lunes, 6 de marzo de 2017

TRÉVERIS 2

M.  DOLORES GALLARDO LÓPEZ

En este segundo post dedicado a la región  que recorre el río  Mosela y a  a la ciudad Tréveris  hablaremos de las termas y el anfiteatro.

Las termas. Las mejor conservadas son las aún llamadas Termas imperiales, aunque nunca funcionaron como tales. Fueron las últimas en iniciarse, a principios del siglo IV, en época del emperador  Constantino I o Constantino el Grande.

  Aunque el complejo originario fue concebido  por Constantino para servir como termas a la población de Tréveris y a la  de sus alrededores, no fue acabado como tal. Las necesarias instalaciones de agua nunca fueron construidas.

 La construcción se suspendió, quizás porque a partir del año 312  los intereses políticos  Constantino variaron, el emperador llevó se volcó en otros proyectos, entre ellos la ciudad de Constantinopla, y no tenía medios  o interés suficiente para finalizar las estas  termas que había iniciado en Tréveris. Lo construido comenzó a arruinarse.
 
TERMAS IMPERIALES HOY DÍA
   
A mediados de siglo se retomó la edificación pero con otro cometido: servir para alojamiento de soldados.

Con esa finalidad al lado de la  sala de baño caliente (caldarium) se  edificaron   unos  baños de tamaño similar a los  que hay en otros asentamientos militares. El  caldarium  en sí mismo fue reconvertido en sala de ejercicios. 
La nueva construcción se  pensó para asentar a  800/1000  soldados y los caballos correspondientes, es decir el efectivo habitual de un  pelotón de la época.

 En la actualidad el conjunto sirve a veces de marco para  espectáculos

  Las Termas de Santa  Bárbara.  Quedan  parte de los cimientos del complejo termal. Se consideran  del s. II d. C., en su momento fueron esplendorosas. 

 Se sabe que en 1611 aún quedaban bastantes restos, ricamente ornamentados: fueron utilizados para construir el castillo que sirvió de mansión a los señores von der Brücke y para la construcción de una torre.  
  
 
MAQUETA DE LAS TERMAS DE STA. BÁRBARA
   
 Estas termas deben su nombre a un antiguo barrio suburbano  que llevaba el nombre de  “Santa Bárbara”.

 Hoy día es visible escasamente 1/3 de los cimientos. 

TERMAS DE STA. BÁRBARA. ESTADO ACTUAL


En cuanto a lo que algunos llaman  “Termas del Foro”: En 1987 con ocasión de construir un parking subterráneo en el Viehmarkt o “Mercado de los animales”, se encontraron vestigios de un viejo convento de  monjes capuchinos  del s. XVII y, por debajo de él, restos romanos de una construcción  datada entre 130/140 d.C. cuyo cometido originario es, por ahora, desconocido, si bien  se ha constatado que a finales del s. III o comienzos del IV se la proveyó de canalizaciones de agua, de calefacción y se las hizo funcionar como baños, no exactamente como termas.

 Hoy día el  pavimento  de la plaza  reproduce en  un color diferente el trazado de un  cruce de vías romanas. Los restos arqueológicos de diferente épocas han sido cubiertos por un enorme y moderno cubo de cristal, que como gigantesca vitrina, permite echar una mirada al pasado de la ciudad. La remodelación  de la plaza y el cubo son obra  del arquitecto  Oscar  Mathias Unger.


EL VIEHMARKT CON EL CUBO DE CRISTAL  DE UNGERS

El anfiteatro.  Lugar destinado a luchas  de animales contra animales o de gladiadores contra gladiadores o contra animales. Tenía capacidad para 20.000 espectadores. En la actualidad sirve de marco a manifestaciones culturales  varias.
EL ANFITEATRO