miércoles, 1 de febrero de 2017

Ana Almarza: “LA TRATA DE PERSONAS, UNA REALIDAD CERCANA”







Carlos Sagardoy Azagra

           "La trata de personas, una realidad cercana" ha sido el título de la nueva conferencia del ciclo “El último martes, con los primeros”, impartida por Ana Almarza Cuadrado, directora del “Proyecto Esperanza” de atención integral a mujeres víctimas de la trata, que ha tenido lugar este 31 de enero y que está organizada por la Parroquia Nuestra Madre del Dolor y el Colegio Fundación Caldeiro de Madrid, y a la que han asistido unas 60 personas.

El P. Txetxi presenta a Ana Almarza, religiosa adoratriz, como una mujer comprometida con las personas que atiende, intentando siempre encontrar y trazar caminos para superar situaciones de injusticia y desigualdad, favoreciendo la recuperación y autonomía de dichas personas; una mujer con curiosidad y capacidad de atender a lo nuevo, con valentía para explorar y cuestionar lo establecido y con audacia para confiar en el equipo de colaboradores.

La ponente utilizó una vela y unas gafas para motivar a los asistentes, invitándonos a encender una luz que nos vaya acompañando y nos haga “dar mucho de sí y ser mucho yo”, y a acercarnos a la otra persona con una mirada de corazón sensible para descubrir el proyecto de Dios para estas mujeres y para mí. El compromiso con las personas más vulnerables, mujeres que han sido víctimas y jóvenes con problemas, es común en las adoratrices y los amigonianos, recuerda.

La trata de seres humanos es un delito contra la persona, mediante la captación y el engaño y con la explotación y el sometimiento; es una violencia de género, con un 80% de mujeres y niñas en situación de desigualdad y discriminación, y es una violación de derechos humanos, como el derecho a la vida y la seguridad, a la dignidad y la integridad física, a la libertad de movimientos o a un trato humano y humanizante”.

El Proyecto Esperanza es la respuesta de las Religiosas Adoratrices al problema de la trata de mujeres en España. Desde 1999 desarrollan un programa de apoyo integral para mujeres víctima de la trata de seres humanos con fines de explotación principalmente en la prostitución y también en el servicio doméstico, matrimonios serviles, trabajos forzados u otros en forma de esclavitud.

El Proyecto Esperanza es un recurso especializado que dispone de un equipo de identificación 24 horas, servicios residenciales o casas de acogida para 21 plazas, ya sea de emergencia, permanencia o autonomía, y centro de día con servicios de información, asesoría y apoyo con adecuado acompañamiento educativo y social. El equipo de colaboradores trabaja por ellas, desde ellas, con ellas y para ellas. En definitiva un Servicio integral, especializado, no condicionado, gratuito y confidencial.



El Proyecto Esperanza trabaja al servicio de la liberación de las mujeres, a través de un Plan de Intervención Individualizado para lograr la recuperación a nivel físico, psicológico y emocional y para que adquiera o recupere las habilidades y capacidades personales que favorezcan su autonomía e integración en la vida social, laboral y económica. Las mujeres cuentan con mediación para atención médica y reciben un tratamiento psicoterapéutico individual y grupal, así como atención jurídica y orientación socio-laboral, para el ejercicio efectivo de sus derechos.

Es importante aprender a ver para detectar e intervenir desde un enfoque de Derechos Humanos. Es necesario promover los derechos humanos de las mujeres víctimas de la trata de personas con fines de explotación y sensibilizar, informar e incidir sobre esta forma de esclavitud. Se precisa una sociedad informada,  consciente, implicada y responsable, para poder transformar, incidir y mejorar una mujer en pie, recuperada, autónoma, fuerte y libre, con su vida en sus manos.

Es necesario transformar la ignorancia mediante el conocimiento y la sensibilidad, modificar la indiferencia con la implicación y la responsabilidad, y superar la impunidad con la justica y la reparación. Seguimos visibilizando nuestra lucha #contralatrata. Mira, escucha, habla, piensa y siente. Contamos contigo: no juzgues, danos a conocer, construye Reino, cuida las relaciones y desarrolla tu creatividad.

-->