jueves, 19 de enero de 2017

Ha fallecido Carmen Banegas, Hermana carmelita Vedruna

   
Carmen Banegas, a la izda con Amaya Duralde en Washington, durante el reconocimiento del arzobispo de Washington por su labor pastoral.




Carmen Valero

            Madrid, 20.01.17 .- Ha fallecido en Washington la hermana  Carmen Banegas, de la Congregación Carmelita Vedruna, CCV, el 12 de enero de 2017, a los 97 años de edad. La religiosa había nacido en enero de 1925.

            Hna. Carmen Banegas (Melilla.1925, España - Washington, EE.UU., 2017), hija de Virgilio Banegas y Natividad Cabello. Ella entro en la C en1948 en la Provincia de Madrid. A lo largo de sus 69 años de compromiso y servicio en la Congregación, ella vivió su SÍ ante Dios en respuesta a los pobres. Fue enviada a servir en la República Dominicana y Puerto Rico y en 1967 llegó a los Estados Unidos. Ella ayudo en empezar el Centro Católico Hispano y vivió muchos años en Langley Park donde ofreció sus dones para abogar por los inmigrantes ayudándoles con su proceso de inmigración. Como alguien dijo una vez "ella era la abogada de los pobres".

Gracias Hna. Carmen por ser un ejemplo del amor de Dios entre nuestras hermanas y hermanos. Te extrañamos.



¡Qué detalle, Señor!


Qué detalle, Señor, has tenido conmigo
 cuando me llamaste, cuando me elegiste,
cuando me dijiste que tú eras mi amigo,
qué detalle, Señor, has tenido conmigo.
Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre.
Yo, temblando, te dije: “aquí estoy, Señor”.
Tú me hablaste de un reino, de un tesoro escondido,
de un mensaje fraterno que encendió mi ilusión.
Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura.
Codo a codo contigo comencé a caminar.
Han pasado los años y aunque apriete el cansancio
Paso a paso te sigo sin mirar hacia atrás.
 ¡Qué alegría yo siento cuando digo tu nombre!
¡Qué sosiego me inunda cuando oigo tu voz!
¡Qué emoción me estremece
cuando escucho en silencio tu palabra
 que aviva mi silencio interior!

~José A. Cubiella

            What care You have had for me, Lord, when you called me, when you chose me, when you said you were my friend. You came to my door and said my name. I was trembling and answered, “Here I am, Lord.” You spoke of the Kingdom, of hidden treasures, of a loving message that nourished my hope. I left my home, my people, to live out your adventure; arm-in-arm I walked with you. The years have passed and, although I get tired sometimes, I continue on, without looking back!


            4 Misa Exequial Mass of Christian Burial St. Camillus Catholic Church Silver Spring, Maryland 18 March 2017



-->