miércoles, 22 de febrero de 2012

Harold Bloom describe su canon personal de 57 novelas y 100 novelistas



Harold Bloom, Novelas y novelistas

El canon de la novela

Traducción de Eduardo Berti

Editorial Páginas de Espuma

Madrid, 2011 (878 pags.)


Julia Sáez-Angulo


Considerado una autoridad en la crítica y ensayo literarios, el norteamericano Harold Bloom, catedrático de Humanidades en la Universidad de Yale, ha establecido un nuevo canon en la novela, como antes lo hiciera en la literatura universal y en la Poesía, generando siempre cierta polémica. “Harold Bloom, Novelas y novelistas. El canon de la novela” ha sido editado por Páginas de Espuma.

El escritor Francisco Umbral decía que todo crítico es subjetivamente injusto, aserto no descabellado que bien pudiera aplicarse a Bloom, que mira y enfoca con mentalidad anglosajona. En la introducción Bloom nos recuerda que “la novela empezó como la hija ingrata del romance en prosa, pero el romance novelístico está vengándose en la actualidad con la supuesta muerte de la novela y con el nacimiento (bajo extraños aspectos) de la picaresca”.

De Miguel de Cervantes a García Márquez

Pocos autores extrae Bloom de la literatura en español, si bien a Cervantes lo pondera y muestra como cabeza de fila. “Cervantes se burló del romance y exorcizó sus formas en el Quijote, pero desde Mark Twain hasta hoy la influencia de Cervantes ha invertido su dirección por medio de la parodia y la fantasmagoría, como la encarnada en el Caballero de la Triste Figura, hasta superar al realismo y al naturalismo dominantes”, añade Bloom.

La alabanza de Harold Bloom a "Don Quijote de la Mancha", la gran obra de Cervantes, es soberbia. Hace un parangón con la obra de Shakespeare y dice que, mientra el inglés prácticamente escribe monólogos -hermosos monólogos- el español establece un rico diálogo entre Don Quijote y Sancho Panza, en el que puede meterse el lector y participar de ese debate sobre la comprensión del mundo.

Leyendo su lista de elegidos, Bloom parece decantarse por un cierto popurrí de nombres de diversas literaturas, dentro del gran lecho anglosajón. Cita a Cervantes y Gabriel García Márquez como únicos en español,; Saramago en portugués; Honoré de Balzac, Gustave Flauvert, Emile Zola; Albert Camus y André Malraux en francés; Dostoievski y Leon Tolstoi en ruso ( a Vladimir Nabokov en inglés americano)…

El grueso está compuesto por novelistas ingleses, norteamericanos, sudafricanos… Entre los nombres: Paul Auster; Toni Morrison; Philip Toth; Anthony Burgess; John Steimbeck; James Joyce; Henri James; Thomas Pynchon…

El capítulo de mujeres es reducido: Charlotte Brontë; Virginia Woolf; Ursula L. Le Guin; Iris Murdoch; Amy Tan; Kate Chopin… Un tercio de nombres, al decir del novelista

En suma, 57 novelistas y cien novelas son el grueso de la elección de Bloom con el añadido de algunos ensayos de James Baldwin y de una pieza teatral de Oliver Goldsmith. “Obras de estructura colosal, como el “Ulises” de Joyce o la vasta narrativa de Proust, han sido excluidas y destinadas al volumen consagrado a la épica. Lo mismo ha ocurrido, en forma inevitable, con “Moby Dick” de Meleville” explica el autor de este libro interesante y discutible.


.