domingo, 21 de octubre de 2018

RETRATOS: Alicia Pardo, pintora, condesa, ecologista, Green Lady, vicepresidenta del Grupo pro Arte y Cultura








Julia Sáez-Angulo


            24/10/18 .- MADRID.- Vive a caballo entre las Bahamas, Argentina y España. Es una bella y activa dama ecologista; en América la llama Green Lady por su empeño combativo en salvar la Naturaleza y ofrecer a los ciudadanos un hábitat más genuino y sano. Algunas lenguas dicen, que ella está todavía más bella y feliz, desde que se casó recientemente con un escritor y noble español; ahora es condesa del Valle Suchill. La ceremonia tuvo lugar en la capilla católica del castillo de Gmünd (Austria), con nobles padrinos como testigos. Nadie duda de que el amor embellece. La feliz pareja acaba de cruzar el océano a las Américas, pero en unos meses los veremos de nuevo en España y nos alegrarán con su presencia.

            Alicia Pardo Lastra (Buenos Aires….) , argentina de origen cántabro y residente en Bahamas,  es vicepresidenta del Grupo pro Arte y Cultura, PAC, al que ha pertenecido y apoyado desde el primer momento. La donación y exposición del Grupo en Salta (Argentina) no se concibe sin ella. Su cuadro para esa institución era precioso: una rosa roja gigantesca con un impactante cambio de escala. Los motivos de su pintura se acercan casi siempre a la Naturaleza y ahora cuenta con un amplio estudio en Madrid –de ello se ocupó pronto Ramón, un esposo atento y sin celos ante su arte-, que de seguro le influirá, por esa relación indisociable de continente y contenido. Pese a sus ocupaciones patrimoniales y sus intervenciones en foros de defensa del medio ambiente (yo la imagino, como a baronesa Thyssen-Bornemisza, capaz de encadenarse a un árbol para salvarlo), su dedicación a la pintura es factor clave en su vida.

            Mayte Spínola, fundadora del PAC, dice de Alicia que es una gran amiga y que con ella se ríe hasta decir basta. No hay mejor cosa que reírse con los amigos. Han viajado juntas y han compartido algunas temporadas y aventuras en común dignas de recordar en el presente y el futuro. La geografía de América y Europa no tiene secretos para ella, aunque queden recovecos por descubrir. Ha pasado largas temporadas en los Estados Unidos, donde conocen bien sus pautas de ecologista para respetar el medio ambiente, de ahí su epíteto de Green Lady.

            Alicia es mujer exigente, perfeccionista y muy suya. No aguanta tonterías, estupideces ni cosas mal hechas. Es capaz de enseñar al que no sabe, pero de exigir, cuando ya lo ha hecho. Sus bellos y sonrientes ojos claros, pueden afilarse  como saetas ante el interlocutor que no sabe estar en su sitio o si este no se atiene a lo convenido. Puede cantar las cuarenta al Lucero del Alba. Es una mujer fuerte. Ella conoce bien los protocolos.

            Como no podía ser menos, Alicia Pardo tiene una finca extraordinaria, La Angostura, en la zona más exclusiva de la Argentina, no lejos del hotel del hermano de Máxima Zorreguieta, reina e Holanda. En esa finca, junto al río Correntoso, Alicia recibe visitas de altura –sobre todo de gringos- para disfrutar la flora y la fauna del lugar en toda su prístina pureza. Como sabe que el arte se aviene bien con la naturaleza, ha encargado un soberbio proyecto de land art, de un artista de la cuadra de Marta Moriarty, proyecto que quizás pueda ser visitado en un futuro.

            ¿Qué más decir de Alicia Pardo Lastra? Pues como dirían los latinos: De Alicia nunquam satis (de Alicia nunca se hablará bastante); seguramente su esposo escritor podrá hacerlo a su medida, porque Alicia tiene el listón muy alto.

       
Más información




             

No hay comentarios: