lunes, 4 de abril de 2016

Cuadro de Eugenio López Berrón sobre la visita de Teresa de Cepeda y Ahumada en el locutorio del monasterio de la Encarnación en Ávila




Julia Sáez Angulo

            El cuadro Teresa visita a su amiga Juana en el convento de la Encarnación, óleo sobre lienzo (37 x 89 cm.), del pintor abulense Eugenio López Berrón se ha instalado en el locutorio de la Vocación, del citado monasterio y se ha abierto al público, después de la bendición del mismo por el obispo de Ávila, don Jesús García Burillo, acompañado del capellán de las carmelitas, don Arturo Díaz Conejo.

            El cuadro representa la visita de la joven abulense Teresa de Cepeda y Ahumada a su amiga monja carmelita Juana Juárez, que la animó a entrar como religiosa en el convento de la Encarnación. El espacio del cuadro representa por tanto el locutorio conventual y los dos personajes que conversan a través de rejas.

            El pintor ha cuidado todo el simbolismo de la escena, desde el  espacio, al suelo de barro rojizo y el forjado de madera del techo al ventano de luz, que arroja sus rayos sobre la joven Teresa a quien  ya no iba a faltarle la gran luz de su vocación. En el suelo de la estancia hay una gran cuerda con 17 nudos, alusivos al número de fundaciones de conventos, así como 17 cardos que refieren a las dificultades que tuvo la santa reformadora; los cantos representan las piedras abulenses, y un puchero de barro, vinculo de unión al compartir la comida entre hermanas, así como en la mención de la santa de que Dios anda también entre los pucheros.


pintura de López Berrón


            En el cuadro, la joven Teresa luce un largo vestido y una capa azul “para abrigarse del frío de Ávila”, contó el pintor, que ha colocado también una silla, pieza de mobiliario habitual en los locutorios. Los asistentes escucharon atentos las explicación del artista autor de la pintura.


Bendición de la aspirante a carmelita por el Obispo


Ingreso de una joven restauradora en las Carmelitas

            El acto de presentación y bendición, precedido por la santa misa episcopal concelebrada con diez sacerdotes en la histórica capilla de la Transverberacion, situada junto a la celda de Santa Teresa, estuvo muy concurrido de asistentes ante el citado evento y a la entrada en el convento de carmelitas de la joven murciana Juana Nicolás Guardiola, que tomará el nombre religioso de Juana de la Encarnación. El obispo resaltó en su homilía el hecho de que la aspirante murciana a carmelita se llamara Juana, como la amiga monja de la joven Teresa de Cepeda y Ahumada que se llamaba Juana Juárez e invitó a entrar en religión a la joven Teresa de Ávila.

             La joven aspirante a carmelita fue recibida por la priora madre Carmen Díaz Conejo y toda la comunidad de religiosas con los rostros cubiertos por un velo, tras abrir el gran portón que da acceso al monasterio. La joven aspirante a carmelita, restauradora de arte en su profesión civil, sonriente en todo momento, fue despedida por sus familiares y amigos con un cariñoso aplauso.

            La comunidad de carmelitas, formada por una treintena de religiosas, junto a la nueva aspirante, sostuvo una simpática tertulia a través de la rejas con los familiares y amigos en el locutorio general.


            Entre los asistentes al acto: el padre prior del convento de dominicos de santo Tomás, Vicente Muñoz Esteban; el prior de los Carmelitas de Ávila; la alcaldesa de Gotarrendura, Yolanda de Juan López;  la galerista Rosa María Manzanares; los historiadores Francisco Vázquez y Anunciación Guil; Alfredo de Juan y la profesora Carmen Rodríguez que prepara una obra de teatro sobre la familia Cepeda y Ahumada en Gotarrendura, pueblo en el que se encontraba la casa familiar; Noelia Ruiz Ibáñez de Pérez, Apolo González y Soledad, Gloria Quiroga, Conce, voluntaria del Museo López Berrón en Gotarrendura y numerosos amigos del pintor

Bendición del cuadro










No hay comentarios: