miércoles, 2 de noviembre de 2011

El Tesoro léxico canario-americano, Premio Real Academia Española

L.M.A.




El Premio Real Academia Española (RAE), en su edición correspondiente a 2011, ha sido concedido a Cristóbal Corrales y Dolores Corbella por su obra Tesoro léxico canario-americano, obra editada en 2010 por el Cabildo de Gran Canaria. Su candidatura fue presentada por los académicos Gregorio Salvador, Francisco Rodríguez Adrados y Salvador Gutiérrez Ordóñez.


El acta del jurado que ha otorgado el galardón, presidido por el director de la RAE José Manuel Blecua, “considera este libro una aportación muy valiosa para el conocimiento de las interrelaciones del español atlántico”.


Tal como se indica en la introducción del Tesoro léxico canario-americano, “el proceso de interacción canario-americano fue muy profundo” y “afectó a todos los ámbitos sociales y culturales; la lengua no ha quedado fuera de este continuo ir y venir, de tal manera que la fonética, el ‘deje’, determinados rasgos morfológicos y buena parte del vocabulario, son, en gran medida, un avance de lo que se va a encontrar más allá del Océano”.


El premio, dotado con 25 000 euros y una medalla conmemorativa, le será entregado al ganador en el acto de celebración del Día de la Fundación pro Real Academia Española, en fecha aún no fijada.


domingo, 30 de octubre de 2011

Luis Siret




M. Dolores Gallardo López

El municipio almeriense de Cuevas de Almanzora, cercano a la región murciana, alcanzó notable prosperidad en el XIX y comienzos del XX; allí está la pequeña Sierra Almagrera (8,5 Kms de largo por unos tres de ancho, Tenerife se llama su pico más alto: 366 mts de altitud), una de las principales explotaciones argentíferas de España durante el XIX.
Sierra almagrera tenía dos yacimientos diferentes: el de Herrerías y el de galena argentífera.

En el siglo XIX se descubrió un nuevo filón, llamado “el Jaroso”, eso llevó a una gran eclosión de la minería de la zona y a que se concedieran gran número de contratas a lo largo de toda Sierra Almagrera.

Dado que al perforar 25 mtrs de profundidad ya aparecía agua, era absolutamente necesario un sistema eficiente de desagüe de las minas: con adecuado sistema de bombeo se consiguió descender hasta 177 mtrs. El joven ingeniero belga Enrique Siret fue contratado para el desagüe del ya mencionado Jaroso.

Enrique Siret se había licenciado como ingeniero en Lovaina en 1878 y ese mismo año fue contratado y marchó a la localidad almeriense de Cuevas de Almanzora. Años después consiguió las obras para la conducción del agua potable a la villa de Cuevas de Almanzora.

Enrique tenía un hermano menor, Luís Siret (1860). Enrique, ya asentado en Cuevas, propició el contrato de Luís, recién licenciado como Ingeniero de Minas.
Enrique y Luís eran hijos de Adolfo un alto funcionario belga aficionado al arte y a la arqueología. Como suele, suceder el ambiente doméstico influyó en las aficiones y en el interés de los dos hermanos por los restos arqueológicos.
Luis había nacido el 26 de agosto de 1.869, estudió Ingeniería de Minas y obtuvo el título en 1.880, cuando contaba con 21 años. Por intermediación de su hermano Enrique, como ha quedado dicho, fue contratado para trabajar en Sierra Almagrera. Ese hecho decidió su destino y lo ha hecho ingresar en la en la Historia de la Cultura.

Así llegó Luís Siret a Cuevas de Almanzora, donde vivió varios años. Después, por motivos de trabajo, de instaló definitivamente en Las Herrerías, perteneciente también al término municipal de Cuevas, pero más cercana a la costa (a unos cinco kms de las playas de Villaricos, una de las cuales se llama en la actualidad “playa de Luís Siret”).
Durante los primeros siete años de estancia en Cuevas Enrique y Luís, al margen de su trabajo, mandaron hacer excavaciones arqueológicas y estudiaron lo que iban encontrando.

Estos estudios cristalizaron en su primera obra: En 1887 los hermanos Siret publicaron conjuntamente en Amberes, en lengua francesa –recordar que eran belgas- el resultado de sus excavaciones con el título Las primeras edades del metal en el Sudeste de España (Les premiers âges du métal dans le Sud-Est de l'Espagne).

Esta obra constaba de dos volúmenes, uno de texto y otro de láminas en las que Luis Siret había dibujado con gran habilidad unos ocho mil objetos, así como los planos y vistas de los yacimientos que habían excavado. Se mostraban hallazgos obtenidos en las excavaciones de yacimientos del sureste peninsular de España, principalmente en la franja costera de Murcia y Almería. Esta primera edición fue de de sólo 100 ejemplares. Su importancia cultural sobrepasa el ámbito de la arqueología.

El mismo año de su publicación la obra recibió la medalla de oro en la exposición universal de Toulouse; también ese mismo año recibió en Cataluña el premio Martorell. Para agradecer este premio los hermanos Siret en 1888 donaron al Museo Martorell un conjunto de obras que actualmente forma parte de la colección argárica del Museo de Arqueología de Cataluña (colección estudiada entre otros por L. Andrúgar Martínez en el año 2006); al año siguiente la obra ganó en Barcelona otra medalla de oro.
También en Barcelona, en 1890, la obra de los dos hermanos fue impresa por primera vez en español: Las primeras edades del metal en el Sudeste de España.
Los sorprendentes hallazgos de Enrique y Luís representaron un gran paso en el estudio de la prehistoria en la provincia de Almería y, en general, en el sureste de la Península Ibérica.

Enrique regresó a Bélgica. Luís vivió en España hasta su muerte en 1934 y es considerado el "padre" de la arqueología del sudeste español. Fue una figura importantísima de la arqueología de finales del siglo XIX y primer tercio del XX. Pasó cincuenta años dedicado a la investigación en los yacimientos prehistóricos.

Tras la marcha de su hermano, Luís se apoyó en colaboradores como Pedro Flores, Juan Cuadrado y Federico Motos. Todos ellos almerienses.
Pedro Flores era natural de Antas, donde está ubicado el yacimiento llamado El Argal. Fue su capataz, su hombre de confianza y el autor material de muchas de las excavaciones, entre ellas la de los yacimientos de Villaricos (ubicado en el término municipal de Cuevas de Almanzora), el Almizaraque-(situado al pie de Sierra Almagrera y descubierto por Siret en 1906) y la necróplis y el poblado de Los Millares (Santa Fe de Mondujar, descubierto 1981).

Juan Cuadrado nació en la localidad de Vera y Federico de Motos en Vélez Blanco. Ambos además de discípulos, fueron amigos de Luís Siret.

A lo largo de casi cincuenta años Luis Siret compaginó su trabajo con su pasión por las excavaciones: los seis primeros años con ayuda de su hermano, después –como ha quedado dicho- con sus colaboradores, especialmente Pedro Flores, su excavador.

Luís Siret investigó:
1.- Yacimientos paleolíticos, neolíticos y calcolíticos en numerosos lugares de la provincia de Almería: Fuente Alamo, Fuente Bermeja, Lugarico Viejo, Gatas, El Oficio, Cuartillas, Fonelas, Zájara, Ifre, Parazuelos, Zapata, La Pernera, Almizaraque, El Argar y La Gerundia, El Gárcel, Los Millares;
2- Varias cuevas -cueva Perneras, cueva de los Toyos, etc.-
3.- También un yacimiento de la época de las colonizaciones púnica y romana, con numerosas tumbas (Villaricos, a orillas del mar).

A él se debe el conocimiento internacional de la Cultura de Los Millares y la Cultura argárica. Ambas culturas están hoy día magnífica y novedosamente expuestas en el actual Museo Arqueológico de Almería o simplemente Museo de Almería, como es habitualmente conocido en la zona.

Debido al esfuerzo de Luís Siret Almería fue conocida internacionalmente en el ámbito de la arqueología. Muestras de su trabajo fueron expuestas en la Exposición universal de París de 1889 y en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929.

DONACIÓN Y MUERTE Luís Siret murió el 7 de agosto de 1934 - de pulmonía, según dicen- en su casa de Las Herrerías. Actualmente sus restos reposan junto a su esposa, Magdalena Belpaire de Siret (muerta del parto de su segundo hijo cuando contaba 28 años de edad), en la localidad murciana de Águilas.
Había donado al Estado Español la mayor parte de su colección de materiales y documentos de las diferentes excavaciones con el deseo de que una parte permanecieran en Almería, que por el momento no tenía lugar adecuado donde conservarlos. La donación pasó a los fondos del Museo arqueológico Nacional de Madrid.

El 28 de marzo de 1.934 se firmó el Decreto en el que se creaba el Museo Arqueológico Provincial de Almería, cuyo primer director fue Juan Cuadrado, uno de los colaboradoes y discípulos de Siret. Sin embargo el deseo de L. Siret no se cumplió. No fue enviada a Almería ninguna pieza. Las piezas de Siret que actualmente pueden verse en la planta primera del nuevo Museo de Almería conforman un depósito del Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

La espléndida colección Siret está actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y algo en el Museo de Almería. Dado que tras la publicación del primer libro de los hermanos Siret los grandes museos europeos se interesaron por adquirir objetos extraídos de las excavaciones del sureste de la península, hay importantes colecciones en otros museos del mundo (en el mencionado más Museo Arqueológico de Cataluña, en Bruselas, Londres, Berlín, etc.).

RECONOCIMIENTO DE ANDALUCIA.

Andalucía actualmente reconoce lo que debe a Luís Siret. No en vano lo que algunos llaman “el modelo andaluz de arqueología" -que empezó a funcionar a mediados de los 80 del pasado siglo XX, tras el traspaso de competencias en materia de Patrimonio desde el Gobierno central a la Comunidad autónoma- nació con los hermanos Siret y continuó con Luís y sus colaboradores almerienses.

El Memorial Luis Siret

En junio de 1984, cincuenta años después de la muerte de L. Siret, se celebró en el salón de plenos del ayuntamiento de Cuevas de Almanzora (Almería) un congreso-homenaje a su memoria, en él se reconoció al ingeniero belga como precursor de la investigación de la Prehistórica en Andalucía.
Más recientemente en 2009, en el 75 aniversario de la muerte de L. Siret y 25 años después del Congreso-Homenaje del 1984, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía organizó el Memorial Luís Siret.

El Acto Institucional del Memorial tuvo lugar 1 de julio de 2009 en el Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora. Intervinieron el alcalde de Cuevas del Almanzora, Jesús Caicedo Bernabé, la Delegada Provincial de Cultura de Almería, Yolanda Callejón Maldonado, Margarita Sánchez Romero, presidenta del Comité Científico del Memorial Luis Siret, y Fernando Molina González, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Granada.

Entre los eventos organizado dentro del Memorial Luis Siret:

1) El 25 de septiembre del 2010, fue presentada la restauración de la obra Les Premiers ages du metal dans le sud-est de L'Espagne de los hermanos Siret, editada en Amberes en 1887. La restauraciónha sido realizada por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH). Esta obra, como hemos visto más arriba, fue el primer trabajo publicado por los hermanos Siret, causó gran impacto en la ciencia arqueológica internacional de su tiempo y se convirtió en la clave para el conocimiento del patrimonio arqueológico andaluz. Su restauración ha permitido la puesta al día de las investigaciones sobre la primera obra de los hermanos Siret.

2) Como colofón al Memorial, la Junta de Andalucía decidió organizar una gran exposición sobre la obra y vida de Luis Siret para este año (2011) en el Museo de Almería. Hasta el momento en que escribo estas líneas –finales de agosto- dicha exposición no ha tenido lugar. Puesta al habla con la actual directora del Museo, Dña Ana D. Navarro Ortega, parece que existen algunas dificultades para que finalmente pueda llevarse a cabo.

El premio Luis Siret
Finalmente en este recuerdo andaluz a L. Siret, indicar que el 1 de diciembre el pasado 2010, el Instituto de Estudios Almerienses, con el patrocino de la Real Academia de la Historia, ha creado el Premio de Prehistoria y Arqueología de la Península Ibérica Luis Siret, cuya primera convocatoria ha tenido lugar este 2011.