jueves, 22 de octubre de 2015

Obiturario. Profesora María Antonia Badía Santacana de Cal Bolet de la Torre Can Vernet





Carmen Valero


         Ha fallecido en Cataluña la profesora María Antonia Badía Santacana de Cal Bolet de la Torre Can Vernet Villafranca del Penedés, (1928-2015), después de una enfermedad de càncer a los 87 años de edad. Carmen Valero Espinosa, discípula y buena amiga suya, leyó este texto en el funeral de la Iglesia de Villafranca del Panadés el 19 de octubre de 2015: 

         Una vida dedicada a l´ensenyament de la joventud en las seves vertens escolar i universitària tan a Espanya com a l´extranger  fundan inclús escoles a Anglaterra, a Stratford on Avon i a Londres, i fins a la seva mort el divuit de octubre a Vilafranca del Penedes, dedicant part del seu temps, a l´ensenyament a gent con inquietud de saber y millorár el català, l´espanyol i l´ angles.
Una llarga amistat que comença als dotze anys com alumna seva de ciències naturals a Madrid. Ara vaig a parla amb la meva llengua que es mes  façil per expresarm-e.

            Hablo en nombre de sus numerosas amistades y personas que la hemos querido, y que estamos aquí acompañándola, y otras que todavía no saben que ha ido a disfrutar de una Vida  en la que creía profundamente,  y que seguia cuestionándose como un fin teológico, a cuantos intelectuales se le acercaban, para discernir cuestiones trascendentes y difíciles de resolver.

         Era una mujer difícil de olvidar cuando se la conocía, por la profundidad de su pensamiento y fàcil visión del futuro. Amaba profundamente a los jovenes, y tenia facilidad de relación con ellos, de los que conserva amistades de Barcelona, Madrid, Londres, e hijos de sus amigos y familiares  en su residencia de Cal Bolet de La Torre que la estimaban y valoraban. Se licenció en Químicas en Madrid, y posteriormente en Filología inglesa  en Londres.

         Ha estado rodeada de sus personas  mas queridas en este último mes tras una dura y penosa enfermedad, atendida por el apoyo incalculable de  cariño de Josefina y Fátima y compartiendo las visitas de sus primas Maria Rosa, Mercedes, Elisa; su ahijado José y su esposa Tere; el medico de Sant Martí Sarroca Dr. Jordi Sanglas; la enfermera Rosa Domenech y su esposo Joan; José Vidal (el Barraló) y su esposa Rosa; Manuel Martinez; y amigos como el Mosen Miquel Ravéntos, y  el señor Josep Sivill de la Parroquia de Sant Martí Sarroca; Carme Carbó, Maria y Rosa; Manuel Martinez; Viçens y Margarita; Rosa Maria y su marido; Olga Mayans y su madre; Alberta y su marido; Consuelo Rodriguez; sus hermanas Ana, Piluca y Montse, que compartieron con ella los últimos momentos; Su amiga del colegio e infancia Rosario Gil, que leyó unas emotivas palabras en el funeral, junto con su alumna Carmen Valero. Sus amigas de Sallent Dolors Sala y Montserrat Prat, Lluisa Socarrats y su marido; Nuria Bonet y Antonia.

         Desde el lecho hospitalario llevaba la organización de todos los que la rodeaban como siempre lo habia hecho, conservó sus facultades del intelecto y del alma hasta el final.  Incluso pedía a los médicos que la trasladasen a su casa para descansar en paz junto a sus viñedos y frutales y sus fieles amigos caninos Cesc y Luna. 
   
         Creía firmemente y acudía a la misa dominical, esta misma Iglesia de Sant Marti Sarroca, que la acoge por última vez y donde el Mosen y los vecinos la conocían y querían. Es una gran pérdida para esta comunidad, tenia una cabeza privilegiada, y como todos los pensantes, esperaba reunirse con sus padres D Juan y Dª María  Teresa, su abuela Dª Antonia (Toneta),  y su tío Giusep Antoni, en un lugar al que aspiramos llegar todos para disfrutar de la eterna felicidad.    A la muerte de Goethe, sus últimas palabras fueron: ”Mas Luz, mas luz”, buscando el encuentro con la Luz de la vida eterna. Luz, que Maria Antonia habrá visto porque fué buena y generosa con cuantos la conocimos y nos daba acogida a cuantos nos acercabamos a su casa de Cal Bolet de la Torre de Bernet.

         Afrontó de cara la muerte, ahora que nadie quiere hablar de esa realidad diciéndoselo a todos sus amigos por teléfono o personalmente, y hablando con naturalidad de esa última etapa de su vida, cuando se lo comunicaron el 17 de septiembre en el hospital de Bellvitge en el ICO. A partir de ese momento se preparó y dejó incluso diseñado su recordatorio, a falta de fechas, en un sobre cerrado con sus últimas voluntades. El recordatorio contiene unos pensamientos de la Madre Teresa de Calcuta que dice:  
                                 La vida ...../ ...es una oportunitad, aprovechala/ ...es un sueño, hazlo realidad./...es un reto, afrontalo./ ...es un deber, cumplelo./...es amor, alegrate./ ...es tristesa, superala./  ...es un misterio, desvelalo./ ... es un himno, cantalo./  ...es felicidad, merecela./ ...es la vida, defiéndela.

         Maria Antonia te recordaremos siempre, y pedimos a la Virgen de Montserrat que te acoja en sus brazos.

Texto de Rosario Gil

         Conocí a Mª Antonia en el internado de las HH Carmelitas de la Caridad de Madrid en 1942. Comíamos en la misma mesa. Desde el principio fuimos buenas amigas. Mª Antonia siempre fue muy inteligente y muy rápida en su manera de actuar. Para mí, la opinión de Mª Antonia fue siempre importante. Mi madre me decía:

“Si Mª Antonia lo dice no hay mas que hablar”

Con Mª Antonia fuí a mí primer concierto en el Monumental. He seguido siendo amiga suya en todos los lugares por donde ha ido pasando. Hoy quiero recordar alguna  que me dijo el último día que  hablé por teléfono con ella, cuando me anunció su enfermedad:


“Tú que rezas más que yo, reza por mí”


No hay comentarios: