lunes, 9 de enero de 2017

“El Puchero de mi Abuela”, restaurante con un cocido madrileño espléndido



Cocido madrileño


Carmen Valero

            Ciertamente El Puchero de mi Abuela en un restaurante con un cocido madrileño espléndido situado en la calle Palos de la Frontera, 21, de la capital de España. Junto al cocido, otros guisos tradicionales como codillo a la gallega, callos madrileños o fabada de la abuela… En días laborables cuenta con un menú de 11 euros y otro de 18 durante los fines de semana.

            Puesto al ritmo de los tiempos, dado que las raciones del cocido son generosas, al menos para las damas que cuidan su línea, el restaurante envasa al vacío lo no consumido para que el comensal pueda disfrutarlo en su casa más adelante.

      El cocido se sirve con guindillas y cebolletas en la más pura tradición.

            Tomás Gutiérrez Román (Bornos, Cádiz, 1958) es el propietario del establecimiento que cuenta con dos comedores, grande y pequeño, que conviene reservar, pues cuenta con una clientela fiel que sigue con gusto las ofertas gastronómicas de la casa.

            Perteneciente al Grupo Gastronómico Gran Vida, el restaurante El Puchero de mi Abuela, cuenta también con otro establecimientos: Cruz Blanca Vallecas y próximamente abrirá V 22, en la calle Velázquez, 22, casi esquina a la calle Jorge Juan.

            Otras especialidades de las que se sienten orgullosos, además del cocido madrileño son: pote gallego, tortilla de Betanzos, pulpo en diversas maneras… Esta especialidades gallegas se van a incormorar de modo especial al nuevo establecimiento de la calle Velázquez.

            El empresario es el presidente de la Asociación La Viña, una de las asociaciones gastronómicas más antiguas en Madrid.

          Dos objeciones subsanables: las mesas demasiado cerca unas de otras en el comedor pequeño y los lavabos de sótano sin calefacción y or tanto heladores.

           

           



-->