jueves, 31 de marzo de 2016

Alfonso Sebastián, Pintor internacional de Retratos, regresa de Florencia


Retrato de Malena de Firenze, por Alfonso Sebastián


L.M.A.

            El pintor toledano residente en Madrid, Alfonso Sebastián, ha regresado de una estancia en Florencia para llevar a cabo el retrato de Malena, alta funcionaria de la Comunidad Económica Europea. Anteriormente había pintado los retratos del Doctor Jean-Paul Larvre, médico reumatólogo en Lyon, y el de Isabelle Hirschi, diseñadora de joyas. En España ha realizado recientemente el retrato de la escritora Julia Sáez-Angulo.

            Alfonso Sebastián Beltrán (Torrijos, Toledo, 1941) tiene formación de arquitecto y ejerció su profesión en paralelo a la pintura, su verdadero y profunda vocación desde muy joven. Ha cultivado de manera continuada el paisaje y las escenas de tauromaquia, pero la pintura del retrato le ha interesado particularmente como reto con la naturaleza más viva que es la del rostro humano.

            Confiesa que unos personajes se resisten más que otros, pero todos sus modelos acaban saliendo en sus cuadros sobre tabla o lienzo como soporte. Ninguno se le ha resistido. “Todo es cuestión de encontrar la mirada, el rictus o el gesto que define al hombre o mujer que se tiene delante”, asegura el pintor y añade que antes de entregar un retrato, lo hace convivir con él en su estudio durante un tiempo, para estar seguro de que no necesita una pincelada más. A veces una intervención de más puede hacer peligrar el cuadro; ese momento del acabado o no acabado es el más tenso para el artista.

            El pintor habla del estudio previo con el modelo que va a retratar, lo mira, lo observa mientras conversa, retiene… la mirada del pintor es analítica desde que sabe que va a pintar un retrato. Después viene el comienzo, el croquis previo, el deseo de ser fiel, pero no cruel ante los rasgos del rostro que tiene delante. Óleo sobre el soporte. Hay todo un proceso de reflexión para encontrar la pose y el momento elegido para aquel modelo concreto.

            Alfonso Sebastián vive cerca del Museo del Prado, del Reina Sofía y del Thyssen-Bornemisza. Es la ruta de los museos con mayor porcentaje de obras maestras por metro cuadrado. El artista los visita con periodicidad y se detiene ante los grandes maestros del pasado que enseñan cada día a pintar. Velázquez, Tiziano, Goya… Otto Dix y los expresionistas alemanes en el Museo Thyssen. Son retratistas extraordinarios del siglo XX y el pintor los conoce a fondo porque son sus colegas y los admira.

Retrato de Julia Sáez Angulo, por Alfonso Sebastián

            Cada retrato tiene su pose; cada persona dicta como quiere posar aunque no lo exprese verbalmente. El retratista lo percibe en una relación atenta y silenciosa. La mirada es fundamental en a pintura. Cada ojo emite un mensaje. Somos asimétricos aunque no lo creamos. La boca y los ojos forman un triángulo decisivo en el modelo para ofrecer su rostro. Finalmente el artista necesita quedar satisfecho de la obra  hecha. Ha de ser buena pintura, sugerente. bella… lo que no quiere decir siempre “bonita”.

            En el retrato de Malena de Firenze, el rostro descansa sobre una mano y la atención del espectador se concentra en esa mujer pensadora que se abstrae de lo que la circunda. Fue lo que el pintor captó al observarla. Un retrato casi escultórico, esencial, que no se pierde en anécdotas. Una pintura que revela a una mujer inteligente y sobria, con un mundo interior intenso. Una obra maestra.

            En el retrato de la periodista Julia Sáez Angulo, el artista quiso manifestar la alegría del modelo, al tiempo que su reserva como protección ante los otros. La mirada lo refleja. El ojo derecho lo muestra con claridad, el izquierdo es más contenido. Las cejas reflejan un mundo interior más agitado. La sonrisa atrevida y con todos los dientes, ha sido una audacia valiente del pintor. La mayoría de los retratistas evitan pintar los dientes, pueden ser peligrosos cuando se busca el favorecer en exceso. En el caso de Julia ha acertado, incluso con el carmín de los labios que toma acentos diferentes en el inferior.


            Entre otros retratos que Alfonso Sebastián ha llevado a cabo, sobre todo entre empresarios y escritores, figura el del empresario Félix Hazen. También los imaginarios del Duque de Ahumada, para el Museo de la Guardia Civil o  de Teresa de Jesús para la Universidad de la Mística en Ávila.

Julia Sáez Angulo y Alfonso Sebastián

Alfonso Sebastián en Florencia

No hay comentarios: