miércoles, 1 de marzo de 2017

EL PINTOR DE ASCENDENCIA OURENSANA JAIME GALDEANO EXPONE EN LA CASA DE GALICIA EN MADRID LA MUESTRA “MEIGAS BUENAS”

Compuesta de obras que tienen como temática común a mujeres fuertes e independientes

Jaime Galdeano se dirige al público


L.M.A.

Madrid, 1 de marzo de 2017.- Jaime Galdeano, pintor de ascendencia ourensana, expone este mes de marzo en la Delegación de la Xunta de Galicia en Madrid/Casa de Galicia la muestra “Meigas Buenas” que auna obras pictóricas de mediano y gran tamaño realizadas con variadas técnicas -acuarela, óleo, acrílico y mixtas- y lenguajes cromáticos y tienen como temática común a mujeres fuertes e independientes que el artista identifica con las “meigas buenas”. La exposición, inaugurada esta tarde, permanecerá abierta al público hasta el 31 de marzo en las salas A y L de la Casa.

En el acto inaugural intervinieron, además del autor, José Ysmér, pintor, director de la publicación “Acuarelia” y vicepresidente de honor de la Asociación Española de Acuarelistas, y el coordinador de Actividades Culturales de la Casa, Ramón Jiménez, que lo hizo en representación del delegado de la Xunta y director de la Casa de Galicia, José Ramón Ónega. Entre los asistentes se hallaban la exministra de Justicia Margarita Mariscal de Gante y los pintores José Redondo, Luis Manso, Agustín Valladolid y Ramón Leonato (ex director general de Energía).

Jiménez destacó la vinculación del artista con Galicia, “que le viene directamente de abuelo materno, que era ourensano, y que él ha cultivado a lo largo de toda su vida”, así como que “Galdeano es un reputado acuarelista, lo que salta a la vista en esta exposición” y su vinculación con la Agrupación Española de Acuarelistas. Además, al socaire del título de la exposición, recurrió al libro “La raíz mágica del primero de mayo·, de Raimundo García Domínguez, “Borobó”, para distinguir entre brujas, meigas, sabias y hechiceras, en el que se precisa que las meigas no vuelan y las que sí lo hacen, “montadas en una escoba”, son las brujas. “Como pueden apreciar, no aparecen brujas sobre escobas en estos cuadros de Jaime Galdeano, sino druidesas, sabias mujeres”.

Ysmér, también prologuista del catálogo de la muestra, señaló que las obras de esta exposición están destinadas a acompañar los textos de un libro que Galdeano presentará próximamente, “Meigas buenas”, “vinculado a reconocer sin ambages la capacidad intelectual de las mujeres que, desde la persecución y el anonimato, estuvieron y están en la actualidad buscando el mismo horizonte que sus compañeros hombres”. Informó de que para Galdeano ya existían meigas buenas en los asentamientos del río Pego, a orillas de Noya, antes del Neolítico, que luego se afincaron en lo que hoy es Santiago de Compostela y que después emigraron y “hoy esas druidesas de la antigüedad se diseminan por el Orbe”. “Estudiad el pensamiento de cualquier mujer sabia y hallaréis una excelsa meiga buena”, añadió.

“Seres y lugares de diversas latitudes y personajes diversos son tratados con anatomías insólitas, seria o cómicamente. Todos constituyen un pequeño ramillete de cuanto os ofrece el artista”, indicó respecto a los cuadros de la muestra.

Por su parte, Galdeano explicó que la exposición constituye “un acercamiento a las mujeres que desde la antigüedad tuvieron una forma de comportarse distinta a la generalidad”. Inteligentes e independientes, “eran dentro de la cultura celta las druidas y luego se las denominó brujas con connotaciones negativas”. También que fue una de sus muchas estancias en Galicia la que le inspiró la idea de dedicar un libro y una exposición a esas mujeres y que la muestra que se exhibe en la Casa es la parte gráfica que acompaña al libro.

“Donde hay una mujer inteligente e independiente hay una meiga buena”, afirmó Galdeano, para quien la exposición “es un brindis a Galicia y a las mujeres inteligentes y sacrificadas a través de los siglos”.

Jaime Galdeano está vinculado a Galicia desde muy niño a través de su abuelo materno, ourensano, en su adolescencia participó en festivales folclóricos gallegos y posteriormente en experiencias pictóricas que le llevaron a pintar del natural en el Pazo de Mariñán, A Coruña, Betanzos, Culleredo, Brión, Porto Son, orillas del río Pego, Bastavales, etc. Se formó con el maestro José Manau, discípulo de Sorolla, la Escuela de Cerámica de la Moncloa y la Agrupación Española de Acuarelistas, de la que ha sido vicepresidente y presidente y hoy es socio de honor, presidente de honor y profesor de Creatividad Plástica.

Entre exposiciones individuales y colectivas ha superado el medio centenar y sus obras se hallan en colecciones como la del Museo de Bellas Artes de San Fernando, la de marinas del rey Juan Carlos I, el Museo Nacional de México, las sucursales del BHA en Nueva York y Bruselas, la Diputación de A Coruña, la de los ayuntamientos de Madrid, Culleredo, Brión, La Alberca y La Roda, además de en colecciones particulares en España, Francia, Bélgica, Italia, Portugal y USA. Está en posesión de numerosos premios y menciones honoríficas de certámenes pictóricos.