viernes, 10 de septiembre de 2010

Fotos históricas manipuladas por comentarios inadecuados del comisario



Imágenes de un siglo en España: una mirada
a la historia y la vida cotidiana
Comisario: Alfonso Armada
Real Jardín Botánico. Madrid
Del 10 de septiembre al 1 de noviembre


Julia Sáez-Angulo

Imágenes de un siglo en España: una mirada a la historia y la vida cotidiana, es la exposición organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), que se presenta en el Real Jardín Botánico de Madrid donde se podrá ver hasta el próximo mes de noviembre

La Agencia EFE colabora en esta exposición que reúne un centenar de fotografías que muestran la historia reciente de nuestro país, de los hechos que constituyen el siglo XX y las primeras estribaciones del XXI, así como de sus figuras más representativas intercaladas con estampas de la vida cotidiana.

Los 114 años que han pasado entre la primera y la última de las fotografías recogidas son reflejo del tiempo transcurrido y de los profundos cambios que ha vivido España durante ese periodo, en el que se pasó del sueño colonial a la globalización, de la marginación y del aislamiento a la integración en Europa.

Fotos interesantes, lástima que estén teñidas en sus títulos y comentarios por las gracietas tontas, sesgadas y a veces estúpidas del comisario. A la historia le va el rigor y la historia reciente se aviene mal con lo graciosillo y bobalicón, que no hace gracia y desvirtúa el espíritu de unas imágenes que hablan por sí mismas y que conviene dejar al espectador su propia interpretación y no embucharle la ajena. Siento tener que decir esto del comisario periodista y por tanto colega. En la Escuela de Periodismo se enseña lo “perro no come carne de perro”, pero a veces no hay más remedio.

El humor, cuando no es bueno, resulta patético, es decir “no humor”, algo que no se aviene bien con una exposición organizada por una Sociedad y Agencia Estatales. “¿Qué te parecen los comentarios?” era la pregunta habitual de informadores y de los mismos organizadores. “Van a herir sentimientos ajenos” o “cretinos ó estomagantes”, fueron algunos de los adjetivos puestos. La pregunta llevaba ya implícita la opinión y la respuesta. ¡Penoso! Los comentarios forman parte demasiado evidente y protagonista de la muestra.

Hay fotos sobre la familia real, sobre la guerra civil, sobre los niños deportados, sobre Franco, sobre la posguerra, sobre la Transición Política de 1975-82, sobre el muro de Berlín, la guerra de Yugoslavia, el “Prestige”, la “movida” madrileña, el 23 F, el destape, los Juegos Olímpicos, el terrorismo de ETA y sus consecuencias… Un recorrido vital para muchos de los visitantes.

EFE, quince millones de documentos gráficos

La muestra acaba de exponerse en la ciudad de Vitoria y será itinerante por otras ciudades españolas. Un catálogo con textos de Gervasio Sánchez, premio Nacional de Fotografía 2009 y el comisario habla sobre los contenidos.

El archivo fotográfico de EFE cuenta con quince millones de documentos gráficos y al frente del mismo se encuentra la periodista Concha Tejedor, presente en la inauguración. Hemos visto exposiciones de sus fondos mejor planteadas que ésta. Todavía recordamos la de “Mujeres en la historia y en la moda” en el Círculo de Bellas Artes de hace unos años.

La exposición Imágenes de un siglo en España: una mirada a la historia y la vida cotidiana está montada en grandes planchas metálicas al aire libre y ocupa el sendero central y principal del Jardín Botánico.




Septiembre, mes de la Biblia en la celebración de los cristianos




Julia Sáez-Angulo


En medio de las amenazas de grupos norteamericanos protestantes de quemar el Corán en la dolorosa fecha del 11 de septiembre para los Estados Unidos, los cristianos de pro recuerdan que la Biblia, el libro más leído del mundo, tiene un mes de estudio y celebración especial, al tiempo que el Papa Benedicto XVI hace un llamamiento contra la barbarie de quema del Corán por parte de algunos evangélicos radicales.

El mismo Pontífice romano ha hecho un llamamiento a favor de la mujer iraní adúltera, que “espera” ser dilapidada al terminar el actual mes de Ramadán. El Papa no ha hecho otra cosa que recordar la doctrina de amor de Cristo el Maestro ante el adulterio: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

El presidente libio Mwamar El Gadafi debiera aprender de la actitud de respeto, en relación con los cristianos, en lugar de hacer sus extemporáneas declaraciones en visita oficial en Roma, a través de una patética convocatoria de mujeres modelos de agencia, previo pago a la misma, para enviar de modo mediático al mundo el mensaje de que el Islam es lo más conveniente para las mujeres. Nadie le ha creído y solo ha despertado hilaridad internacional.

Una fecha historia para los cristianos españoles

El mes de septiembre es el mes de la Biblia porque en un día 26 de septiembre de 1569, se termina de imprimir totalmente la Biblia en español llamada “Biblia del Oso”. Fue traducida por Casiodoro de Reina. En esa oportunidad salieron 260 ejemplares en Basilea, Suiza. De ese acontecimiento hace ya 441 años. La tapa de esta Biblia tiene un oso comiendo miel de un panal, por esa razón se le llama “Biblia del oso” . La editorial Verbo Divino incide con fuerza en esta celebración desde sus publicaciones y actos.

Durante todo el mes de septiembre, la Iglesia Católica celebra el mes de la Biblia con la intención es que en todas las comunidades cristianas, se desarrollen algunas actividades que permitan acercarse mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

Compuesta de Antiguo y Nuevo Testamento, la Biblia, consta de 73 libros, de los que 46 conforman el Antiguo Testamento y 27 el Nuevo. Cuando en su día preguntaron a Golda Mair si creía en la Biblia, ella respondió que la Biblia narraba la historia de su pueblo judío.

Para los cristianos, la Biblia, traducida a más de dos mil idiomas, constituye la Historia de la Salvación del Pueblo de Dios, y responde al cumplimiento de la promesa de Dios en el Génesis, después del pecado original. Promesa que se renueva con Abraham, Moisés y finalmente con el mismo Cristo. El último libro de la Biblia es el Apocalipsis de San Juan evangelista, libro profético de difícil interpretación literal.

.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

José Federico de Carvajal, autor y protagonista de “El conspirador galante”



"El conspirador galante”
José Federico de Carvajal
Editorial Planeta
Barcelona, 2010 (342 pags)





Julia Sáez-Angulo


Fue presidente del Senado en España durante dos legislaturas y, según el libro de sus memorias, El conspirador galante, publicado en la editorial Planeta, gracias él no saltó el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, en mil pedazos como le sucedió al partido comunista de España.

José Federico de Carvajal (Málaga, 1930), abogado, fue uno de los militantes del PSOE más comprometidos durante el franquismo al defender inculpados en consejos de guerra y en el temido Tribunal de Orden Público (TOP).

Activo en la conducción del PSOE, participó en el congreso turbulento de 1979 que reafirmó a Felipe González como líder y se consumó la renuncia al marxismo, lo que acabó llevando al partido al poder en 1982.

El libro cuenta con un prólogo de Alfonso Guerra en el que dice que “el autor nos convence cuando afirma que su paso por la política es más debido a las circunstancias que a la vocación, pues la suya fue siempre la abogacía, y es de esta de donde José Federico extrae la norma para su vida política”.

Los capítulos de libro hablan de Federico de Carvajal como socialista en la clandestinidad en tiempos de la dictadura; en las Togas para la democracia; Frente a los tribunales de Régimen; Embajador en el Este; Munich, el entierro de la guerra civil; Isidoro conquista el PSOE, Objetivo: salvar al PSOE; presidente del Senado y Ministra sin cartera.


Acoso mediático a Helena Boyra y a su matrimonio

Entre medias, comenta el papel de dos senadores como mosén Xirinachs o Camilo José Cela. Habla del Rey, de Tierno Galván, de Pablo Castellano y su caída; de Martín Villa y Carrillo; del presidente Adolfo Suárez; de la caída de Llopis; de Ceaucescu, de Videla en Argentina, de la corte de Hassan II…

También aborda el acoso mediático sobre su matrimonio y su esposa, la letrada en Cortes Helena Boyra, treinta años más joven que él, con la que tiene dos hijas, además de los tres hijos de un anterior matrimonio, capítulo al que se dedican bastantes fotos.

“Muchas veces he pensado que lo nuestro era una locura, pero no me he arrepentido de ello jamás”, declaró J. F. Carvajal durante su reciente 80 cumpleaños. Fue de los primeros socialistas que al llegar al poder cambiaron de las llamadas "tres c": coche, casa y consorte.

Carvajal tiene fama de “bon vivant”, de gustar de los buenos vinos, de vestir elegante, de jugar a ruleta en Biarritz… una contradicción para algunos y algo sólo aparente para los socialistas que estiman que el capitalismo es la solución "que hay" para los ciudadanos. Su tradición familiar ha sido siempre republicana.

Fue testigo de boda del escritor Camilo José Cela con Marina Castaño; ambos compartían la circunstancia de casarse con mujeres mucho más jóvenes, atraídas por su personalidad y situación. Hay fotos en el libro que avalan este hecho.










Exposición sobre el compositor Augusto Bárcena y Saracho en la Diputación de Pontevedra



Augusto Bárcena y Saracho (Vigo, 1883 – Madrid, 1977)
Exposición artística y documental
Diputación de Pontevedra
c/ Padre Amoedo, 1
Del 15 de septiembre al 15 de octubre de 2010






Augusto Bárcena Saracho



Julia Sáez-Angulo


El compositor musical Augusto Bárcena y Saracho (Vigo, 1883 – Madrid, 1977) es objeto de una exposición organizada por la Diputación de Pontevedra, con motivo de la publicación de un libro sobre la figura artística del maestro vigués, del que es autor el profesor universitario Luís Costa Vázquez, titulado “Augusto Bárcena y Saracho, compositor musical 1883-1977”.

La exposición comprende numerosas partituras originales del compositor, así como fotografías, cuadros, títulos y objetos artísticos y personales, que evocan la figura y ambiente en que se desarrolló la vida del maestro Bárcena y Saracho.

Entre las piezas más notables se encuentran algunos de sus retratos, así como el metrónomo, busto de Wagner y piano francés junto a los que compuso e interpretó su obra. El comisario de la muestra es el intérprete de música Oscar Ibáñez.

Las piezas proceden del denominado “Legado Augusto Bárcena y Saracho”, donado por su hijo José Manuel Bárcena y Guzmán (Barcelona, 1920 – El Escorial, 2008), periodista de la agencia EFE, y formalizado jurídicamente por Julia Sáez Angulo. El inventario de piezas donadas alcanza más de 500.

Cuatro apartados generacionales


Piano de Augusto Bárcena Saracho


La exposición, dividida en cuatro apartados, abarca la historia de la familia Bárcena y Saracho en Galicia, con una primera sala dedicada a la figura emprendedora del prohombre de negocios Augusto Bárcena Franco (Vigo 1839-1910), conde de Casa Bárcena y vicecónsul de Noruega en Vigo, padre del compositor.

La segunda sala se dedica a María del Carmen Saracho y Spínola (Pontevedra 1865 - Madrid 1938), ilustre dama que fundó en Vigo los llamados Jueves Eucarísticos (1907), práctica piadosa que pronto se extendió por toda España. Junto a ella, su hija Margarita Bárcena (Vigo 1887 - Madrid 1919), que murió joven y dejó escritos algunos libros de poesía. El maestro Augusto Bárcena dedicó algunas composiciones musicales a ambas mujeres, madre y hermana respectivamente.

La tercera sala es la fundamental dedicada al compositor Augusto Bárcena y Saracho con sus partituras musicales, títulos, libros, documentos, correspondencia con otros compositores o músicos como Alfonso Piñón, Mónico García de la Parra, Padre Sánchez, Burgés, Julián Palanca, Ignacio Alberdi... así como diversas fotografías, cuadros y objetos personales de gran poder evocador.

Por último, la cuarta sala es un recorrido, principalmente fotográfico, de los ricos álbumes que guardaba la familia Bárcena Saracho en sus archivos –hoy en los fondos de la Diputación de Pontevedra-, que ofrece una representación fiel de una serie de personajes históricos, los condes de Casa Bárcena, hijos, nietos y allegados en torno a la figura del compositor. Un elocuente friso de imágenes que hablan de hombres y mujeres que nacieron o llevaron a cabo su vida fundamentalmente en Vigo y Pontevedra.

El maestro Bárcena Saracho amaba la música clásica por encima de todo. Una de sus mejores composiciones fue Os Promontorios. Compuso diversas gavotas y piezas de música ligera sobre los diversos ritmos de moda en su momento: fox-trot, Simmy –la música del cine sonoro le interesaba mucho-, pasodobles, vals, marchas militares y de procesión, canciones sacras y otros.






Augusto Bárcena y Saracho
(Vigo, 1883 – Madrid, 1977)
Exposición artística y documental
Diputación de Pontevedra
c/ Padre Amoedo, 1
Del 15 de septiembre al 15 de octubre de 2010






El compositor musical Augusto Bárcena y Saracho (Vigo, 1883 – Madrid, 1977) es objeto de una exposición organizada por la Diputación de Pontevedra, con motivo de la publicación de un libro sobre la figura artística del maestro vigués, del que es autor el profesor universitario Luís Costa Vázquez, titulado “Augusto Bárcena y Saracho, compositor musical 1883-1996”.

La exposición comprende numerosas partituras originales del compositor, así como fotografías, cuadros, títulos y objetos artísticos y personales, que evocan la figura y ambiente en que se desarrolló la vida del maestro Bárcena y Saracho.

Entre las piezas más notables se encuentran algunos de sus retratos, así como el metrónomo, busto de Wagner y piano francés junto a los que compuso e interpretó su obra. El comisario de la muestra es el intérprete de música Oscar Ibáñez.

Las piezas proceden del denominado “Legado Augusto Bárcena y Saracho”, donado por su hijo José Manuel Bárcena y Guzmán (Barcelona, 1920 – El Escorial, 2008), periodista de la agencia EFE, y formalizado jurídicamente por Julia Sáez Angulo. El inventario de piezas donadas alcanza más de 500.

Cuatro apartados generacionales
Oscar Ibáñez ante el piano de Augusto Bárcena Saracho
La exposición, dividida en cuatro apartados, abarca la historia de la familia Bárcena y Saracho en Galicia, con una primera sala dedicada a la figura emprendedora del prohombre de negocios Augusto Bárcena Franco (Vigo 1839-1910), conde de Casa Bárcena y vicecónsul de Noruega en Vigo, padre del compositor.

La segunda sala se dedica a María del Carmen Saracho y Spínola (Pontevedra 1865 - Madrid 1938), ilustre dama que fundó en Vigo los llamados Jueves Eucarísticos (1907), práctica piadosa que pronto se extendió por toda España. Junto a ella, su hija Margarita Bárcena (Vigo 1887 - Madrid 1919), que murió joven y dejó escritos algunos libros de poesía. El maestro Augusto Bárcena dedicó algunas composiciones musicales a ambas mujeres, madre y hermana respectivamente.

La tercera sala es la fundamental dedicada al compositor Augusto Bárcena y Saracho con sus partituras musicales, títulos, libros, documentos, correspondencia con otros compositores o músicos como Alfonso Piñón, Mónico García de la Parra, Padre Sánchez, Burgés, Julián Palanca, Ignacio Alberdi... así como diversas fotografías, cuadros y objetos personales de gran poder evocador.

Por último, la cuarta sala es un recorrido, principalmente fotográfico, de los ricos álbumes que guardaba la familia Bárcena Saracho en sus archivos –hoy en los fondos de la Diputación de Pontevedra-, que ofrece una representación fiel de una serie de personajes históricos, los condes de Casa Bárcena, hijos, nietos y allegados en torno a la figura del compositor. Un elocuente friso de imágenes que hablan de hombres y mujeres que nacieron o llevaron a cabo su vida fundamentalmente en Vigo y Pontevedra.

El maestro Bárcena Saracho amaba la música clásica por encima de todo. Una de sus mejores composiciones fue Os Promontorios. Compuso diversas gavotas y piezas de música ligera sobre los diversos ritmos de moda en su momento: fox-trot, Simmy –la música del cine sonoro le interesaba mucho-, pasodobles, vals, marchas militares y de procesión, canciones sacras y otros.


Augusto Bárcena y Saracho
(Vigo, 1883 – Madrid, 1977)
Exposición artística y documental
Diputación de Pontevedra
c/ Padre Amoedo, 1
Del 15 de septiembre al 15 de octubre de 2010






El compositor musical Augusto Bárcena y Saracho (Vigo, 1883 – Madrid, 1977) es objeto de una exposición organizada por la Diputación de Pontevedra, con motivo de la publicación de un libro sobre la figura artística del maestro vigués, del que es autor el profesor universitario Luís Costa Vázquez, titulado “Augusto Bárcena y Saracho, compositor musical 1883-1996”.

La exposición comprende numerosas partituras originales del compositor, así como fotografías, cuadros, títulos y objetos artísticos y personales, que evocan la figura y ambiente en que se desarrolló la vida del maestro Bárcena y Saracho.

Entre las piezas más notables se encuentran algunos de sus retratos, así como el metrónomo, busto de Wagner y piano francés junto a los que compuso e interpretó su obra. El comisario de la muestra es el intérprete de música Oscar Ibáñez.

Las piezas proceden del denominado “Legado Augusto Bárcena y Saracho”, donado por su hijo José Manuel Bárcena y Guzmán (Barcelona, 1920 – El Escorial, 2008), periodista de la agencia EFE, y formalizado jurídicamente por Julia Sáez Angulo. El inventario de piezas donadas alcanza más de 500.

Cuatro apartados generacionales

La exposición, dividida en cuatro apartados, abarca la historia de la familia Bárcena y Saracho en Galicia, con una primera sala dedicada a la figura emprendedora del prohombre de negocios Augusto Bárcena Franco (Vigo 1839-1910), conde de Casa Bárcena y vicecónsul de Noruega en Vigo, padre del compositor.

La segunda sala se dedica a María del Carmen Saracho y Spínola (Pontevedra 1865 - Madrid 1938), ilustre dama que fundó en Vigo los llamados Jueves Eucarísticos (1907), práctica piadosa que pronto se extendió por toda España. Junto a ella, su hija Margarita Bárcena (Vigo 1887 - Madrid 1919), que murió joven y dejó escritos algunos libros de poesía. El maestro Augusto Bárcena dedicó algunas composiciones musicales a ambas mujeres, madre y hermana respectivamente.

La tercera sala es la fundamental dedicada al compositor Augusto Bárcena y Saracho con sus partituras musicales, títulos, libros, documentos, correspondencia con otros compositores o músicos como Alfonso Piñón, Mónico García de la Parra, Padre Sánchez, Burgés, Julián Palanca, Ignacio Alberdi... así como diversas fotografías, cuadros y objetos personales de gran poder evocador.

Por último, la cuarta sala es un recorrido, principalmente fotográfico, de los ricos álbumes que guardaba la familia Bárcena Saracho en sus archivos –hoy en los fondos de la Diputación de Pontevedra-, que ofrece una representación fiel de una serie de personajes históricos, los condes de Casa Bárcena, hijos, nietos y allegados en torno a la figura del compositor. Un elocuente friso de imágenes que hablan de hombres y mujeres que nacieron o llevaron a cabo su vida fundamentalmente en Vigo y Pontevedra.

El maestro Bárcena Saracho amaba la música clásica por encima de todo. Una de sus mejores composiciones fue Os Promontorios. Compuso diversas gavotas y piezas de música ligera sobre los diversos ritmos de moda en su momento: fox-trot, Simmy –la música del cine sonoro le interesaba mucho-, pasodobles, vals, marchas militares y de procesión, canciones sacras y otros.