miércoles, 8 de abril de 2015

Valioso Museo de Arte Precolombino Felipe Orlando en Benalmádena







Julia Sáez-Angulo


         La ciudad de Benalmádena cuenta con un asombroso Museo de Arte Precolombino Felipe Orlando, donado por el pintor cubano/mexicano del que lleva el nombre en 1970. En 2004 se remodeló la museografía de la institución y hoy presenta con didáctica y elegancia un centenar y medio de piezas  precolombinas que enriquecen el patrimonio de Benalmádena y por ende de España en este campo tan singular de la arqueología.

Felipe Orlando García-Murciano (Cuba, 1911- Benalmádena (Málaga), 2001), hombre viajero y cosmopolita, sobre todo por Cuba, México, los Estados Unidos y España como pintor, escritor y diplomático, para recalar finalmente en la magia de Benalmádena, una ciudad en lo alto de la montaña malagueña frente al mar, con unas vistas fascinantes sobre todo el valle y el entorno, que no escaparon a la sensibilidad del viajero.

La colección precolombina de Felipe Orlando perteneció a un abuelo suyo vasco y él la recogió para donarla finalmente al patrimonio histórico artístico de Benalmádena, que hoy visitan gozosos los escolares, además de los numerosos visitantes. La entrada es libre.

El Museo de Arte Precolombino Felipe Orlando acoge también una sala de arqueología clásica –fundamentalmente romana-, así como otra de la obra del fundador del museo, que llevaba a cabo una pintura abstracta de gran colorismo y sugerencia del informalismo de los años 60. El pintor, artista prolífico que llevó a cabo más de cien exposiciones y vivía de su arte,  se casó con Marina Lara, una mujer de Benalmádena a la que llevaba 40 años, y que sigue cerca del museo.

La colección precolombina, en la que estuvo trabajando la conservadora de museos Paz Cabello, antes de ser directora del Museo de América en Madrid, comprende piezas de diversos núcleos de civilización, que va de Mesoamérica o antiguo México, a los Andes centrales o antiguo Perú y Área intermedia. El museo ha acogido nuevas donaciones de piezas a partir de su inauguración por distintos donantes, como la pieza de Lindson o el collar de Marina Lara.



Entre las piezas expuestas, se encuentran las “mujeres bonitas”, piezas de barro que hablan de la fertilidad femenina con prominentes atributos sexuales en sus desnudos: Otro grupo de vitrinas acogen instrumentos musicales populares como las ocarinas o instrumentos de agua, que reproducen los sonidos de algunos pájaros. El propio Felipe Orlando los interpretaba ante los primeros visitantes cuando él fue nombrado director del museo instalado en una casa amplia y noble, en cuya parte superior residía el coleccionista.

Junto a la piezas citadas: armas, vajillas, fusayolas, textiles, amuletos, adornos, pintaderas, colgantes, muñecas… Las piezas más antiguas datan de unos dos mil años a.C.



No hay comentarios: