domingo, 13 de noviembre de 2016

Manuel Muñoz Hidalgo: Cervantes, Quevedo y Strindberg, tres libros y tres proyectos escénicos




 Manuel Muñoz Hidalgo



Julia Sáez-Angulo


            El escritor, dramaturgo y poeta, Manuel Muñoz Hidalgo, es el autor de Un vaso de whysky. Auto de la buena muerte, libro contribución al IV centenario de Cervantes, que ha publicado la editorial Ñaque, en la colección Literatura, especializada en teatro. Además se encuentra en galeras o pruebas de corrección, su libro titulado Quevedo. La palabra y el muro, y, para un futuro inmediato, el libro y proyecto escénico August Strindberg. El abismo y el alba, que será llevado al escena, dentro y fuera de España, por el polaco/español Jaroslaw Bielski como actor y director.

Manuel Muñoz Hidalgo (Alcantarilla. Murcia, 1939), residente en Madrid, es poeta, dramaturgo, ensayista y biógrafo. Ha participado en diversos Congresos Internacionales   de  Escritores en el extranjero.   Es Premio   Internacional   de Poesía Nikola Vaptsarov, miembro de la Real Academia de  Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo , Academia de la Hispanidad  y  Academia de las Artes Escénicas de España, entre otros muchos méritos. Su obra, más de medio centenar de títulos, ha sido traducida al búlgaro, francés,   inglés, noruego, polaco, ruso, sueco...     

            Jaroslaw Bielski ha dicho del Strindberg escénico de Muñoz Hidalgo:
            Es fascinante. Me quedé atrapado en el mundo de Strindberg y en el tuyo, desde el primer momento, y así hasta la última palabra. Es emocionante y lleno de dolorosa sinceridad de un artista atormentado por la búsqueda de la verdad. Esa verdad que es nuestra esencia y la que tan pocas veces encontramos en la vida, en nuestras relaciones, en nuestra cotidianidad y la que buscamos incesantemente en el mundo artificial del Arte, en el teatro, en la escritura. Muchas veces me he preguntado por qué hablamos tanto de la verdad en un mundo falso, que es el teatro. Y la única respuesta que se me ocurre es que en la vida estamos rodeados de tanta mentira que necesitamos buscar nuestra verdad en un mundo supuesto, artificial, aunque a menudo mucho más verdadero que la propia vida que nos rodea a diario. El artista está castigado a buscar su esencia a través de los signos, lenguajes irracionales, sonidos, colores, metáforas. Strindberg es la quinta esencia de ese artista atormentado por su insaciabilidad de encontrar la piedra filosófica, convertir el plomo en oro. Como en un laboratorio alquimista. Para mi, personalmente, el teatro es una especie de laboratorio en el que la transformación de la acción externa refleja la transmutación del alma. Strindberg y tu obra me hacen sentir esa esencia de un alquimista. Creo que es un texto verdaderamente muy interesante para representarlo, disfrutarlo y sufrirlo, junto con ese personaje, muy bien comprendido por ti y tan sentido y vivido. Me apetece mucho sumergirme en él”.



            Antonio Onetti, secretario general de la Academia de las Artew Escénicas de España, por otra parte, ha escrito la introducción del libro de Muñoz Hidalgo Un vaso de whisky,  en el que recuerda: “Manuel Muñoz Hidalgo es uno de los dramaturgos imprescindibles de su generación, con una prolífica obra que arranca a finales de los 70 y se extiende hasta la actualidad, cuando su madurez como escritor se hace patente en sus últimas creaciones”.



-->

No hay comentarios: