domingo, 5 de marzo de 2017

TRÉVERIS

M. DOLORES GALLARDO LÓPEZ

Desde el pasado verano el gobierno alemán, como forma de potenciar un turismo diferente,  promociona con el título “Las vías  de los romanos” unas rutas turísticas que  recorren los más importantes asentamientos romanos en las Galias.
 Carreteras romanas que -a través de territorios que hoy pertenecen a Bélgica, Luxemburgo y Alemania-   comunicaban los entre sí las grandes  metrópolis de la época.

Dado que se acerca el buen tiempo, un hermoso lugar de destino puede ser para cualquier lector algunas de las hermosas ciudades  que  en esas vías se encuentran.
CARRO DE VIAJE ROMANO

  En el proyecto  se incluyen   y pueden ser visitados en cualquier momento   no menos de 80 (ochenta)  lugares  que muestran  una intensa  colonización romana,  una extraordinaria prosperidad y, en bastantes ocasiones, un modo de vida muy  refinado.

Gran parte de las rutas discurren  en las cercanías del  río Mosela (nace en Francia en el macizo de los Vosgos), que  recorre hermosísimos parajes y no menos bellas ciudades entre las que destacan: Trier -nombre actual de la imperial Tréveris- y, al final de los 560 km de recorrido del río,  antes de verter sus aguas en el Rin, la hermosa Coblenza.
La historia de los romanos junto al río Mosela se inició cuando en el año 56 a.C. Julio César atacó el país de los tréveres.

  A orillas del Mosela los romanos hicieron florecer Téveris, con frecuencia llamada "La segunda Roma".

Actualmente  cada verano  se celebra en la ciudad el festival  romano más grande de Alemania, conocido  como  “Brot und Spiele”, denominación alemana para el término latino Panem et circenses (“Pan y juegos”, feliz expresión debida al poeta satírico Juvenal).
 
PLAZA DE TRÉVERIS
 Dedicaré algunos post a los monumentos romanos que en la hermosa  Tréveris se pueden visitar. En este hablaré del Puente romano sobre el río Mosela y y la famosa Puerta Negra.

  De todos modos, quienes quieran la  información  que el gobierno alemán pone a disposición de quienes quieran recorrer alguna de estas las rutas  recorren el corazón de las Galias puede acudir a
           
                    ***********
      LA  CIUDAD  DE TREVERIS

Algunas importantes  vías  romanas  en las Galias conducían y  siguen conduciendo  a  Augusta Treverorum (Tréveris para nosotros,  Trier es su actual nombre alemán). La ciudad,  llamada a veces “Segunda Roma”,  fue residencia de emperadores en los últimos siglos del imperio romano de occidente.

Trier/Tréveris está ubicada en la orilla derecha del río Mosela, pertenece a la región alemana  Renania-Palatinado. Es, naturalmente, la ciudad alemana  más antigua.

 El período más esplendoroso de la  historia de la hermosa ciudad está ligado a su pasado romano imperial.

La vinculación de los romanos  al río Mosela se inició cuando en el año 56 a.C. cuando  Julio César atacó el país de los tréveres.

 A las orillas del Mosela  floreció, entre otros lugares, Tréveris,  independientemente de que desde mucho antes en ese mismo lugar hubiera habido o no otra ciudad.

Cerca de  un campamento romano del año 30 a.C. -que había sido abandonado-  en   el año 17 a.C. (época de Augusto)  los romanos fundaron Augusta Treverorum, llamada así en honor  del César.  Se convirtió en capital de la provincia de la Galia belga.

  Rápidamente creció, a la vez se construyó un puente de madera  sobre el río  Mosela (antecesor del de pilastras de basalto gris construido entre los años 144 y  aproximadamente el 157 d.C., pilastras que se conservan en la actualidad y que hacen de este puente el más   antiguo de Alemania)  y se convirtió en  importante   cruce de  vías militares.

Llego a tener casi 80.000 habitantes y  fue la ciudad romana más grande e importante  al norte de los Alpes.

Dotada de magníficas construcciones civiles, se convirtió en centro administrativo del inmenso territorio que abarcaba desde el río Rin al océano Atlántico y en residencia imperial en los últimos siglos del Imperio  romano de occidente. Conservó estas funciones hasta finales del s. IV.

 El proyecto de transformar Tréveris en residencia imperial  comenzó con Maximiano, que en el año285 d.C  fue  César, algo así como príncipe heredero,  y después (desde el 286 a 305)Augusto y co-soberano con Diocleciano, encargándose de las provincias occidentales del Imperio, en tanto que Diocleciano se ocupaba especialmente de la parte oriental del Imperio. En  Tréveris Maximiano estableció su residencia, aunque en realidad pasó la mayor parte de su tiempo guerreando. Así comenzó la ascensión imperial de la ciudad.

Cuando  los bárbaros constituyeron un peligro para el Imperio de occidente,  la administración  fue trasladada  de  Tréveris  a Arlés y a Milán.   La ciudad perdió su importancia política y su poder.

 Desde que el  cristianismo se impuso en el Imperio, el obispado de Tréveris tuvo gran importancia.  Sus obispos se mezclaron en las controversias teológicas del s. IV. En Tréveris  nació  S. Ambrosio, celebérrimo obispo de Milán.

A finales del s. IV y principios del V Tréveris fue varias veces destruida por los germanos, finalmente a finales del s. V cayó bajo el dominio de los francos merovingios. La Edad Media daba comienzo. Tréveris jamás ha  recuperado su antaño esplendor.

 En este primer artículo sobre la ciudad, hablaremos  de su   Puente romano - hoy día  soporta el tráfico actual- y de la famosísima y espectacular Puerta Negra, una de las cinco puertas que daban acceso a la ciudad romana y la única que se conserva. Ambos, junto con el  anfiteatro, las termas imperiales y la  basílica de Constantino, desde 1986 forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el apartado  “Monumentos romanos”.

 El puente romano. al tiempo que se fundaba la ciudad se constuyó un puente de madera sobre el río Mosela. El puente fue totalmente de madera hasta que entre los años 144d.C y aproximadamente el 157 d.C se sustituyó por otro sostenido por grandes pilares de basalto gris, construidos directamente sobre el cauce del río. sobre esos pilares iba la calzada, en madera. 
Esos mismos pilares de basalto siguen soportando el tráfico actual: el conocido en Tréveris  como "puente  romano"  está construido sobre ellos. Es lo que queda del antiguo puente romano.

EL RÍO MOSELA BAJO EL PUENTE ROMANO
 .

La famosa  Puerta Negra. A partir de la segunda mitad del s. II d.C. la ciudad fue rodeada por una muralla, que al menos tenía cinco puertas.  La Puerta Negra era la puerta norte o puerta seteptrional. Es la única que ha sobrevivido, por un motivo muy especial, como veremos más abajo.
 El nombre latino de “ Porta Nigra/Puerta Negra”, como el de las otras cuatro que hubo, proviene de la Edad Media, puesto que  en época romana cada puerta era denominada según el nombre de la vía que de ella salía y según el lugar de destino al que esa vía se dirigía.
 
LA PUERTA NEGRA EN LA ACTUALIDAD
La puerta y las  dos torres gemelas, redondeadas por el lado exterior,   que la flanquean fueron construidas, al igual que en otros monumentos romanos, con  sillares o bloques  de piedra arenisca (en este caso de  color blanco) unidos sin mortero y engarzados con una especie de grapas de hierro.  El paso del tiempo y las condiciones atmosféricas  han transformado el color original de los sillares   casi en negro. De  ahí el nombre con el que se  conoce popularmente a esta construcción.
  Las excavaciones han comprobado que se erigió sobre un antiguo cementerio abandonado en el año 160 d.C. para construir esta puerta.  De las restantes puertas solo se conoce el lugar exacto en el que estuvo la Puerta Sur que, probablemente, tenía una estructura y unos materiales  similares a la Puerta Norte o Puerta Negra, pero sus dos torres eran rectas, no redondeadas por el lado exterior, como las de la Puerta Negra.

La Puerta Negra aún hoy  día, por sus dimensiones y su color, impresiona  vivamente a quien la ve por vez primera. Es una de las puertas mejor conservadas de la Antigüedad. Sin  embargo no es cierto que,  como con frecuencia se dice, sea una de las más grandes. Su tamaño (36 m por 21,50m) era normal, habitual para las puertas de acceso a las ciudades romanas importantes. Lo que sucede es que  casi no tenemos término de comparación.

 Parece que no llegó a finalizarse totalmente. La torre oeste, como se puede observar por la maqueta, nos ha llegado casi completamente conservada.



MAQUETA DE LA PUERTA NEGRA

El hecho de que  haya sobrevivido a la demolición de la muralla y de  las otras puertas se debe a que  esta puerta cambió de función en la Edad Media: entre 1036 y 1042  comenzó la transformación de la  Puerta Negra en una Iglesia  de dos plantas, la Iglesia de S. Simeón. Por ese motivo sobrevivió.

 El aspecto que  tenía como iglesia lo conocemos por una dibujo de 1670 -cuya foto mostramos al lector- puesto que en la época de la dominación francesa sobre Tréveris, Napoleón, tras una visita a la ciudad en 1804, ordenó retirar las transformaciones externas realizadas después de la Antigüedad, pues pensaba que esta Puerta debía testimoniar la grandeza de la civilización galo-romana. A ello se debe su aspecto actual.
 
LA PUERTA NEGRA COMO IGLESIA. DIBUJO DE 1670