sábado, 4 de marzo de 2017

SOLEDAD ACOSTA, UNA JOYERIA DIFERENTE


LA ARTISTA EN SU TALLER
M. DOLORES GALLARDO LÓPEZ

La artista  Soledad Acosta Rosado diseña y elabora joyas artesanales muy especiales.

 Es Licenciada en Historia del Arte en 2009  por la Universidad Complutense de Madrid y partícipe del Seminario de Iconografía Clásica de la Facultad de Geografía e Historia de dicha Universidad.

 Con posterioridad a su Licenciatura realizó  estudios de joyería con artesanos  especializados en  técnicas de trabajo tradicionales  y tratamiento de metales.

 Su objetivo es  integrar las teorías clásicas del arte en todas las fases de diseño y producción artesanal de joyas.

De esta unión surgió la colección dedicada a las obras cine clásico    presentada en Madrid.   Anteriormente fue  presentada en Berlín, cuyo Museo del Cine le compró gran parte de la colección.

 Es una colección fresca, atemporal,  destinada a personas de cualquier edad.

Pretende plasmar  en joyas escenas representativas de  películas, seleccionadas por su valor compositivo y por su significado icónico en la sociedad actual.

Las piezas que conforman la colección están realizadas en plata de ley y trabajadas a mano, utilizando métodos y herramientas totalmente artesanales.

Fundamentalmente con estas joyas,  inspiradas en una escena, trata de transmitir al espectador la emoción de la obra completa, provocando las  reacciones que estos símbolos contemporáneos llevan asociadas como arquetipos.

 Su trabajo artístico tiene  como  objetivo  crear una complicidad, casi un  diálogo  sin intervención de la palabra,  entre el portador de una de sus joyas y quienes  lo rodean:
 Por un lado quien porta una  de la joyas muestra no  un adorno material, sino una faceta de su forma de concebir el mundo.

  Por otro  quien observa, si  identificar la señal,  inicia ya un diálogo, incluso antes de que aparezca la palabra.

Como si de una película se tratara la creadora sigue  las técnicas de montaje cinematográfico iniciando la secuencia de entrada de  las imágenes de acción de izquierda a derecha. Por eso cada pendiente de esta colección tiene asignado un lugar concreto para su colocación.

 Asimismo ha perseguido el movimiento y por ello ha dotado de movimiento articulado a la gran mayoría de las piezas. 

Los pendientes que conforman  de esta colección no forman pareja al uso. Sin embargo  no busca la asimetría por sí misma, sino cuando está totalmente justificada. 

Es el caso, por ejemplo, del pendiente "Nosferatu", que hace referencia a la película del cine mudo del mismo nombre, el primer vampiro del cine, dirigida por Murnau en 1922. La escena en la que la creadora se inspira es la más terrorífica: la sombra del vampiro, proyectada sobre la pared, sube lentamente la escalera para atacar a la novia del protagonista.  Este modelo solo tiene un pendiente porque la sombra es una;   lo  ha realizado en plata oxidada porque la sombra es negra.


Otro ejemplo de su modo de concebir su trabajo es la creación inspirada en   The Tramp  (“El Vagabundo”), película rodada en 1914 por Charlie Chaplin,   donde nace la figura de Charlot. En esta creación ha pretendido emular los movimientos del mítico personaje. Cada vez que la portadora del pendiente mueve la cabeza, éste se balancea con movimientos acompasados.
PENDIENTE CHARLOT

Actualmente  el  proyecto más inmediato  de Soledad Acosta es la próxima exposición y venta a finales de abril de una selección de estas piezas  en una importante sala de Madrid.

PENDIENTE ARTICULADO