martes, 7 de agosto de 2018

RETRATOS: Mercedes Ballesteros, inteligencia, bondad y Arte a partes iguales


-->


Mercedes Ballesteros















    

      

Julia Sáez-Angulo

08/08/18 .- MADRID .- Es más lista que el hambre, y esta agudeza, que en astucia y maldad podría ser terrible, se atempera por su bondad y generosidad que se hace difusiva en quien está a su lado. El arte es su empeño y el hecho de ser una ama de casa impecable, una cocinera masterchef, una gestora eficaz de su patrimonio y abuela a tiempo parcial, no le restan un ápice de energía para ordenarse y ponerse a pintar o modelar cada mañana en su gran estudio de la madrileña calle de Doctor Esquerdo.

            En la Escuela de Artes y Oficios de Madrid le dieron la máxima calificación en la escultura y su profesor le indicaba que siguiera por este camino, pues modelaba las formas como los ángeles; el barro, la plastilina o la cera se convertían en su manos en formas artísticas perfectas. Lo sigue haciendo.

            Mercedes Ballesteros Rodríguez (Noblejas, Toledo, 1946) es una mujer práctica y pensó que si el arte es difícil de vender en general, la escultura lo es en particular, por lo que se ha dedicado fundamentalmente a la pintura figurativa que se le da estupendamente. No teme a la figura humana que le gusta sobre cualquier otra forma y trabaja con modelos vivos en su estudio, que se permite contratar ,porque quiere y porque puede, para trabajar a gusto. Después de todo es una “niña rica”, porque antes fue rica heredera.

            Ha sido tesorera de la Asociación Española de Pintores y Escultores, AEPE, y nadie mejor que ella, porque, como buena castellana, sabe ahorrar y gastar en la dosis conveniente, por eso su marido confió en ella a la hora de administrar los caudales de la empresa. Hizo bien, porque Mercedes Ballesteros supo hacer patrimonio razonable, sin dispendios ni equivocación alguna. Esa virtud le viene por el lado materno, pues su progenitora hizo lo mismo comprando casas en mal estado en Noblejas para rehabilitarlas con peones -ella dirigía la empresa- y disponer de una para cada una de sus cuatro hijas. Lo de su padre eran las letras y los números, pero no la economía.

            Mercedes Ballesteros se crió en su infancia junto a la presa del Tajo cercana a Noblejas, situada en la comarca de la Mesa de Ocaña, que abastecía de electricidad a la comarca toledana circundante. Todos los empelados vivían en una gran casona por pisos, con un jardín amplio de árboles delante y huertos cercanos para cultivar hortalizas y frutas. Su padre, empleado ilustrado de la presa, les daba clase a las hijas, alumnas díscolas que preferían las labores del hogar.  Mercedes solo vivió un año en Noblejas con su tía Mercedes, porque para hacer la primera comunión tenía que asistir a clases de Doctrina Cristiana y de paso acudió ese curso a la escuela municipal. Mercedes recuerda con nostalgia los años de infancia en la casa de la presa, donde todo era bucólico y feliz, hasta un día en que vio flotar algo sobre las verdes aguas del Tajo y, al acercase ,vio que era un hombre muerto. Avisó de inmediato a su padre y aquel día Mercedes clausuró la inocencia y su infancia, ante la evidencia de que los días tenían su fin.
          La casa de la presa es hoy fruto de la incuria y el abandono. Por sus ventanas desvencijadas entran las ramas de los árboles cercanos y el antiguo jardín es hoy pasto de jaramagos, ranúnculos y retamas. Sic gloria transit.

            La pintora ha llevado a cabo una amplia retrospectiva de 40 años de trabajo –la de los 30 la hizo en Toledo- en el Ateneo de Madrid en este año 2018, donde ha mostrado pintura, escultura, dibujo y fotografía, con todas las técnicas a su alcance. Desde hace unos años practica la acuarela, además del óleo, y ha sido una nueva revelación positiva en su trayectoria. 

       Le gusta hacer retratos y tiene logros magistrales como el que hizo a Carmen Valero. Algunos de los pintados al rey Felipe VI cuelgan en museos o salas de pleno consistoriales como la de Noblejas. Colaboradora siempre pronta con el Grupo pro Arte y Cultura de Mayte Spínola; sus cuadros han atendido siempre las exposiciones y la solidaridad que conlleva el Grupo.

            Buena amiga de los amigos, los invita a su estudio que habilita para fiestas de fin de año o de disfraces en carnaval, o a su casa de Manzanares el Real para una buena barbacoa. Sus empiñonadas de carne o manzana son de perder la cabeza y deleitarse en el gusto. 

            Mercedes Ballesteros es un ser noble, por ello nació en Noblejas, combina con sabiduría arte y fiesta, arte y gastronomía, arte y amistad. Dios la bendiga por ser así.

Más información
http://www.mercedesballesteros.es/






No hay comentarios: