domingo, 1 de enero de 2017

“Danzad malditos”, teatro basado en la película de Syney Pollack, dirigida por Alberto Velasco en las Naves del Español de Matadero Madrid





Julia Sáez-Angulo

            En la época de la Gran Depresión, en Estados Unidos se organizaban concursos donde parejas bailaban de manera continuada, día y noche, hasta acabar extenuados. Ganaban los que más resistían y recibían dinero en metálico.  Basado en la célebre película de Sydney Pollack, esta propuesta reproduce aquellos maratones de resistencia donde los bailarines eran auténticos espectáculos de la miseria. La competición se desarrolla de manera real: cada función es un folio en blanco que se irá escribiendo con cada movimiento de sus participantes.

          La versión teatral de Danzad malditos, dirigida por Alberto Velasco se ha representado en las Naves del Español, de Matadero Madrid. Una libre adaptación de la película Dandaz , danzad, malditos de Sidney Pollack en 1969, con Jane Fonda como protagonista destacada.

         El paralelismo de la película de Polack y esta versión teatral es la crisis económica, el deseo de premio, de ganar a costa de la propia destrucción, de perseguir los sueños y pasar por el cadáver de los otros como bien señala físicamente la versión del Teatro Español en las Naves de Matadero… Un homenaje a los perdedores.

         Todas las posibilidades de perder están en los personajes, desde el primer excluido, hasta el arrebatado que no sabe aceptar la derrota y se lanza en imprecaciones contra el director obeso y su detestable teatro actual, aplaudido por los espectadores

         ¿Dónde está la iluminación en esta obra? La chispa de  conocimiento sereno que arranque una esperanza al hombre. No se atisba; no interesa; no se lleva. El nihilismo, que es la tónica de occidente es el marchamo. Moraleja sin luz.



         La puesta en escena de Danzad malditos es tierra, barro que al final embadurna a los que quedan, tras el aparente alivio del agua por el domador de caballos que dirige la cuadra de danzantes con un látigo y descarga la sucesiva responsabilidad de la elección descalificadora en los propios participantes y hasta en el público.         

         El texto habla de la muerte como acicate de la vida, de la imposibilidad de volver a soñar lo soñado, de la muerte como liberación. Ciertamente la vida es lucha y milicia, mientras que el final iguala a todos. La supervivencia del más fuerte se impone, puro Darwin. Sólo cabe esperar la compasión de la filosofía oriental o la misericordia cristiana –también oriental a la postre- para hacer más llevadero el pasaje. Lo demás es puro canto en los dientes.

            La música seleccionada añade igualmente dramatismo a la obra.

Dramaturgia y dirección:
Alberto Velasco

Reparto:
Guillermo Barrientos
Carmen del Conte
Karmen Garay
Jose Luis Ferrer
Rubén Frías
Nuria López
Sara Párbole
Txabi Pérez
Rulo Pardo
Sam Slade
Ana Telenti
Verónica Ronda
Ignacio Mateos
David Sánchez Calvo
Reme Gómez

Voz en off: Carlos Hipólito
Coreografía:
Alberto Velasco
Ayudante De Dirección:
Luis Ulzurrun
Diseño De Escenografía:
Alessio Meloni
Construcción De Escenografía:
David Cubells
Vestuario:
Sara Sánchez De La Morena
Iluminación:
David Picazo 
Técnico:
Xabi Arana
Música Original:
Mariano Marín
Fotógrafo:
Dominik Valvo
Fotógrafo de Exposición y Cartel:
Pablo Rodrigo
Distribución:
Fran Ávila

Una Producción de Malditos Compañía
Desde el 21 de diciembre 2016
al 15 de enero 2017
Lugar: Sala Max Aub
Hora: De martes a sábado a las 20.30 h. Domingos a las 19.30 h.
Precio: 18€. Martes, miércoles y jueves 13,5€