lunes, 13 de febrero de 2017

Casita Museo de Ratón Pérez en Madrid, gozo y alborozo de los niños que se les cae un diente y lo visitan






Julia Sáez Angulo

            Madrid, 14.02.17 .- La Casita Museo de Ratón Pérez en Madrid es el gozo y alborozo de los niños a los que se les cae un diente. Varias visitas guiadas durante la semana, además de talleres el sábado, dan vida al cuento infantil Ratón Pérez (Madrid, 1911), que el padre Luis Coloma escribió para el rey niño Alfonso XIII, tomando elementos de una tradición popular.

            En su día las infantas Leonor y Sofía también visitaron este museo con su madre Doña Leticia, un lugar que recrea la historia de un ratoncito que se hizo cargo del diente de un personaje real, Buby. Cuento para un rey de España, su antepasado, cuando era niño.

            La Casita Museo de ratón Pérez fue inaugurado hace nueva años por el alcalde de Madrid Fernando Álvarez del Manzano. Y no sólo la visitan niños, sino también grupos de jubilados que quieren rememorar el tiempo en que eran más pequeños. 

            La casita museo está situada en la céntrica calle Arenal, número 8, al lado de la Puerta del Sol, en la misma casa donde estuviera la pastelería Prast, lugar donde vivía Ratón Pérez en una caja de galletas. Una iniciativa privada digna de elogio ha puesto en pie la escena del ratoncito Pérez en un piso y narra un recorrido de atención y juego para los más pequeños, a los que se suman los mayores.

            Lo primero que aprenden los niños es que Ratón Pérez tenía un sombrero de paja amarillo y una bolsa roja –perae en latín- para guardar los dientes que se les caen a los niños y dejan bajo la almohada para que el ratón les deje monedas y/o regalos durante la noche, mientras permanecen dormidos. Amarillo y rojo, colores de la bandera de España, también de las regionales de Aragón y Cataluña.

            La Casita Museo del Ratón Pérez ya se anuncia desde la fachada y el zaguán del edificio, con esculturas y plazas en la pared para celebrar el lugar “histórico” del célebre ratón, conocido no solo en España, sino en la América hispana y otros países. “Hay hispano-americanos que vienen con sus niños a conocer la casita de Ratón Pérez o a comprar recuerdos para llevarles a sus hijos que conocen la historia del célebre ratón”, dice Carmen Rubio, responsable de los talleres.



            Los niños aprenden a fijarse en las cosas y a buscarlas en unas estancias abigarradas de cuadros, esculturas, mesas, bibelots, casas de muñecas para Ratón Pérez…, todo de la voz cálida de una monitora que los va llevando por cada uno de los tres espacios. En el penúltimo, los niños tendrán que pasar agachados de una habitación a otra a través de una gran caja de galletas.

            A Ratón Pérez le gustaba leer y en su despacho tiene una buena biblioteca, amén de dos sillones por si entran algunos de los miembros de su familia: su esposa Catalina y sus tres hijos: Adelaida, Elvira y Adolfo. Los niños acabarán aprendiendo los nombres de los distintos dientes: colmillos, incisivos y molares, lo que son caries o la necesidad de lavarse bien los dientes…

            A la salida de la casita museo de Ratón Pérez, los visitantes pueden adquirir recuerdos como bolsitas de monedas de oro/chocolate, llaveros, y sobre todos libros infantiles sobre Ratón Pérez, incluido el facsímil original del padre Luis Coloma Roldán (Jerez de la Frontera. Cádiz, 1851 – Madrid, 1915) S.J. de la Real Academia Española junto a otro titulado Buscando a Ratón Pérez, con sabios comentarios de Francisco Climent, María José Gómez-Navarro, Alicia Muñoz y Manuel Revuelta. El original se encuentra en la biblioteca del cercano Palacio Real de Oriente.


-->

No hay comentarios: