viernes, 23 de agosto de 2019

La catedrática Carmen Magallón, Laurel de Plata en La Zubia. Granada



Carmen Magallón, catedrática de Física y Química


Carmen Valero Espinosa

            23/8/19 .- Madrid.- Carmen Magallón, a propuesta de Federico Mayor Zaragoza ( ex Secretario General de la UNESCO), ha recibido el LAUREL de PLATA, en La Zubia ( que viene del árabe ”Zúbya “ que significa “donde corre el agua”), localidad cercana a Granada. Este premio se da en una fiesta de poesía, en esta ocasión con poetas de América Latina ( Panamá y Argentina), España (intervino Charo Marín) y Túnez. Fue un acto muy hermoso y emotivo. El tema este año era PAZ y POESÍA.

            Carmen Magallón Portoles (Alcañiz, Teruel, 1951) una catedrática española de Física y Química  especializada en la historia de las mujeres en la ciencia, el análisis epistemológico del quehacer científico y las relaciones entre género, ciencia y cultura de paz. Desde el año 2003 es Directora de la Fundación Seminario de Investigación para la Paz y desde 2011 Presidenta de WILPF España (Liga Internacional de Mujeres por la Paz y a Libertad).


público en Zubia



-->

El escritor Daniel Múgica escribe el libro “Mr Smail. La aventura”, una saga épica, editada por Toromítico


-->



Julia Sáez-Angulo


            23/8/19 .- Madrid .- El escritor y director de cine Daniel Múgica ha escrito el libro Mr Smail. La aventura, una saga épica de literatura fantástica para jóvenes y adultos, con ilustraciones en color de Tina Fernández, publicada por la editorial Toromítico. La verdadera literatura es la fantástica, decía el escritor argentino Jorge Luis Borges y esta novela da cuenta de la gran imaginación de este autor para el género.

            Daniel Múgica (San Sebastián, 1967) es un escritor avezado en novelas con algunos títulos galardonados En los hilos del títere, premio Ateneo de Sevilla 1968; La dulzura, premio Jaén de novela 2018, amén de La mujer que faltaba (1993), La ciudad de abajo (1996), Corazón negro (1988)... y la serie juvenil que arranca con Alba y los cazadores de arañas (Anaya, 1995). Fue creador y guionista de La virtud del asesino (serie de RTVE, 1997). Es autor del largometraje Matar al Ángel (2003).

            El argumento de Mr Smail. La aventura versa sobre el esquimal Smile y su compañera Kesuk, junto a un equipo de amigos van a rescatar a los padres de Smile secuestrados en un planeta mágico, lo que conlleva u sinfín de aventuras y prodigios con personajes llenos de humor y valor hasta lo indecible. Una novela que se lee con placer, porque la escritura de Daniel Múgica es excelente y amena.




“Protocolo en la mesa y en la vida social”, libro de José Luis González Agüero






Julia Sáez-Angulo

            23/8/19 .- Madrid .- El protocolo es un tema que cada día interesa más. El buen saber hacer en bodas, bautizos, entierros, recibir en casa, modos de acudir a recepciones y fiestas es cada vez asunto más cuidado por los españoles sensatos que no quieren lo cotidiano, campechano o vulgar para relacionarse. Protocolo en la mesa y en la vida social es el libro de José Luis González Agüero, publicado por Visón Libros que ayuda y orienta en todos los casos.

            “Te reciben según te presentas, te despiden según te comportas”, dice el lema del libro, que actúa casi como subtítulo de mismo. Otras citas a comienzos del libro acogen los siguientes asertos: “Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro”, de Confucio. Anthelme Brillant-Savarin dejó dicho: Los animales se alimentan, el hombre come, solo el hombre con talento sabe comer”. “La embriaguez no cera los vicios, no hace más que ponerlos en evidencia”, advirtió Séneca.

            Ya está bastante asumido que a una boda no se debe ir vestida de blanco, por respetar el color habitual de la novia, ni de negro, que queda reservado para  funerales y entierros. La pamela es para la mañana de sol, pero no para una ceremonia de tarde y menos de noche; después del sol, pamela, fuera. La pintora y mecenas Mayte Spínola, maestra en el arte de recibir, dice que “nunca se debe caer en la ostentación”, como clave de la elegancia. Ya fenelón advirtió: “Huye de los elogios, pero trata de merecerlos”.

            El autor de Protocolo en la mesa y en la vida social quiere ofrecer un “manual de consulta que facilite la relación con los demás y educar si tienen esa responsabilidad. Para convivir en un grupo es imprescindible que existan unas normas de conducta, aceptadas y compartidas por todos, que garanticen la correcta y pacífica relación entre unos y otros. Esas normas son las buenas maneras, la cortesía y el saber estar”

            En la presentación de la obra José Luis González Agüero define el protocolo a un nivel puramente social como “conjunto de costumbres, usos y reglas, que a tenor de los cambios en la sociedad, regulan el comportamiento y las relaciones humanas para mejorar la calidad y la eficacia de nuestra acción personal, y en el último lugar, nuestra convivencia con los demás”. De manera sencilla y práctica sugiere las atenciones en la mesa y la vida social.

            El índice ofrece 158 reglas básicas al principio sobre saludos, presentaciones, invitaciones, visitas, atuendo, etiqueta, regalos, conversación, comunicación asertiva, en el tanatorio y las visitas a enfermos. Después habla de la decoración, la vajilla, cristalería, mantelería... Y los apartados de: en el restaurante, consejos útiles en la mesa, reuniones de cóctel, celebraciones, como u con qué maridar la cerveza, vinos, saludos, despedidas, guardarropa, poner las manos, iniciar una conversación, cordialidad, ceder el paso... Como diría san Josemaría Escriva: La primera norma de la caridad es una buena educación que muestre el respeto y amor al prójimo.

           

           


jueves, 22 de agosto de 2019

Las aguas en los Territorios del Quijote vistas por viajeros e hidrólogos. “Viajes del Agua IV”, por Francisco Armijo de Castro


-->




Julia Sáez-Angulo


            22/8/19 .- Madrid .-  Escribir sobre el agua, las aguas es hoy más necesario que nunca. Hay que estar atentos a las voraces empresas multinacionales, que las quiere comercializar en exclusiva como potables, algo que es de derecho común irrenunciable, pero que Gobiernos corruptos pueden entregarnos a ellas. Francisco Armijo de Castro ha escrito  Viajes de Agua IV. Las aguas en los Territorios del Quijote vistas por viajeros e hidrólogos, con ilustraciones del pintor aragonés Manuel Ramos Armijo, editado por la Asociación Cultural y Científica Iberoamericana, ACCI.

            El equipo de viajeros e hidrólogos ya ha publicado otros tres libros sobre aguas, especialmente sanadoras, que comenzó en los Pirineos aragoneses, siguió por los balnearios y manantiales de Granada y seguidamente, el tercero, recorrío el grandioso Desfiladero de la Hermida. El IV volumen se asocia al gran libro de Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, donde se describen manantiales, balnearios, caminos, ventas y viajeros a lo largo del tiempo. Seguir la pauta de la letra impresa era un reto que se ha superado con éxito. La Mancha es tierra de llanura y sol, pero también de aguas corrientes y subterráneas, como las lagunas de Ruidera, que ya se conocían y citaban el e siglo XIV y que Don Quijote habla de ellas antes del episodio de la Cueva de Montesinos.

            Entre los títulos de los capítulos del libro Viajes de Agua IV. Las aguas en los Territorios del Quijote vistas por viajeros e hidrólogos, se encuentran: Viajeros en la Mancha; Las rutas del Quijote, Viajeros siguiendo a Don Quijote, Las aguas en el Quijote, Ríos, lagos y aguas subterráneas, Batanes, Las fuentes,  o, Aguas sanadoras. Una bibliografía, un índice onomástico y otro toponímico enriquecen el libro.

            Con la dinámica de “leer para contarlo”, el autor nos va desgranando distintos puntos y aspectos de las aguas manchegas. Armijo de Castro reconoce que Viajes de Agua IV. Las aguas en los Territorios del Quijote vistas por viajeros e hidrólogos, es un libro de libros, junto a los comentarios de viajeros e hidrólogos que conocen el asunto y la situación.

            Algunos lugares de aguas en El Quijote están bien localizadas, otras como las de Sierra morena andaluza que señala el Hidalgo o tienen fácil localización y se han ido buscando.

            En suma, Viajes de Agua IV. Las aguas en los Territorios del Quijote vistas por viajeros e hidrólogos, es un libro rico en datos, curioso en enfoque y ameno en su seguimiento narrativo y topográfico, amén de literario.

miércoles, 21 de agosto de 2019

María Eugenia Martínez, presidenta de la Tertulia Ilustrada de Madrid, viajera y cosmopolita


-->

María Eugenia Martínez en Hoyo de Manzanares (2019)


Julia Sáez-Angulo
Foto Pablo Reviriego

            21/8/19 .- Madrid .- Tuvo interés en tomar el testigo de la tertulia que Consuelo Rubio Tovar clausuraba en 2003, la rebautizó, junto a un grupo de amigos, con el nombre de Tertulia Ilustrada, porque todos los asistentes son cultos, eruditos e ilustrados. Como una nueva y dieciochesca madame de Staël, María Eugenia Martínez ofreció su gran salón para reunirse en domingo, una vez al mes, con un formato de breve ponencia –algunos se prolongan con su ciencia- y coloquio, seguido de un ligero ágape para conversar bis a bis. Se han llegado a contar hasta 35 personas. Ella preside esta Tertulia, privada y por invitación, en la que se pautan los tiempos como en las recepciones diplomáticas, para que no se prolongue el encuentro más allá de las 9,30 horas.

            Por esta Tertulia Ilustrada pasan y han pasado escritores, artistas visuales, filósofos, científicos, diplomáticos, abogados, periodistas, cronistas de ciudad, sopranos, barítonos, cantantes de bolero, intérpretes de órgano o guitarra... Un sinfín de tipos preparados, avezados, bohemidos y hasta extravagantes. Todos ellos firman su paso en el libro de honor de la casa. En el salón de Madame Martínez lucen las antigüedades familiares de abanicos y mantillas, amén de las adquiridas por gusto, capricho y vanidad en las subastas, a las que es buena aficionada. Su gusto es ecléctico, desde un Madrazo o un Toral, a fanales cuzqueños o huacos peruanos. Algunas piezas se las hemos regalado los amigos. Desde su salón se divisa una vista tan amplia de Madrid, que ya la quisiera para sí un cuadro de Antonio López sobre la capital. Una pequeña foto de M. Eugenia vestida de toga, birrete y gola ilustra sobre su belleza juvenil y bella sonrisa.

            María Eugenia Martínez Gómez (Madrid, 1950) es bioquímica y durante años ha investigado sobre bromatología e ingesta de alimentación, lo que le llevó a los Estados Unidos con sus hijos Eduardo y Nuria, a los que adora con la misma pasión de abuela que a sus tres nietos, de ellos habla con gusto y orgullo, porque los sabe guapos y de buena genética. Viaja periódicamente a Londres para ver a dos de ellos y trae fotos para mostrar a los amigos, al tiempo que cuenta anécdotas de su gracia y progresos. Todavía recuerdo cuando en la boda de su hijo y, sin saber que estaba el micrófono abierto, M. Eugenia le pregunto después del sí quiero: Hijo, ¿eres feliz? Fue una pregunta entrañable que nos conmovió.

       Yo la conocí en Toledo en los años 90, porque ambas somos miembros de la Cofradía Internacional de Investigadores de la ciudad imperial. Juntas hemos desfilado con la toga en la procesión del Corpus Christi toledano, bajo un sol de justicia mitigado por los toldos anudados de balcón a balcón. Congeniamos y sin declaración formal alguna de tal, nos hicimos buenas amigas desde entonces. 

            Como los amigos todo lo comparten, María Eugenia comenzó a hacerme partícipe de su casa y sus amigos, a través de cumpleaños y cocidos mensuales con sabor a menta, que prepara o dirige como nadie. Los amigos la queremos a fondo y conocemos muy bien sus virtudes y debilidades. Admiramos su generosidad, despierta nuestro espíritu de protección y envidiamos su talla 42, que ahora anda por la 40, a base de suelas y caminatas por la capital de España. Es disciplinada y constante en este sano deporte de andar y dice que con él duerme en la noche casi como una bebé.

            Viajera cosmopolita y globe-troter siempre acaba de llegar de un país o está dispuesta a viajar a una u otra ciudad. Por ella sabemos que en realidad siguen existiendo el Perú, México, Tailandia, Finlandia, Moscú, Berlín, Viena, Londres, o Bélgica, por citar solo lo más reciente de sus escapadas, por supuesto siempre revisitado en varias ocasiones por la viajera. Su próximo objetivo es Lisboa, por quinta o sexta vez. Antes viajaba un poco como los japoneses, recorriendo ciudades y pueblos por horas, pero ya prefiere hacer pie en una ciudad y explorarla a fondo.
            Melómana de música clásica, cuenta con un abono anual al Auditorio, que  veces comparte con amigos, cuando sus viajes le impiden acudir a escuchar los conciertos.

            Hoyo de Manzanares ha sido su lugar de descanso y veraneo de toda la vida, porque allí lo hacían varios miembros de su familia. Sus padres tenía una amplia casa con jardín, que María Eugenia también nos ha hecho disfrutar a sus amigos. Cuenta M. Eugenia con nostalgia las muchas películas del oeste que se ha visto junto a su padre en la tele, después de almorzar con él. A veces los dos se quedaban dormidos. Cuando le faltó su progenitor sufrió un luto profundo que tratamos de consolar los amigos. La presidenta de la Tertulia Ilustrada sigue pasando tres meses del verano en Hoyo de Manzanares, porque necesita ese paisaje y pulmón de peñascales del pueblo serrano madrileño. Es una cuestión de fidelidad y querencia a la tradición familiar y al lugar. Sigue citándonos allí a los amigos.

            Cuando alguien de su equipo dice que son muchos años de Tertulia Ilustrada, ella replica que está dispuesta a presidirla hasta el final de los tiempos. Asistentes (la crema de la crema) no faltan y todos rinden pleitesía con cariño a la anfitriona. La veneran como a una diosa.


M. Eugenia, en segundo plano, junto a la ponente de la Tertulia, M. Antonia Sánchez de León