lunes, 30 de mayo de 2016

Alfonso Sebastián, Un compromiso amoroso y firme con la Pintura









Julia Sáez-Angulo

Alfonso Sebastián Beltrán (Torrijos, Toledo, 1941), residente en Madrid desde su juventud, es un pintor vocacional por encima de su formación en arquitectura. Se sintió consagrado a la pintura desde muy pronto y nada le gusta más que conversar a fondo sobre ella para tratar de atisbar alguna luz sobre su misterio. No quiere perder el tiempo y cuando oye alguna tontería, se puede transformar en “hombre airado”, aunque guarde silencio. La pintura, en su quehacer artístico, es fruto de una mirada nueva, sorprendida, que acepta como modelo un paisaje, un retrato o una escena de tauromaquia. Está casado con Guía Boix y tiene dos hijos.

- ¿Qué definición de la pintura le convence más?
            Ninguna. Ni siquiera me gusta que se intente definir. Es como si una hormiga que viviera allí quisiera definir el Partenón.

- ¿Cuándo nació su vocación a la pintura y por qué?
            Me han dicho que cuando era muy pequeño ya dibujaba en el suelo de arena con un palito. Y que elegía los días de lluvia porque se dibujaba mejor. El porqué no lo recuerdo. Y aún no lo se.

- ¿Qué profesores y maestros del pasado le han enseñado más?
            De todos he aprendido. Todos las personas saben algo que yo no sé. Se aprende intentando captar las emociones ajenas. En la pintura,  Van Gogh me ha enseñado cómo se puede llegar a la más absoluta grandeza con un pequeño bagaje. Con una técnica torpe pintó lo infinito. Se podría decir de él que pinto la pintura. A su manera.

- A usted le gusta reflexionar sobre la pintura ¿Con qué colegas o escritores ha conversado de arte más intensamente o a gusto?
            Se habla poco sobre arte. Se habla de lo que pasa a su alrededor, de exposiciones, del precio de un cuadro, de un determinado retrato, se habla de Arco, pero no de arte. He hablado de arte (desgraciadamente muy poco) con los escritores Alfonso Martínez Mena, Héctor Vázquez Azpiri, Cesar Aguilera, Julia Sáez Angulo. Me han enseñado mucho sobre pintura los escritores. Hacen observaciones certeras que te orientan.
            Tengo guardada una lista con una frase de cada uno de ellos. Respecto a estar a gusto con pintores recuerdo con mucha nostalgia mis conversaciones con Manuel Ortega. Eran inacabables. A lo mejor el hecho de que Manolo fuera absolutamente sordo, ayudó mucho. Podíamos hablar los dos a la vez sin interrumpirnos. Ahora que él no está, hablo algunas veces con Oyonarte, su hijo. Pero no es lo mismo. Oyonarte oye perfectamente y además sabe de pintura más que yo. ( “Nosotros no elegimos la pintura, ella nos elige a nosotros”). También hablo con Rosa Maroto, de la que estoy seguro lleva en sus venas la misma cantidad de acrílico que de sangre. Y claro está, hablamos de pintura.





- ¿Qué paisajes ha recreado con más gusto en su pintura?
            Todos aquellos que en un determinado momento me produjeron asombro. Yo soy de Toledo, de Torrijos. Mi tierra es de color ocre. Cuando vi, por primera vez, los verdes de Asturias me quedé paralizado. No podía ni creerlo. Y me puse a pintar aquellos verdes. Años más tarde descubrí que también los ocres de mi tierra son hermosos. Y me puse a pintar paisajes ocres. Ahora ando por la sierra de Cazorla pintando campos de olivos cuyo color es una mezcla de verde y ocre. He llegado a la conclusión de que se pinta con gusto todo aquello que te asombra. Y creo que Toda España es un asombroso paisaje.

- ¿Por qué ese interés suyo en escenas de tauromaquia?.
            Es un gran tema pictórico. Una mancha negra que se mueve sobre un cambiante color albero persiguiendo una figura vestida con un traje precioso con reflejos oro y plata diferentes según le llega el sol. El conjunto es como un arco iris en movimiento, en el que a cada décima de segundo todo cambia.
            Y en su entorno excitación y luz. Música y sonidos, color en movimiento,  ritmos. Danza. Silencio y quietud a veces. Todo cambiante, todo en movimiento. Se produce una enorme vibración. Es como un tornado de sensaciones que producen la emoción. Lo dicho, un gran tema pictórico.

- El retrato es capítulo importante en su trabajo? ¿Qué reto y que dificultades entraña?
            Ver vida. Mirar el misterio de la vida. Y tratar de explicarla. ¿Qué mayor reto? ¿Qué mayor dificultad?

- Santa Teresa fue motivo de retrato ¿Qué buscó en esa obra?
            Acercarme al misterio. Solo acercarme. Cuando acabé, estaba más lejos.

- ¿Qué retratos recuerda haber hecho con mayor satisfacción?
            El de Félix Hazen. Nunca olvidaré las reacciones familiares que produjo. Un honor.

-¿Cuáles serían los maestros del retratos en el pasado?
Picasso, Otto Dix, Van Dongen, Velázquez, Rafael... Tiziano.

- En sus visitas al Museo del Prado, ¿delante de qué cuadro se ha detenido más veces?
            Ante el retrato del duque de Mantua de Tiziano que esta en el Prado, mirando los dedos entre el pelo del perro. Y ante el Tintoretto “Dama enseñando el pecho“, porque guarda un misterio de mi vida que nunca revelare.

- ¿Qué libro de arte recomendaría?
            Es difícil pero por responder a la pregunta, y por su vigencia actual elegiría el Tratado del Paisaje de Andre Lhote, cuyo prefacio termina así: “(...) He aquí, espero, consideraciones capaces de disipar en muchos jóvenes la creencia de que la pintura es un entretenimiento o un modo de ganarse el pan”.




1 comentario:

Rosa jimenez Maroto dijo...

Lucida entrevista y lucidas respuestas. Un abrazo Alfonso y Julia.