martes, 18 de septiembre de 2018

José María Pérez (Peridis), Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2018


Concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte


· “Por su extensa e innovadora trayectoria en la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural. Una trayectoria en la que, junto a la concepción integral de los bienes culturales (valores materiales e inmateriales), destaca su extraordinaria labor en educación patrimonial y mediación social”, ha indicado el jurado


L.M.A.

17-septiembre-2018.- José María Pérez, Peridis, ha obtenido hoy el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2018. El galardón lo otorga el Ministerio de Cultura y Deporte y está dotado con 30.000 euros.

El objeto de dicho premio es el reconocimiento público a personas o instituciones que, por sus obras o por su participación activa en el ámbito de la restauración o de la conservación, han contribuido al enriquecimiento del patrimonio cultural de España.

El jurado ha concedido el premio a Peridis  “por su extensa e innovadora trayectoria en la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural. Una trayectoria en la que, junto a la concepción integral de los bienes culturales (valores materiales e inmateriales), destaca su extraordinaria labor en educación patrimonial y mediación social”.  

Biografía
Peridis nace en Cabezón de Liébana, Cantabria, en 1941. Arquitecto superior. En su dilatada trayectoria de conservación de patrimonio monumental destaca la recuperación del Monasterio de Santa María la Real, Aguilar de Campoó (Palencia o la rehabilitación del parque El Capricho.

Asimismo, ha sido muy significativa su labor al frente del Centro de Estudios del Románico que le han convertido en un referente de la preservación y divulgación del arte románico tanto a nivel nacional como internacional. Buena muestra de ello es la Enciclopedia del Románico de la Península Ibérica.

Ha promovido, presentado y dirigido series de televisión sobre patrimonio histórico, artístico y natural.

Ha sido promotor  de políticas activas e innovadoras de ámbito pedagógico y social para la formación y el empleo que han beneficiado a más de 750.000 parados en el mundo. Sus escuelas taller han transformado ruinas monumentales en talleres de artesanos.

Peridis promovió en 2014 una innovadora iniciativa de lucha contra el paro: las lanzaderas de empleo y emprendimiento solidario.

Como arquitecto ha trabajado en la sensibilización social en pro de la defensa del patrimonio cultural mediante la participación en la creación de asociaciones, fundaciones y coordinadoras culturales.

Ha recibido numerosos galardones como la Medalla de Oro de las Bellas Artes, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo; la Medalla de Oro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, así como Premios Europa Nostra.

Jurado
Ha presidido el jurado Román Fernández-Baca, director general de Bellas Artes; vicepresidente, Carlos Jiménez, subdirector general del Instituto del Patrimonio Cultural de España. Como vocales han estado presentes: Carmen Añón, Premio Nacional de Conservación y Restauración de Bienes Culturales 2017; Fernando Mendoza, a propuesta del Consejo Superior del Colegio de Arquitectos de España; Ana Almagro, por ICOMOS – Comité Nacional Español; Elsa María Soria, por la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Madrid; Ruth Chércoles, del Grupo Español del Instituto Internacional para la Conservación (GE-IIC); Luis Cueto, por la Asociación Hispania Nostra; Alicia Castillo, designada a propuesta del Instituto Universitario de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid.

La BNE inicia la digitalización masiva de videos casetes de los 70 hasta el 2000




650.000 minutos de imágenes y audio que incluyen la “música de gasolinera”



En el marco del Convenio entre Red.es y la BNE



L.M.A.

-17 de septiembre de 2018- La Biblioteca nacional de España ha iniciado su primer proyecto de digitalización masiva centrada en soportes magnéticos de audio (casetes y cartuchos) y vídeo (VHS y beta). Unos soportes que no sólo tienen un alto riesgo de deterioro físico dada su naturaleza, sino que se enfrentan además a una tecnológica obsoleta,  pues la disponibilidad de lectores adecuados y funcionales es cada vez menor, no sólo en el mercado, sino en las instituciones depositarias de este tipo de fondos.

Inicialmente se tiene prevista la conversión a digital de más de 650.000 minutos de audio y vídeo, lo cual supondrá aproximadamente la digitalización de 4.800 casetes, 859 cartuchos, más de 5.000 cintas de VHS y BETA de las colecciones de la BNE.

Como ocurre en la mayoría de las ocasiones, la colección de estos soportes ha llegado a la BNE a través de la Ley de Depósito Legal. Son por tanto, un reflejo tanto de la industria cultural de consumo de masas que muestra los gustos y tendencias en el mundo de la producción musical y audiovisual de los años 70 (casetes y cartuchos) y los 80 en adelante (vídeos).

En el caso de los vídeos son muchos los títulos de los que solamente queda una copia en BETA/VHS. Y es que, aunque  algunos títulos que se han vuelto a editar en soportes digitales como el DVD, las cintas magnéticas son documentos únicos debido a que los títulos digitales responden a nuevos montajes y ediciones de duración diferente a la conservada en VHS o BETA. En la colección que se va a digitalizarán se encuentran encontrar títulos de documentales como de cine español o internacional.

Por su parte, las casetes fueron, junto a los discos de vinilo,  el sistema más popular de grabación y comercialización del sonido, por lo que una parte importante de su edición comercial se corresponde con otra idéntica en disco. La colección de la BNE es de unas 160.000 cintas de todos los géneros musicales y no musicales o archivo de la palabra. Dado su volumen, se ha hecho una selección para el proyecto de digitalización, apoyado por Red.es, teniendo en cuenta varios criterios: música española,  compositor, letrista o intérprete español y dentro de esta selección, los casetes editados hasta 1975. Al mismo tiempo y con los mismos criterios, se han seleccionado grabaciones no musicales o Archivo de la palabra, que recogen las voces de poetas, políticos, filósofos, obras de teatro, recitados humorísticos, etc. 


Junto a las casetes se va a digitalizar otro soporte magnético, la colección de cartuchos. El cartucho es un formato de ocho pistas grabadas en un solo sentido que alcanzó muy poca difusión comercial. La colección de la BNE es de 3.134 cintas que contienen en su mayoría música ligera de los años sesenta y setenta, se denominaron música de gasolinera y era un soporte usado sobre todo por los camioneros. 

El proyecto de digitalización masiva y su objetivo: la preservación

El objetivo fundamental de este proyecto será la preservación, y aunque en un primer momento todo este material no quedará accesible a través de la red, se estudiarán las posibilidades para esta puesta a disposición del público respetando en todo momento la legislación de propiedad intelectual vigente.
Esta será una primera fase, ya que las colecciones de audio y audiovisuales de la BNE continuarán siendo una prioridad de digitalización para la BNE no sólo en lo que a soportes magnéticos se refiere, sino también a los ópticos (CDs, DVDs, Bluerays…).

Todo ello ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito entre la BNE y la entidad pública empresarial Red.es, dotado con más de cinco millones de euros, para la preservación digital y la puesta a disposición de los ciudadanos de los fondos de la BNE.

Como recuerda la IASA (International Association of Sound and Audiovisual Archives) en un reciente informe, ha llegado el momento de preservar los millones de vídeos que se produjeron entre los 70 y los inicios de los años 2000 y que se encuentran en archivos de todo el mundo. El primer paso lógico de esta preservación será la conversión de la señal analógica a digital, lo que se consigue básicamente mediante una digitalización de alta calidad siguiendo recomendaciones internacionales acordes con el tipo de fondo de que se trata. Recomendaciones que hacen confluir la calidad del soporte de origen, la del archivo del digital resultante y la optimización de recursos disponibles (almacenamiento, software de codificación y transcodificación…). Esta digitalización no es garante por sí misma de la preservación de los fondos. Es por ello que, como en todos los proyectos de digitalización masiva iniciados hasta ahora por la BNE, se seguirán todas las recomendaciones internacionales que garanticen la preservación digital y reutilización en el futuro de este material. Una misión inherente a las funciones de la BNE y que próximamente se podrá ver formalizada en el plan de preservación digital de la BNE.

lunes, 17 de septiembre de 2018

RETRATO. Marta Arespacochaga, pintora, retratista real y persona cordial, ha pintado el retrato de la reina para el Ayuntamiento de Marmolejo




Marta Arespacochaga


Julia Sáez-Angulo

            18/09/2018 .- MADRID .- Hija de alcalde de Madrid y esposa de diplomático, ella tiene clase en todo momento, en paralelo a su desenvoltura cordial,  algo que agradecemos siempre sus amigos o colegas en el arte. Carmen Valero, que fue al su mismo colegio. dice que las hermanas Arespacochaga, tenían fama por su belleza. Como periodista yo he coincidido con ella en sus destinos de diplomática consorte, tanto en Irlanda como en Irak, pero no conversamos tanto como ahora, dentro del Grupo pro Arte y Cultura, PAC; donde la comunicación es clave entre sus miembros. 

            Marta Arespacochaga Llópiz (Madrid, 1958) entrega hoy el retrato de la reina Doña Leticia para el Ayuntamiento de Marmolejo, en una ceremonia que contará con la presencia de su alcalde, concejal de Cultura y Mayte Spínola, fundadora del PAC. Seguidamente en el Museo Mayte Spínola se presenta al público el gigantesco cuadro El Cristo de los cuatro elementos. Los retratos de esta pintora figuran hoy en museos y castillos como el de los condes de Walburg-Zeil Hohenems  en Austria, que fueron muy elogiados por sus dueños.

            Los que tenemos casa en El Escorial, conocemos la de los Arespacochaga, donde la familia de Marta, familia de nueve hermanos, que pasaba los meses de estío en el Real sitio durante la infancia. La madre, Marta Llópiz, pintaba como los ángeles, pero sus nueve niños le absorbían demasiado como para hacer exposiciones. En la familia materna de Marta siempre ha dado cosecha de pintores, grabadores y militares.

            Después de la meseta castellana, la familia Arespacochaga se iba al mar, al mar, la Mar como la llamaba el padre, don Juan Arespacochaga, ingeniero de Caminos y economista, además de alcalde. Con él hicieron preciosas singladuras en un barco carbonero que rescataron de un desguace y que luego rehicieron completamente. Mayte Spínola y su marido Graciliano Barreiros los recibían en la cala Barreiros, cerca de su preciosa casa en Sol de Mallorca, donde también los visitaban amigos, como Don Juan Carlos y Doña Sofía, entonces Príncipes de España –extraño título que no ha existido nunca en la pasada Historia de España- o la Infanta Doña Pilar que, con su desparpajo,  lo llamaba “el barco pirata de los Arespacochaga”, por su casco negro y velas rojas al viento.

      Marta Arespacochaga se casó con 22 años y ha tenido cinco hijos. Sabe ganarse la vida; es técnica de empresas y actividades turísticas, y ha dado cursos de protocolo y cocina, porque domina estas materias, pero el arte, la pintura y sobre todo el retrato de encargo es lo que le atrae y absorbe.

     Los destinos diplomáticos de su marido, el embajador Mazarambroz le han permitido conocer geografías diversas en Europa, Asia y África. Han sido 40 años de la Ceca a la Meca. Mauritania y todo el Magreb le fascinó. Los tuaregs, hombre azules del desierto que conocen a todas las estrellas por su nombre, le magnetizaron. Allí comió chuletas de camello a la brasa y vasos de té árabe.

            Sus ojos de pintora, quedaron atrapados por los matices de los distintos desiertos con el calor del día y el frío de la noche. Su pintura ha registrado estas impresiones y sensaciones, al igual que las escenas de polo, deporte que su hijo Miguel –su mano derecha en Informática- lleva a cabo en Austria o Asturias. Una de sus hijas vive en Viena, ciudad a la que la pintora vuela con periodicidad y de donde le surgen encargos. Su hijo Alejandro sigue la veta diplomática.

            Marta es inteligente y sabia, porque ha ido filtrando las ricas y complejas experiencias de su vida para alcanzar una plenitud como persona y com,o artista. Una mujer que sabe compartir cordialmente su palabra, su trato y su arte con los demás y eso la hace grande.

Más información

https://www.linkedin.com/in/marta-de-arespacochaga-a77ab140/?originalSubdomain=es

https://lamiradaactual.blogspot.com/search?q=RETRATO%3A+MAYTE++Spinola




 Felipe VI, retrato por Marta Arespacochaga
 "Cocos", por M. Arespacochaga


 "Desierto de Namibia", pintura de Marta Arespacochaga

Retrato por M. Arespacochaga

Condesa de Hohenems, retrato