domingo, 1 de enero de 2017

Pablo Reviriego: “Del Valle a la Ciudad”, recuerdos de las distintas etapas de su vida personal y artística






L.M.A.


            El acuarelista Pablo Reviriego ha recopilado los recuerdos personales y artísticos en el libro Del valle a la ciudad, recogidos en la escritura de Julia Sáez-Angulo. La publicación lleva una fotografía juvenil del artista en portada y un retrato al óleo del artista, realizado recientemente por la pintora Mercedes Ballesteros. El libro, dada su acogida, está esperando una segunda edición.

            “Echar la vista atrás produce vértigo. Veo muchas vidas en mi vida y no tengo necesidad de reencarnarme para vivir otras nuevas. Desde que el 29 de junio de 1948 viera la luz en la localidad abulense de Santa María de Berrocal, el pueblo de los pañeros en el valle del Corneja, al pie de la sierra de Gredos, ha pasado más de medio siglo y, a lo largo de los lustros, me he reinventado como labrador, pañero, aprendiz, camarero, jefe de sala, empresario de discoteca, gerente hostelero y como cordón umbilical profundo, constante y clave en mi vida, como dibujante y pintor”, así comienza Del valle a la ciudad.

            “La acuarela, la pintura al agua, siempre la tenía a mano, me llenaba de entusiasmo y satisfacción, por encima de la lucha por la vida, me redimía de la vida cotidiana, que por otra parte no es tan negra y dura como algunos la pintan, mientas se tenga energía, creatividad y ganas de salir adelante. No hace falta ser americano para encarnar el sueño de hombre hecho a sí mismo, venido desde abajo; hay que trabajar duro, luchar, ascender, promocionarse y formarse sobre la marcha, porque a la escuela de mi pueblo solo asistí hasta los 13 años”, dice Pablo Reviriego en otro momento.

            Del valle a la ciudad. Recuerdos de Pablo Reviriego cuenta con diferentes capítulos: Infancia y Juventud; A la conquista de la capital de España; Servicio Militar en el cuartel Saboya 6 de Leganés; En el Rancho Texano con Rony Abagi; Empresario de sal de fiestas y boutiques vaqueras; Palacio de los Guzmanes en Ávila. “Cuarenta años con el Arte”.



Palacio de los Guzmanes en Ávila. “Cuarenta años con el Arte”          

            Pablo Reviriego con concluye sus Recuerdos en el capítulo Palacio de los Guzmanes en Ávila. “Cuarenta años con el Arte” y dice:
            “Cuando al fin dejé el trabajo de hostelería y el mundo de los negocios –todo tiene su hora-, di rienda suelta a mi profunda vocación de pintor, al trabajo artístico, a la acuarela. Rafael Requena y Julio Quesada han sido mis acuarelistas de referencia. Con ambos he tenido una buena amistad y con Fina, la viuda de Rafael, sigo todavía una buena relación amistosa. Con ella he estado varias veces en el Museo de la Acuarela Rafael Requena, situado en Caudete (Albacete), donde tiene lugar cada año un interesante concurso internacional de acuarelas.

            “Comencé a exponer en muestras individuales y colectivas junto a distintos colegas de arte, con ellos y con otros muchos he ido estrechando una buena amistad: Jaime Galdeano, Ismer, Julio Visconti, Venancio Blanco, Zarco, José Luis Fernández, Eduardo Naranjo, Ana Muñoz (…) (Siempre hay una buena comunión con los artistas, más allá de diferencias puntuales”.

            “Me inscribí en la Agrupación Española de Acuarelistas, AEDA, que llegó a entregarme la medalla de socio de honor en 2009. Trabajé a fondo por la institución junto al presidente Jaime Galdeano. Siempre he defendido la acuarela como género artístico, dentro de la pintura en los concursos públicos. He pedido atención y respeto para ella, hasta el punto de que algún crítico me ha llamado “el apóstol de la acuarela”. He presentado y reclamado acuarelas de gran formato, para que los jurados les presten atención en los certámenes y creo honestamente que he luchado públicamente por ella y he conseguido objetivos interesantes sobre papeles especiales para los cuadros”.

            “Junto a la escultora y pintora Mercedes Ballesteros, con la que ahora comparto la vida, he creado la bienal 20 Pintores unidos por la Acuarela, que va por su tercera edición en 2016. La bienal ha itinerado por más de 30 ciudades españolas. Doña Ana de Orleáns, acuarelista ella misma, es la presidenta de honor”.

            “Una de las cosas de las que más orgulloso me siento es la de haber iniciado en 2008, para la Agrupación Española de Acuarelistas, AEDA, la Bienal Iberoamericana de la Acuarela, en colaboración con la Real Casa de la Moneda en Madrid. El entonces director del Museo de la Real Casa, Juan Vicente Teodoro, fue muy receptivo a la idea y se convocó de inmediato. Fui el comisario de esa primera Bienal, que hoy va por la cuarta edición”.

            “Como miembro de la Asociación Española de Pintores y Escultores, AEPE, fuimos recibidos por S. M. el rey Felipe VI. He trabajado varios años como miembro de la junta directiva de AEPE. En 2010 se me concedió la medalla del centenario de esta institución. Me la entregó el crítico de arte Fernando Mora. El premio Ayuntamiento de Madrid lo obtuve en el Salón de Otoño 2012”.

            Formo parte del Grupo pro Arte y Cultura, PAC, que fundó y dirige Mayte Spínola, esforzada mecenas del arte, y que también cuenta con S.A.R. Doña Ana de Orleáns, duquesa de Calabria, como presidenta de honor. Junto al grupo PAC he expuesto en numerosas exposiciones colectivas dentro y fuera de España y he contribuido con donación de obra a la creación de colecciones y museos del grupo en Marmolejo (Jaén), Azuaga (Badajoz), Salta (Argentina), Alemania, Austria…”



-->