lunes, 2 de enero de 2017

La Codorniz, mesón restaurante de especialidades castellanas en Segovia





 Don Lino y un cocinero con raciones de cochinillo ante el Acueducto


Julia Sáez-Angulo

            La Codorniz es un mesón restaurante de especialidades castellanas en Segovia, que cuenta con horno de asar y sucesivos comedores privados. El cochinillo, el chorizo y la morcilla de Cantimpalos, los judiones o la sopa castellana no pueden faltar. Don Lino García Frutos, un hombre con la mismísima fisonomía del vasco/segoviano Zuluaga, dirige con eficacia y cordialidad el establecimiento. El servicio es amable y correcto; el precio razonable y se agradece.

            Carta amplia y segura, en los aperitivos encontramos un buen revuelto de boletus, queso manchego y pimientos rellenos de bacalao. Entre los platos recomendados: revuelto especial de la Casa, Judiones de La Granja, cordero asado, cochinillo asado, pescados frescos de día, ponche segoviano y helado de nata con nueces.

            La carta de vinos es generosa  entre crianzas y reservas. La Ribera del Duero y la zona de Valladolid se ofrecen en primer lugar de  la carta –ahí está el Pago de Carraovejas-, pero no falta una buena relación de Riojas para los que nos inclinamos por el tinto de esta tierra. La pintora María Jesús de Frutos se inclinó por un blanco, Quirce, y sus acompañantes, la también pintora Cuchi de Osma, la periodista Gema Piñana y la historiadora de arte y editora, Teresa Escarpenter, se inclinaron por un buen tinto de Rioja.


Cochinillo y judiones

            El restaurante la Codorniz, situado junto a la iglesia románica de San Millán, se adapta todas las opciones y ofrece también dos menús diarios de 11 y 26 euros respectivamente.

            Situado en una ciudad histórica y turística por excelencia, el mesón restaurante La Codorniz, está preparado para servir decenas de comidas y cenas en un ambiente grato, luminoso y bien acompañado por la pintura, de la que don Lino es un entusiasta coleccionista, no en balde participa con un premio en los concursos de pintura rápida en Segovia.

            Un gran bodegón con flores de impactante colorismo de la pintora segoviana residente en Madrid, María Jesús de Frutos, nos recibió antes de pasar al comedor. La pintora, presente en esta ocasión, recuerda que fue un cuadro adquirido por La Codorniz en uno de los concursos organizados por la ciudad de Segovia. El comedor está presidido por un gran tríptico del pintor Ángel  Cristóbal, del que el restaurante cuenta con varios cuadros. Entre otras obras, un interesante paisaje urbano de Segovia, pintado por Amalia Rosa.

            Segovia, patrimonio de la humanidad según la UNESCO y joyel del románico (la iglesia de san Millán es un buen exponente) es un vivero de vistas y monumentos. “La he pintado desde todos sus ángulos, desde la gran vista que se divisa desde la cercana localidad de Zamarramala a la que se ve desde el cementerio”, dice María Jesús de Frutos, orgullosa de su ciudad.

            La catedral, la iglesia de la Fuencisla, la Vera Cruz, los Carmelitas con el sepulcro de san Juan de la Cruz, el alcázar, el barrio y el cementerio judío, la Academia de San Quirce, la casa museo de Antonio Machado… y sobre todo su impresionante acueducto que confirma el dicho de que los romanos construían para la eternidad.

Comedor luminoso y con pintura

Más información
Mesón Restaurante La Codorniz
c/ Hermanos Barral, 3; 4001 Segovia
Tel 921 463 904