viernes, 27 de julio de 2018

Leopoldo Cervera: La pintura pisando los talones



pintura de Leopoldo Cervera




 L.M.A.

            27.07.18 .- MADRID .- Vive frente a la playa santanderina de El Sardinero, por lo que con frecuencia sus pupilas se tiñen y dilatan de azul, de mar y de barcas, que a veces lleva a una eliminación de formas y lo emparentan con la abstracción enraizada en Kandinsky. Leopoldo Cervera González (Santander, 1951) ha ejercido su profesión en el campo de la topografía, fotogrametría y cartografía, pero su vocación profunda ha sido siempre la pintura, que le ha acompañado, perseguido, como amante celosa y él la ha atendido como requería, porque iba siempre pisándole los talones, hasta que se ha consagrado por entero a ella La pintura como arte, como expresión, como leguaje, como comunicación.

            No cabe hablar de autodidacta, cuando Leopoldo Cervera bebió de la maestría de Cobo Barquera y Gómez Cagigas, amén de la preparación lineal y artística que de algún modo conllevaba su profesión. Pero la libertad de expresión con el pigmento ante el lienzo, la tabla o el papel, con los conocimientos adquiridos le hacía sentirse en su plenitud. La figuración tomó cuerpo en paisajes y marinas, no en balde, su tierra cántabra es rica y hermosa en la naturaleza. También practicó con ciertos retratos –incluido el autorretrato- y algunos bodegones. La mirada de pintor nunca dejó de actuar en lo que le rodeaba, para ver, para aprehender, para pintar... El artista atento siempre aprende y se supera.

            El dibujo ha latido siempre en su obra, sobre todo en trabajos de carboncillo sobre papel. Incluso el estarcido y el collage también han entrado en su repertorio material. En ocasiones el pouring o el  deeping. El arte es uno y su manifestación se hace plural, si bien la pintura sigue siendo la pulsión primaria del autor cántabro. Admirador del impresionismo, Leopoldo Cervera sin embargo encontró en el expresionismo una manera de hacer que le llamaba, que le complacía. Su paleta se hace luminosa o sombría al compás de su ánimo, del trabajo y de los días, como diría el poeta griego Hesiodo (1).

            El tema era importante en la pintura del autor, pero poco a poco el pintor lo fue conduciendo a su esencia, cuando encontró en la abstracción una forma más rica y polisémica de expresarlo. Pintura como concepto y ornamentación, como idea y belleza en un maridaje inextricable, como fondo y forma en unión indisoluble. Pintura como arte ilusionístico por antonomasia, con capacidad de sugerencia casi infinita. Pintura que abre y deshace las formas, pintura que plasma la imaginación del autor en lo cotidiano. Luces, sombras, paisajes interiores, vivencias…

            Óleo o acrílico, formato mediano grande, poco importa, cuando la pintura trasciende los materiales, soporte y pigmento, para seguir su propia deriva. Los títulos del autor dinamizan la interpretación de los espectadores: Laberinto, El Pichu, Homenaje al almirante Cervera… Las imágenes hablan sin necesidad de palabras. El espectador que las mira se hace poeta al interpretarlas.

Julia Sáez-Angulo
De la Asociación Internacional
de Críticos de Arte, AICA/Spain

Más información

https://listas.20minutos.es/lista/pintores-y-escultores-cantabros-por-lapp-256240/



!Homenaje al almirante Cervera", pintra de Loepoldo Cervera

No hay comentarios: