domingo, 29 de enero de 2017

Mercedes Ballesteros, retratista en pintura y escultura



Retrato Felipe VI en Ayuntamiento de Noblejas. Toledo


Julia Sáez-Angulo

            La pintora y escultora Mercedes Ballesteros está destacando como notable retratista. Ha llevado a cabo cuatro retratos de S.M. el rey Felipe VI, que figuran en cuatro museos, el más reciente el Museo Casa Spínola en Azuaga (Badajoz). La retratista prepara otro retrato del rey de España para la Asociación  de Pintores y Artistas Españoles. AEAE.

            “El retrato es siempre un reto en la pintura; el rostro y la figura del retratado han de tener vida, reflejar la personalidad del que posa, que siempre serán más auténtico que el retrato hecho de fotografía. Además exige el parecido con el modelo”, declara Mercedes Ballesteros Rodríguez (Noblejas. Toledo, 1946), residente en Madrid.



Retrato de Isabel Florica

            “El retrato no es solo una mirada, son muchas, que el pintor capta cuando mira al personaje que posa en su estudio. El retrato es expresión del modelo y anhelo del pintor. Yo me asombro cuando miro retratos en los museos y percibo la psicología del personaje por el retrato que tengo enfrente”, dice Ballesteros, quien se lamenta cuando algunas veces tiene que trabajar con fotografía en vez de modelo, porque el personaje solo puede posar poco tiempo.


Retrato, por M. Ballesteros


            “Un retrato es auténtico cuando transmite presencia, eso indica que esta bien hecho. El retrato tiene su clave y su misterio a la hora de aplicar las pinceladas; una se asombra todavía, cuando con un toque de pincel se encuentra de pronto la expresión buscada y deseada. El retrato e bonito y complicado al mismo tiempo”, añade la pintora..

            “Da igual que sea en escultura o con pigmento, el retrato tiene su exigencia más allá de las técnicas que tienen igualmente la suyas”, explica la retratista, que lleva a cabo sus obras en óleo, acuarela, barro y su paso al bronce.

            Entre los retratos realizados, además de los de sociedad, se encuentra en su haber el de poeta Luis Hernández del Pozo, que se encuentra en la Asociación Española de Pintores y Escultores, AEPE  o el crítico de arte Juan de Ocaña. Actualmente prepara un busto del pintor Antonio López.


            Al retrato se le ha llamado el “género nutricio” de los artistas y ha tenido épocas en las que no ha gozado de buena reputación, sobre todo en aquellos pintores que, como en la fábula de La zorra y las uvas, no tenían buen mano para el retrato, es decir para lograr el parecido con el modelo y tenían que acudir, como contaba Cervantes en El Quijote de un mal pintor, que tenia que escribir debajo de cada cuadro el motivo representado, por ejemplo ”Esto es gallo”.

            La escuela de pintura española, como bien se aprecia en el Museo del Prado, no puede entenderse sin el retrato. El gran cuadro de Velázquez, “Las Meninas”, obra cumbre de la pintura española, es un gran retrato de varios personajes. Los nombres más relevantes como Velázquez, Goya o Picasso  son grandes retratistas.



Mercedes Ballesteros en su estudio

Datos biográficos

Mercedes Ballesteros Rodríguez (Noblejas, Toledo, 1950), residente en Madrid, estudió en la madrileña Escuela de  Artes y Oficios de Madrid, donde obtuvo matrícula de honor en Dibujo. Pintora y escultora, reside en Madrid, donde tiene su estudio. Su pueblo natal ha creado un premio de pintura que lleva su nombre.

A lo largo de su carrera artística M. Ballesteros ha sido seleccionada en numerosos certámenes como el Salón de Otoño de Madrid o el de la Ciudad de Nueva York y ha obtenido distinciones como el primer premio Certamen Nacional Villa de Sotillo (Ávila); el del Hotel Wellington; segundo premio Nacional de Pintura Galería Pradilla; el de Animalística de San Antón; el de la Cámara de Comercio de Arévalo y otros.

Su especialidad en el retrato ha merecido que posen para ella distintos escritores, artistas, empresarios, juristas y médicos.

Su obra se inscribe en la figuración realista llena de perfección y matices para los textiles y paisajes fundamentalmente. Sus cuadros de mantones de Manila, dibujados y pintados, han merecido una exposición monográfica junto a los ejemplares en tela y bordado, para estableces la relación visual entre la pintura y el modelo real.

La pintora cuenta con una amplia bibliografía sobre su obra y su nombre figura en el Diccionario Enciclopédico de Pintores y Escultores españoles del Siglo XX y en el de Grandes Artistas de Hoy de Ediciones Ecuador. Es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Pintores y Escultores y ha participado como jurado en numerosos concursos de arte.

Sus obras se encuentran repartidas en instituciones como el Museo de Arte Contemporáneo Casa Spínola de Azuaga (Badajoz); Museo del Dibujo Castillo de la Larrés en Sabiñánigo (Huesca); el Museo López Berrón en Gotarrendura (Ávila); el Museo de Arte Contemporáneo Mayte Spínola de Marmolejo (Jaén); la Fundación Wellington; el Ayuntamiento de Madrid o  el Ayuntamiento de Sotillo (Ávila), además de numerosas colecciones privadas españolas y extranjeras.

El pueblo de Noblejas ha organizado un premio anual de pintura al aire libre con el nombre de Mercedes Ballesteros.


Retrato de Dolores de Lara