martes, 5 de mayo de 2015

Museo del Convento de las Trinitarias en El Toboso





Julia Sáez-Angulo


         La localidad toledana de El Toboso cuenta con dos hermosos conventos: el de las Trinitarias y las Clarisas y la gran iglesia parroquial de san Antonio Abad, toda una basílica en dimensiones, de la que se asombró Don Quijote junto a su escudero cuando dio su célebre frase: “Con la iglesia hemos dado, amigo Sancho”.

         La hermana Victoria Morales Adán (El Toboso, 1937) explica el rico museo del Convento de las Trinitarias, donde pinturas, tallas, vasos y ornamentos sagrados hablan de la trayectoria e historia noble de la Orden fundada por la salmantina Madre Ángela María de la Concepción (1649 – 1690) en Salamanca, donde se encuentra la casa madre, amén de su trabajo en El Toboso.



         “Nuestra fundadora es una santa muy milagrosa, el milagro más reciente en un hombre de El Toboso, que cayó al manipular las campanas y estuvo en muy mal estado, hasta que se produjo el milagro de la madre Ángela María, a la que se había encomendado el malherido, que todavía vive en El Toboso”, explica la hermana Vitoria. El Museo de las Trinitarias reproduce la celda de la fundadora.

         El hábito de las trinitarias es blanco, con una cruz en  azul y rojo, tres colores que simbolizan a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, respectivamente.

         Las trinitarias son desde siempre buenas bordadoras de oro y seda a la hora de realizar ornamentos y paños sagrados como los dos grandes palios que lucen en el Museo de las Trinitarias o el que se utiliza en la parroquia de El Toboso.  

         Algunas de las pinturas ha sido restauradas por diversos mecenazgos, pero quedan todavía unas cuantas por serlo. Hay una bella pintura, supuestamente del taller de El Greco y una  bella Transverberación de Santa Teresa, ambos del siglo XVII, al igual que un cuadro interesante de San José. El museo cuenta con doce, de los muchos relicarios con Auténtica que fueron destruidos en 1936 por asaltantes al convento.

         Las tallas de madera pintadas o estofadas son interesantes, como las de los dos Niños Jesús, uno de ellos “El Compañerito” de la fundadora o los dos santos trinitarios como san Juan de la Mata o san Félix de Valois. También un Ecce Homo o un Crucifijo, que espera una pronta restauración.

         Durante la guerra civil de 1936 el convento de las Trinitarias, uno de los más grandes de Castilla – La Mancha fue saqueado y destruidas  muchas de las imágenes religiosas, que constituían parte de la historia de la orden de las Trinitarias. 



         Próximamente se abrirá el claustro y otras piezas de arte conservadas por las Trinitarias, en buena parte procedentes de donaciones o depósitos de otros conventos de la misma fundación.

         El convento de las Trinitarias de El Toboso cuenta también con una hospedería. Son nueve las monjas que lo habitan, "todas son jóvenes menos yo", dice la hermana Victoria.

El Toboso celebra actualmente las Jornadas Cervantinas y el convento de las Trinitarias y su museo es una de las atracciones más sobresalientes del pueblo.

        



No hay comentarios: