sábado, 6 de febrero de 2016

“La Real Parroquia de San Ginés, Patrimonio cultural de la Archidiócesis de Madrid”, conferencia de monseñor Montes Toyos




 iglesia de san Ginés



Julia Sáez-Angulo

         “La Real Parroquia de San Ginés, Patrimonio cultural de la Archidiócesis de Madrid”, ha sido el título de la conferencia de monseñor José Luis Montes Toyos, párroco de san Ginés y delegado episcopal para el Patrimonio Cultural. El sacerdote, parafraseando a Benedicto XVI dijo que sólo era un “servidor de la Iglesia”. En el transcurso de su exposición dijo que se consideraba “discípulo del profesor de Historia del Arte Alfonso Pérez Sánchez”

         El acto, organizado por el Voluntariado Spíritus Artis, tuvo lugar en el Aula San Ginés de la citada iglesia, donde se lleva a cabo un curso de arte sacro. Itziar Aragonés presentó al conferenciante con sus numerosos títulos, entre ellos  académico de san Dámaso y el gran artífice del inventario histórico artístico de las iglesias de Madrid. Es autor, entre otros, del libro Real Parroquia de San Ginés. Guía del patrimonio,  tema sobre el que daba la conferencia.

         En el recorrido histórico, monseñor Montes recordó que la iglesia de San Ginés de Arlés, se edificó extramuros de la medina, que data de comienzos del siglo XII, cuando Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI, estableció en 1086 el campamento, con sus huestes formadas por borgoñones y franco-provenzales en las proximidades del emplazamiento del templo actual. Fue el comienzo del Madrid cristiano.


Cristo de la Humidad, de Alonso Cano

         San Ginés es un mártir del siglo IV, y el gran cuadro del retablo central de la iglesia representa su martirio de sangre, alanceado, bajo una escena de rompimiento de gloria, coronado por bellos ángeles. Está firmado por José San Martín. 

        El sacerdote, que hizo un recorrido exhaustivo por los distintos aspectos histórico artísticos de san Ginés, se detuvo especialmente en la capilla del Capilla del Santísimo Cristo de la Redención –una capilla de Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo-, que concentra una relación de obras importantes del barroco madrileño, que van desde El Salvador de Antonio Pereda, con una bella túnica azul lapislázuli, al Buen Pastor con los niños santos Justo y Pastor de Alcalá de Henares, en rojo, atribuido a Gerard Shegers; los ángeles Seatiel y Barachiel con atributos de la oración, de Antonio Pereda; y sobre todo el Cristo de la Humildad (1643) de Alonso Cano, obra maestra del Barroco, al igual que el excelente cuadro Lamentación sobre Cristo muerto, pintura de Michiel Coxcie.

Mencionó al custodiado cuadro de El Greco La expulsión de los mercaderes del templo, la joya artística importante de san Ginés. Monseñor Montes dijo que la iglesia de san Ginés había adquirido 34 obras de arte en los años que él había estado de párroco, muchas de las cuales habían tenido que ser restauradas por su mal estado de conservación.

       Habló también de los ángeles de Pompeo Leoni y del privilegio de Roma para poder situar una imagen de la Virgen sobre el sagrario, al igual que de la cúpula excepcional de la iglesia de san Ginés.


No hay comentarios: