miércoles, 11 de enero de 2017

"José Manuel Ballester En el estudio" Pintura y fotografía en la galería Pilar Serra



17 de enero al 15 de marzo de 2017
Inauguración 17 de enero a las ocho de la tarde.




L.M.A.

Madrid, 11. 01. 17 .- José Manuel Ballester (Madrid, 1960 ),  pintor  y fotógrafo, su carrera artística comenzó en la pintura con especial interés por la técnica de las escuelas italiana y flamenca de los siglos XV y XVIII. En un principio su pintura fue realista pero pronto derivó a un lenguaje más personal, minimalista, que tiende hacia la abstracción a través de luces y sombras.   Desde los noventa compone imágenes de arquitecturas contemporáneas de las que casi siempre está excluida la figura humana y aunque ese lenguaje nunca desaparece de su trabajo, sí va dejando paso a la fotografía, en la actualidad su medio de expresión predominante y por el que se le concedió el Premio de la Comunidad de Madrid y el Premio Nacional.  Pintura y fotografía son técnicas que el artista utiliza simultáneamente con una misma intención, y ambas le sirven como reflexión sobre el mundo y la condición humana.  Cuando Ballester explica su transición de la pintura a la fotografía afirma que él trata de pintar con la cámara y fotografiar con los pinceles.                                


       Ballester pinta y fotografía escaleras, ventanas, fachadas, puertas que dan  paso a lugares vacíos, esquinas misteriosas; juega con la luz, elemento fundamental en su obra y busca una belleza exacta que a veces resulta inquietante.  Le atraen los espacios industriales, habitaciones de hotel, garajes, pasillos, aeropuertos en construcción, museos en obras.  Su pasión por los viajes le ha llevado a pintar y fotografiar numerosos países, especialmente China, país por el que siente una especial fascinación.

La relación de la galería con el artista comenzó en los años 90, cuando la galería se denominaba Estiarte y se dedicaba a la obra gráfica original. En 1999 obtuvo el Premio Nacional de Grabado, y tuvo lugar la primera exposición en la galería. En 2000 se expusieron las series de aguatintas editadas por Estiarte, en el Palacio de Sástago de Zaragoza organizada por la Calcografía Nacional.

Ese mismo año se expuso por primera vez su fotografía, con ocasión de Photoespaña.   Interiores y exteriores sabiamente iluminados, “Una fotografía a lo Vermeer, porque, de repente, no sólo da una encarnación a la luz, sino que  la convierte en algo ondulante, progresivo, que avanza hacia el objeto y nos mantiene en vilo: una expectativa luminosa “ en palabras de Calvo Serraller, autor del texto del catálogo que editó la galería.  En 2006, “Construction/ demolition” fue una exposición en la que las fotografías que Ballester realizaba a los nuevos edificios de China dialogaron en una suerte de  enfrentamiento con las imágenes de Zhang Dali que denunciaban el exceso de demoliciones  en la antigua ciudad de Beijing.

En estos últimos diez años Ballester ha sido una presencia constante en nuestros stands en Arco, ParísPhoto, PhotoLondon, PhotoMiami, DeFoto, MadridFoto, etc. y participó también en la exposición colectiva   de pintura con  la que celebramos el cambio de nombre de la galería, en 2010.

Su obra ha ido evolucionando y proyectándose a través de diversos lenguajes; paralelamente a los paisajes solitarios, puentes, arquitecturas urbanas, interiores vacíos, contenedores, ha desarrollado un interesante trabajo de apropiación de obras maestras de museos como el Prado, el Kunsthistorisches Museum de Viena y otros, a las que ha despojado de figuras humanas, así Veermer,  Fra Angélico, Botticelli, El Bosco, Leonardo da Vinci, El Greco, Velázquez, Goya, han sido fotografiados y vaciados por él, dando lugar a un impresionante trabajo al que ha llamado Paisajes Ocultos. Las impresiones digitales, al tamaño real del cuadro original, persiguen descubrir los elementos secretos manejados por los artistas; la última muestra que hemos podido ver, titulada Paisajes encontrados, en el Museo Lázaro Galdeano, en el que en un vídeo basado en El Jardín de las Delicias, Ballester explica que al suprimir la narración de ésta famosa obra se ha encontrado con paisajes cargados de significado y afirma : “La realidad virtual es hoy tan importante como lo fue el descubrimiento de la perspectiva en el Renacimiento”.       

En la exposición que presentamos el artista ha dirigido su mirada a su entorno más habitual y quizá más querido: su estudio, pero no es su estudio real, sino más bien un espacio mental, metafórico, en el que de nuevo es la luz, la línea, los encuadres inquietantes, la huella de la memoria, lo que nos transmite la magia de su trabajo.   Como dice Lorena Martínez de Corral en el texto del catálogo de la exposición La abstracción en la realidad : “ La fotografía es magia y pasión, no solo realidad, y esta pasión es el elemento activador de la mayoría de sus trabajos.  Ballester la expresa en su obra a través de la tensión, la creatividad, la belleza y la emoción, interpretando un espacio conocido más allá de los límites de la realidad. “   


La exposición muestra una pintura de gran formato y varias fotografías.