viernes, 3 de abril de 2015

Antonio Alvarado expone “CODIGO-IMAGEN-SONIDO” en Móstoles




Del 7 al 24 de abril de 2015
Inauguración: 9 de abril a las 19:30 horas
C.S.C. Joan Miró C/ París. 5. Móstoles.
91 645 52 92 / 17 21


L.M.A.


3/4/15.- El próximo día 9 de abril Antonio Alvarado inaugura la exposición: CÓDIGO ~ IMAGEN ~ SONIDO  en el Centro Joan Miró de Móstoles (Madrid)

En el presente proyecto parte del trabajo el autor lleva trabajando con los ordenadores y la electrónica durante los últimos veinte años.

“Durante este tiempo mi trabajo se ha movido por dos caminos, uno de ellos sigue unido a la plástica y realiza obras que materializadas mediante técnicas y herramientas electrónicas”, explica Antonio Alvarado.

“El segundo camino se desarrolla mas dentro de la investigación electrónica y en el la plástica adquiere una dimensión secundaria”.

Durante la inauguración el 9 de abril a la(s) 19:30 horas se desarrollara una performance de la Dj María Zozaya. 


Más información



Presentación del libro “Dulcinea, Flor de ocho pétalos” en la galería Domus Artis de El Toboso




Galería Domus Artis. El Toboso


L.M.A.


El libro Dulcinea, Flor de ocho pétalos, en el que participan una veintena de poetas y de ilustradoras, será presentado el viernes, 24 de abril, a las 19 horas en la sala de exposiciones Domus Artis de El Toboso (Toledo). El libro, publicado con pastas duras, ha sido editado por el Ayuntamiento de la localidad y en la presentación estarán presentes el alcalde, Marciano Ortega, la coordinadora del libro Julia Sáez-Angulo, así como numerosas poetas y pintoras.

Dulcinea, Flor de ocho pétalos se presentará más adelante en Madrid, Toledo y Dublín.

La galería Domus Artis, dirigida por Juan Alfonso García Donas, expondrá en sus respectivos  cuadros los dibujos originales de las ilustraciones, que estarán a la venta.

Entre las poetas participantes: Clara Janés. Carmen de Silva, Nuria de Cos, Juana Mari Herce, Berta García Pérez, Carmina Martínez Remis, María Montes, Teresa Marcilla, Julia Herrera, Elsa L. di Santo, Natividad Cepeda, Rosario de la Cueva, Mar Capitán, Pilar Aroca, Amparo Ruiz Luján, Inmaculada Lara, Margarita Gómez García…

Entre las ilustradoras: Teresa Ahedo, Adriana Zapisek, Sofía Reina, M. Luisa Valero, Nicole Guesde, Pilar Carpio, Rosa Yagüe, Carmen Valero, Rosa Maroto, Julia Gallo, Trinidad Romero, Linda de Sousa, Mónica Mittendorfer, Adriana Veyrat, Inga Ivanova, Mercedes Ballesteros, María Pilar Venegas, S. Alonso de Sousa…

El libro sigue en edición a otro anterior realizado por poetas masculinos. El próximo será mezclando hombres y mujeres entre los autores.

Museo-Casa Dulcinea. El Toboso


         Dulcinea, Arquetipo Literario  

Sáez-Angulo dice en el prólogo: “

Dulcinea del Toboso es un arquetipo literario de la literatura castellana, una doncella de un pueblo manchego, El Toboso, que don Miguel de Cervantes, a través de su Don Quijote, transmutó en la dama noble que requiere venerar todo caballero que se precie. El Caballero Andante la encontró, él sabrá por qué, en El Toboso.

         Los grandes arquetipos literarios son masculinos: Don Quijote, Don Juan, Hamlet, Fausto… Para los arquetipos femeninos hay que ir principalmente a la literatura griega donde encontramos figuras fascinantes como Antígona, Electra, Medea… En la literatura contemporánea universal resulta más difícil encontrar arquetipos femeninos; en la literatura española encontramos a la Celestina, como alcahueta, y a Dulcinea, como amor platónico. No muy lejos andan las figuras de Beatriz, como amante desaparecida en el Hades, concebida por Dante Alighieri o de Julieta, como amor trágico ideado por Shakespeare. Pero aquí no toca hablar del apasionante tema de los arquetipos literarios, sino de uno de ellos: Dulcinea del Toboso.

         Dar visibilidad a las mujeres en su tarea intelectual y creativa –amén de defender sus derechos- ha sido el empeño continuo de los movimientos feministas o en defensa de la mujer, dada la inercia política y social que sistemáticamente resalta la tarea del varón. En este sentido se enmarca este libro, que quiere ser continuación del poemario La Dama del Toboso dedicado anteriormente a Dulcinea por un grupo de varones poetas.

         Casi medio centenar entre pintoras/ilustradoras y poetas mujeres –poetisas para las que prefieren feminizar el lenguaje- se han dado cita en este libro de Dulcinea del Toboso. Flor de ocho pétalos. Horacio hablaba de Ut pictura poesis, la pintura es como la poesía, por lo tanto poetas para hablar, exaltar, reflexionar o considerar la figura cervantina de Dulcinea, el exponente amoroso del gran arquetipo literario Don Quijote y artistas, para dar su versión icónica actual de la célebre figura femenina.

La visión de Dulcinea por cada poeta o pintora ha sido particular,  libre, distinta… porque diferentes son las visiones y fabulaciones sobre el personaje cervantino. Las autoras proceden de diversos puntos: Toledo, Madrid, Bilbao, Barcelona, Valencia, Argentina, México, Rusia…

         Hay que reconocer, porque es de justicia hacerlo, que, desde el principio, el proyecto de este libro encontró el apoyo del Ayuntamiento de El Toboso y en especial de su alcalde, don Marciano Ortega”.

            El Toboso cuenta con dos museos sobre Dulcinea.



jueves, 2 de abril de 2015

Otra procesión espléndida de legionarios en Benalmádena




 Caballeros Legionarios


Julia Sáez-Angulo

         No todos saben que en Benalmádena, concretamente en su tenencia de alcaldía de Arroyo de la Miel, hay una buena procesión de Semana Santa en la que participan los caballeros legionarios españoles, con toda su disciplina en la marcha y la vistosidad de su música, canto y mascota.

Sin la multitud y la excesiva bulla de Málaga, la capital, donde cuesta dar un paso, los habitantes y visitantes de Benalmádena pueden contemplar, en primera banda, el desfile procesional del Traslado del Cristo de la Redención a la iglesia de la Inmaculada Concepcion de Arroyo de la Miel, para el encuentro de la madre María Santísima de los Dolores, presidido por su párroco don Agustín Carrasco en la citada iglesia. Traslado  acompañado en todo momento por los caballeros legionarios.


Cristo de la Redención


         El trono del Cristo de la Redención (los malagueños llaman tronos a lo que los sevillanos, pasos) va honrado, además de por su hermandad y cofradía, con la presencia de  la Escuadra de Gastadores de los Antiguos Caballeros Legionarios Todos acompañan al Cristo desde la Casa de la Hermandad de la Redención a la iglesia de la Inmaculada, donde recogen a María Santísima de los Dolores y vuelta a la Casa con ambos tronos. (Hay que ser cuidadosos con los nombres y la semántica en las procesiones; si no se llama a las cosas por su nombre, los andaluces nos consideran catetos en el asunto a los de fuera y, aunque son finos y no lo dicen, lo piensan)

No falta la presencia y presidencia de las autoridades locales, entre otros, de la alcaldesa de Benalmádena, Paloma García Gálvez con su bastón de mando o la concejala de Cultura, Yolanda Peña con su varal de plata (Benalmádena está en manos de sabias mujeres).

Los caballeros legionarios han hecho guardia al Cristo de la Redención durante la mañana de Jueves Santo, antes de desfilar por las calles, a las doce del medio día, para el traslado de la Madre de los Dolores. Bizarría y disciplina en estos militares que acompañan los tronos con música de trompetas y tambores, mientras otros legionarios cantan y todos desfilan:

Soy un hombre a quien la suerte/ hirió con garza de fiera./ Soy el novio de la muerte/ que va a unirse en lazo fuerte/ con tal leal compañera.

El himno de la legión o El legionario se cantan a lo largo del desfile procesional.  




Silencio, bulla y silencio

Los protocolos son firmes y establecidos, para que todo salga a la perfección. El silencio está en la procesión y cierta bulla entre los que se acercan a verla. Pero el silencio se hace total en todos, cuando pasan las imágenes que han de ser veneradas. Algunos aplauden o se santiguan en señal de respeto y confesión de fe.

El Viernes Santo, los caballeros legionarios reaparecen en la procesión de la noche.

Toda una representación dramática de un episodio de la Pasión de Cristo, el encuentro con su Madre doliente y amorosa camino del Calvario. Una dramatización sacra en la que no faltan los aplausos ante el trono y las proezas de sus costaleros al levantarlo en el aire o sacarlo de su capilla; un mini auto sacramental, que muchos andaluces viven con gran devoción y que contagian a quienes los visitan y acompañan. Con los caballeros legionarios, las procesiones cobran un plus de belleza y emoción castrense.

Vista la preparación, el fervor y el buen desarrollo de las procesiones, la Semana Santa andaluza no morirá nunca. Es uno de los espectáculos sacro/barrocos más inolvidables para quien los contempla.


Alcaldesa y Cuerpo de bomberos




          



miércoles, 1 de abril de 2015

Museo Revello del Toro en la casa del siglo XVII de Pedro de Mena en Málaga






Julia Sáez-Angulo

         Situado en pleno centro de Málaga, junto a la catedral, en la hermosa casa del siglo XVII perteneciente en su día al escultor Pedro de Mena, el Museo Revello del Toro es uno de los lugares culturales más atractivos de la ciudad andaluza.

         Félix Revello del Toro (Málaga, 1926) donó 142 obras a la municipalidad de Málaga para llevar a cabo un museo que lleva su nombre y muestra la trayectoria pictórica y estética de este pintor que ha residido en Barcelona largos años.

         En las primeras salas se muestran los retratos familiares del pintor: su primera esposa, Chini, su hija Carmen; su tía, o los retratos de Juan Antonio Samaranch y su esposa Bibis Salisachs. También algunos bodegones o naturalezas muertas como el de la exhibición de cristales.



         La mujer es el tema querido y repetido por Félix Revello del Toro en su pintura, una mujer que es cuerpo, figura femenina sugerente, atractiva en blancos saltos de camas y prensas interiores, “suavemente eróticas”, dicen los folletos del museo. Ciertamente la mujer de Revello del Toro no presta atención a su inteligencia o su profesionalidad, sino a su belleza. Sólo un dibujo con la figura de su hija Carmen, la refleja como con un libro en las manos.

         Revello del Toro es un gran dibujante y un excelente pintor; la aplicación de su pincelada es de notable inteligencia plástica, pero su monotema es el atractivo corporal de la mujer, sus escotes, sus muslos, su desnudo en definitiva. Una visión sesgada y monocorde de la misma.

Sus blancos en pintura son célebres y sugerentes como los de Zurbarán, pero con una intencionalidad muy distinta, casi opuesta. “Buscando el sueño”, el cuadro que refleja una mujer reclinada, en combinación –su segunda esposa- es el reflejo de lo dicho anteriormente. Un cuadro que se exhibe en una habitación solitaria como la obra maestra y emblemática del museo. No parece lo más acertado. No es precisamente la Venus del espejo de Velázquez.

         Cierto que algunos de los retratos de Revello del Toro son magníficos, entre ellos el de la reina Sofía, mejor que el del rey Juan Carlos, pero no se muestran precisamente en el museo.

         El Museo Revello del Toro se complementa con la sala memorial de Pedro de Mena (Granada, 1628 –Málaga, 1688) y un video sobre este soberbio escultor, en cuya casa malagueña se ha instalado el museo. En suma un museo que bien merece una visita; continente y contenido valen la pena.



 Autorretrato