de arte Amalia García Rubí publicará un texto sobre las obras presentadas que estará disponible en la web de la galería durante el transcurso de la exposición.




lunes, 24 de abril de 2017

Antonio López en la Comisión de Debates de los jóvenes en el Club Siglo XXI








Julia Sáez-Angulo
 Fotos: Zapisek y Mendoza
          
            Madrid 25/04/17 .- Antonio López ha sido el protagonista en la Comisión de Debates de los jóvenes en el Club Siglo XXI. Introducido y coordinado el acto por Paloma Segrelles, hija, directora del Club, el artista fue presentado por Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte y Miguel Falomir, director del Museo del Prado. El pintor manchego fue interpelado por las preguntas de los numerosos asistentes después de su primera exposición.

            Antonio López ha llevado el nombre de España por todo el mundo, señaló el ministro. Es un buen conocedor del Museo del Prado, un artista con libertad y empeño, capaz de caminar cargado durante una hora varios días en la sierra de Madrid, para lograr pintar el paisaje que desea.

            El director del Museo del Prado, destacó que Antonio López es un artista que ha dado importancia a la mirada y el tiempo, a la plenitud estética e intelectual en su obra e hizo varias preguntas al artista a lo largo del acto.




            Antonio López García (Tomelloso, Ciudad Real, 1936), con su conocida retranca manchega,  mostró agudeza, ironía y humor en las respuestas a las cuestiones que se le plantearon. Declaró que tenía la suerte de que le gustaba mucho pintar y ese era su destino; que la pintura se hace, porque te gusta, pero ha de ser útil a los demás; que cuando empezó a los 13 años creía que la pintura era sólo cuestión de habilidad para lograr lo representado, pero en Bellas Artes se dio cuenta de que la pintura debía de tener también contenido, algo que, de entrada, le produjo inquietud y vértigo.

             Informó a los asistentes que estaba dibujando y trabajando en varias cosas a  la vez -70 obras- sobre todo lo real y objetivo que le rodea: el hombre, la mujer y el niño. Dijo que estaba pintando la figura en tamaño real de Mari, su esposa, pintura que había comenzado cuatro años antes. También que estaba pintando desnudos y flores, porque veía relación entre ambos: el erotismo y la vida.

            “Soy un pintor figurativo que no trabajo con los sueños, como el Bosco, sino sobre lo objetivo y lo real, sobre el hombre y la mujer. Ahí se mueve la abstracción y la vida”. Añadió que más que la belleza, busca la realidad que le rodea.

            “A la pintura deben ir las personas que deben ir y nadie más. Hay pintores que están secuestrados por el mal gusto”, señaló y dijo que estaba por hacerse la historia de la importante pintura figurativa que se ha hecho durante el siglo XX, desconocida en buena parte de los museos.

            Antonio López lamentó la deficiente enseñanza del arte en el país, donde se dan alumnos que desconocen o no se interesan por las grandes obras clásicas de la Historia del Arte y reclamó dos cosas: primera, que la enseñanza superior de Bellas Artes incorporase a los buenos pintores de alguna manera, como visitantes, por ejemplo, y segunda, que el patronato del Museo del Prado incorporara más artistas, al menos tres pintores y tres escultores, “para que se oiga allí su palabra”. “Yo estuve en el patronato del Prado, cuando me nombró la ministra Carmen Alborch, y salí de él  cuando me cesó la Sinde”, añadió.

            “El arte es una profesión arriesga, pero tiene compensaciones”, dijo al terminar. La pintura es poesía silenciosa.







 Antonio López y Adriana Zapisek

-->

domingo, 23 de abril de 2017

Logroño, una ciudad bella y rica para turismo de fin de semana



Logroño y el Ebro  


 Logroño, perfil de la ciudad


Julia Sáez-Angulo

            24/04/17 .- Logroño, la capital de la Rioja, se ha convertido en la atractiva ciudad norteña que atrae un notorio turismo de fin de semana y puentes, dada su belleza como ciudad, su casco histórico, su vino y gastronomía, amén de ser parada notable de monumentos históricos del Camino de Santiago.

            Con ciento cincuenta mil habitantes, la mitad de la población de la Comunidad autónoma de La Rioja, Logroño ofrece una gran selección de parques y jardines que jalonan con verdor la ciudad atravesada por un río caudaloso como es el Ebro, trasvasados por dos conocidos y populares puentes: el de piedra y el de hierro.

            Logroño cuenta con una alcaldesa popular, Cuca Gamarra que sabe correr bien, y ha participado en los maratones de Nueva York y Tokio.

            Los peregrinos del Camino de Santiago puntean con su apariencia andariega un camino que va paralelo al Ebro y que habrán de pasar por otras localidades riojanas como Nájera, Santo Domingo de la Calzada y Cañas, donde monasterios y catedrales del Medioevo los esperan.

            En Logroño son la iglesia de Santa María de Palacio (siglos XII al XV), con su singular torre aguja y la de San Bartolomé con una espléndida factura gótica y torre mudéjar del XVI, los monumentos medievales que dan testimonio de una cultura y una fe arraigadas en la historia del Camino jacobeo. A ellos se añade la catedral de Santa maría de la Redonda, con sus dos torres gemelas.

            EL casco histórico de Logroño, con las dos vías fundamentales de la Rúa Vieja y la calle Mayor, ha sido bien restaurado y hoy cuenta con singulares hoteles de alojamiento, además de los albergues para peregrinos. Un casco histórico que se puede visitar a pie y esto hace de el y la ciudad, uno de los grandes atractivos.

       Logroño cuenta además con numerosos alojamientos en apartamentos y casas privadas, fáciles de localizar en la guías.

            En gastronomía, Logroño trata de competir con otras gastronomías norteñas y lo logran en algunos aspectos como los pinchos y tapas de la calle del Laurel o la de San Juan. La calle de María Teresa Gil de Gárate, peatonal, también concita a los logroñeses. El vino de Rioja riega, por supuesto, todas las suculencias culinarias que van desde las patatas a la riojana con pimentón, a los pimientos rellenos o el bacalao.


            En suma, Logroño es una ciudad bella, acogedora y limpia del norte de España, que bien merece una visita.


Gastronomía riojana

San Bartolomé. Logroño