lunes, 5 de marzo de 2018

¿REPUNTE DEL ARTE?. LA LUZ AL FONDO DEL TUNEL




Se vislumbra la figura del Asesor de Arte como perfil para el coleccionista incipiente, pero exigente, y desde luego no gracias a ARCO precisamente…

Jorge Llopis



 Por Jorge Llopis Planas

Art Adviser
Art Legal Expert


05.03.18 .- MADRID .- Sin ser un analista ni meterme en camisas de once varas, diría que si, que parece que esto marcha. Que el absentismo laboral suba es un buen indicativo. Así mismo parece que los bienes inmuebles (casas) se venden algo más y el de bienes muebles (cosas) también. Éstos últimos más que los anteriores y como siempre en el segmento del “lujo” – palabra que aborrezco – se mantiene al alza.

Ahora bien, percibo que el consumidor se ha vuelto más prudente, selectivo. Parece que el arte en nuestro país puede tener una oportunidad única, aunque soy muy prudente en esta afirmación. No os olvidemos que España no destaca precisamente ni como país de coleccionistas y menos como un mercado del arte ni siquiera de tipo medio. Hace unos días en una conferencia sobre cual es el destino de nuestro arte, cansado de oír los sempiternos lamentos de artistas y escuchar comparaciones absurdas, finalmente intervine: “ El mercado del arte es global y España ni siquiera llega a la categoría de chiringuito, de quiosquito. No suponemos ni el 0,4 % en el computo global”
-  ¿Pero ARCO ha ido muy bien este año? Dijo uno.
-  ARCO únicamente va bien – respondí- cuando instituciones y organismos compran y este año tenían  presupuesto, pero si lo vemos desde el ámbito de la compra privada, como siempre ha sido una miseria. A ver si entendemos: para tener MERCADO, debemos tener AFICIÓN, DEMANDA y sino, fomentarla. En España NO HAY COLECCIONISTAS. En España el sector del arte sólo se dirige al inversor y la inversión en Arte sólo se da con piezas y autores importantes que, primero, sean de cotización internacional y segundo  con precios que superen los 650.000 € y eso,  el mercado español no lo ofrece. No lo hay. Al coleccionista español no le interesan ni polémicas ni reivindicaciones ni mamarrachadas que no entiende.

El silencio fue sepulcral. Duró casi 10 segundos en los que recogí mi abrigo , rezando para que tuviera tiempo de escapar evitando que me tiraran al pilón o que alguien trajera una soga. De repente un aplauso y después ovación general. Fue como en aquella película de Capra con James Stewart.

Veo, percibo, que si hay un incipiente interés en esto del arte por la llamada Generación IK (de IKEA) o H (de Habitat). Era de esperar. Mucho minimalismo y baratito, mucho diseño gustaviano impronunciable pero al final mucha pared gris (mierda de tendencia decorativa) con  todas las fotos personales en el Smartphone y nada que nos identifique o distinga  de las casas de los amigos. Esta Generación IK /H (También conocidas como de la “X” a la Millenial) ha superado- o capeado - la crisis. Está educada, ha visto mundo (Low Cost , eso si) y está “mediatizada” y si en el apartamento de los protagonistas de “Friends” o de “Big Bang” hay un grabado de Cadler o uno de Hooper (esto se llama Product Placement de toda la vida), al menos se preguntan: ¿Que valdría uno parecido?. Si ya hablamos de los Bobó, (del término inglés Bourgeois Bohemian), hoy Hipsters, el asunto cambia mucho. Ser “Cool” no es caro, pero hay que saber buscar y entender. Y eso es harina (sin gluten) de otro costal.

Los Influencers tienen su cuota, pero  si hablamos de cosas serias, parece que es el momento del Asesor. Hace unos meses ARCO lanzó la brillante idea de ARCO Inflluencers para que cuatro petardas recomendasen arte hasta 2.500€ a base de likes”. Una solución patética para decorar el estudio (o loft). Ustedes mismos

Pero volvamos al Asesor de Arte, y lo voy a hacer adaptado al mercado español. Comúnmente se cree que el asesor de arte se trata de un perfil únicamente dedicado al gran coleccionista o inversor, grandes obras y grandes presupuestos. Pensar eso en España es un error. En nuestro país, como en el resto nos adaptarnos al tipo de coleccionista. Como he dicho antes el concepto “inversión” en arte tiene nombre y precio, sin embargo olvidamos que una colección bien hecha y sistematizada también puede ser valiosa y alcanzar un gran precio.

Sin lugar a dudas la Estampa o -“Grabado” como la llaman genéricamente- en sus diferentes técnicas: litografía, serigrafía, grabado, punta seca, linóleo, etc., es una magnifica fórmula de coleccionismo y también de inversión.

Pero no olvidemos que la Estampa desde su creación ha sido desarrollada por TODOS LOS GRANDES MAESTROS y ARTISTAS IMPORTANTES y no sólo como reproducción en algunos casos de sus obras importantes, sino como género propio de experimentación y creación con un soporte no convencional. Y es por este motivo que una Estampa de un artista importante tendrá siempre un valor, incluso superior a la pintura de artistas locales contemporáneos.

El grabado ha sufrido por parte el mercado sobretodo del español el menosprecio de considerarlo “obra menor” y seguramente por dos motivos. En primer lugar no deja tantos beneficios como el original y por otro lado hay que ser un verdadero experto,  para que no les coloquen a ellos falsificaciones.

El gran problema para el Asesor es el rechazo del incipiente coleccionista español por entender o comprender precisamente eso: ¿Qué es ser coleccionista?, pero poco a poco, parece que las nuevas generaciones (X, IK, H, Millenials o Hipsters y las que me dejo en el teclado) están despertando cierta “afición”. Ya no tanto por la pintura, sino por otras manifestaciones que hasta ahora habían quedado relegadas a los conocedores más excéntricos: La fotografía y la obra gráfica, y les parece que para eso, para comprar fotos y estampas como valen poco, no hace falta un Asesor, cuando precisamente es todo lo contrario y se olvidan que comprar obra seriada (la fotografía y la estampa) presenta para empezar un gran riesgo: La falsificación. El Asesor normalmente es un experto /perito tasador de arte, por tanto sabe y conoce que tipo de certificación también debe aportarse.

Otro cuestión que debe aclararse es que un Asesor de Arte no es un vendedor de arte. El Asesor de Arte es un profesional con un completo conocimiento técnico y del mercado, nacional e internacional que busca y selecciona obras de arte para el coleccionista o inversor…A diferencia del vendedor de arte, el Asesor no busca la operación más cara, sino la más segura y rentable.

El verdadero Asesor se adapta a los gustos, “tempos” y posibilidades del coleccionista. El perfil profesional del Perito Tasador y del Asesor de Arte  es muy similar, normalmente son historiadores de arte, Expertos y conocedores del mercado del arte y con objetivos también parecidos: Garantizar la objetividad y realidad de la operación. Un Asesor de Arte deberá aplicar el mismo rigor y conocimiento que un profesional de la peritación (Expertisse). El Asesor de Arte verifica los aspectos económicos de la obra; el tiempo que lleva la pieza en el mercado y porqué, la realidad del precio, su recorrido y sobretodo busca una relación a largo plazo con su cliente, por eso no es un vendedor de arte.

No hay que olvidar el papel Experto del Asesor de Arte, no sólo para nuevas adquisiciones, sino también para la “puesta en valor” de la colección que se ha confeccionado. Muchas veces se debe actualizar la información y verificar lo adquirido o incluso vender de forma discreta para comprar nuevas piezas. En este sentido un Asesor con capacitación legal puede ser un importante aliado para tener al día la colección.

No lo olvide: Un coleccionista “menor” también es cliente para un Asesor ya que puede disfrutar encontrando esas piezas menores que el Gran Mercado desprecia, piénselo…


No hay comentarios: