lunes, 26 de febrero de 2024

ANTONIO TRIGUERO, Diploma de Excelencia en Encuadernación, por la Tertulia Ilustrada

Antonio Triguero, encuadernador
Antonio Triguero y Alicia


Julia Sáez-Angulo

Fotos: Peter Wall y C. Palomero

26/2/24.- Madrid .- Antonio Triguero, brillante encuadernador de libros y ebanista de objetos de arte, ha recibido el Diploma de Excelencia como profesional, por la Tertulia Ilustrada de Madrid, presidida por María Eugenia Martínez y dirigida por Julia Sáez-Angulo. El galardonado agradeció el Diploma y entregó a la Tertulia Ilustrada el libro de firmas encuadernado.

    Antonio Triguero estudió y trabajó en el Instituto para la Conservación de la Naturaleza, ICONA, por eso lo sabe todo de las maderas, a las que distingue por la vista, el tacto y el color. Sabina, boj, aliso, olivo o el pino rodeno son las más habituales en su taller, sito no lejos del Palacio Real de Madrid. La vida de Antonio Triguero Sánchez (Cuenca, 1958) ha registrado fundamentalmente dos áreas y, de las dos, guarda excelentes recuerdos, como su estancia en los bosques de Segovia y su residencia en el “soberbio castillo de Coca”, pasando por ámbito militar, cerca de los palacios madrileños donde habita el poder. 

    Pero junto a esos ámbitos, siempre ha contado con un taller en su casa, para hacer distintas artes y artesanías, que van desde la encuadernación, al dorado, la marquetería y el ebanista refinado, capaz de hacer cajas, estuches, baúles y objetos de gran belleza. “Lo bello útil”, que diría la Bauhaus” alemana. Sus manos son prodigiosas. Acaba de jubilarse y sabe que su energía la va a dedicar por entero a los trabajos artístico de su taller.

    La encuadernación artística, que bien ha merecido, al fin, una Medalla de Oro Nacional a las Bellas Artes, es una de las actividades que practica Antonio Trigueros y muestra una serie de libros, señalando los pegados y cosidos a la japonesa, con despliegue de hermosas guardas, cantos, orlas, dorados y diversos papeles especiales o hechos a mano para estos menesteres… Un de sus últimos trabajos: el libro de visitas para la Tertulia Ilustrada, presidida por María Eugenia Martínez.

    Casado con la artista pluridisciplinar, Pilar Carpio, Antonio le ayuda también a dorar algunas partes de sus tallas con un valioso pan de oro o de plata, adquirido en la gran casa de Florencia, el Instituto Mastretti, especializado en este campo. “Es oro de 24 kilates, con el de 18 no queda bien”. Hace una pequeña demostración del manejo al tomar una lámina de pan de oro y aplicarla sobre una superficie. "El pan de oro sirve también para estirar la piel humana", comenta.

    “Yo mismo fabrico mis propios pinceles para adecuarlos a ni manera de trabajar. Son pinceles de marta o de ardilla, según para qué cosas”. El proceso de preparación es laborioso al aplicar la cola de conejo y las tierras de Armenia, sobre la pieza a dorar o platear.

    Pero el campo ante el que Antonio Triguero se entusiasma es la madera, sus calidades y propiedades de dureza, vetas y tratamiento. “Las sabinas están protegidas y no se pueden talar, por eso, solo se utilizan los árboles tronchados o ramas caídas. Las mejores son las de Cuenca, con diferencia respecto a otras referencias geográficas”, explica. 

    Con la sabina, talla preciosas cajas, estuches o jaulas. “Su aroma, al igual que el boj, repele los insectos, por eso nuestras abuelas guardaban la ropa en baúles hechos con estas maderas”. El grato olor a esencia de trementina domina el ambiente del taller y se agradece.

    Algunas tapas de las encuadernaciones de Antonio Triguero son de madera y su visualidad resulta muy grata, como un objeto singular y, por supuesto, artístico. Las pieles y badanas son otros materiales que utiliza en sus valiosas encuadernaciones, que van a los clientes más singulares.


Tertulia Ilustrada
 

domingo, 25 de febrero de 2024

Obituario. MARIO SASLOVSKY, empresario y patrocinador de las artes

Mario Saslovsky, empresario argentino


L.M.A.

26/2/24 .- Madrid.- Ha fallecido, en Madrid, el empresario y patrocinador de las artes Mario Saslovsky, después de una prolongada enfermedad. El fallecido murió acompañado de su esposa, la pintora Adriana Zapisek, y sus hijos Verónica y Pablo, llegados de Buenos Aires. Sus restos mortales serán trasladados e inhumados en el cementerio familiar de la capital argentina.
Mario Alberto Saslovsky (Buenos Aires. Argentina, 1944 - Madrid, 2024), empresario de una relevante firma de Electrónica en Argentina. Coleccionista de arte. Patrocinador del Certamen Internacional de Pintura Abstracta Mario Saslovsky, para estimular y premiar a los artistas que cultiven el campo de la abstracción en sentido lato. El certamen fue concebido por Mario Saslovsky en homenaje a su esposa, Adriana Zapisek, que cultiva la abstracción en la pintura.
    El certamen, que va por su V convocatoria, ha tenido una buena acogida en los medios artísticos. Lamentablemente, la VI convocatoria del certamen se suspende hasta nuevo aviso.
    Coleccionista de arte, viajero y fotógrafo, Mario Saslovsky participó en entrevistas o mesas redondas sobre la situación del arte contemporáneo.  Fue donante de la pintura ganadora del I Certamen Internacional que lleva su nombre, al Museo Mayte Spínola de Arte Contemporáneo en Marmolejo, Jaén. Fue colaborador habitual del Grupo pro Arte y Cultura, en sus distintas convocatorias culturales y solidarias.
    En su trabajo fotográfico, Saslovsky destacó por su observación particular de las obras de arte al aire libre o en el interior de los museos, fundaciones, galerías de arte u otros foros. Son asombrosas algunas de estas fotos en las que se especializó. El MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, situado junto a su casa porteña ha sido el lugar de sus mejores fotos.
        Está casado con Adriana Zapisek, artista visual argentino/polaca. Ambos compartían residencia entre Madrid y Buenos Aires. Sus hijos: Verónica, Pablo, Laila y Gustavo; con cinco nietos: Valentina, Sol, Ian, Katherina y Jano.  
        Mario ha sido un hombre, un marido interesado por el arte, que acompañaba con frecuencia a su esposa en las exposiciones propias o de otros artistas, a conferencias o presentaciones de libros concernientes con el arte. 
    Mario era un hombre entrañable, inteligente, conversador lleno de humor y, a veces, irónico. Como el decía en broma, un yiddishe kop.
Mario Alberto Saslovsky, empresario y patrocinador de las artes

Elena E. Rodríguez Díaz ingresa en la Real Academia de la Historia

 

 
D.ª Elena E. Rodríguez Díaz, historiadora


L.M. A.

 25 de febrero de 2024 - La Excma. Sra. D.ª Elena E. Rodríguez Díaz ha ingresado este domingo 25 de febrero en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla nº. 12 producida por el fallecimiento de don Carlos Seco Serrano. La candidatura de doña Elena E. Rodríguez Díaz fue presentada por los académicos don Luis Agustín García Moreno, doña María Jesús Viguera Molins y don Enrique Moradiellos García. La nueva académica fue elegida el 30 de junio de 2023.

El discurso que ha leído lleva por título CODICOLOGÍA Y PALEOGRAFÍA TOLEDANAS. LAS COPIAS DEL DE VIRGINITATE DE SAN ILDEFONSO HASTA EL 1200. En nombre de la Corporación ha sido contestada por doña María Jesús Viguera Molins.

RESUMEN DEL DISCURSO DE INGRESO: CODICOLOGÍA Y PALEOGRAFÍA TOLEDANAS. LAS COPIAS DEL DE VIRGINITATE DE SAN ILDEFONSO HASTA EL 1200

    Seis códices en caracteres latinos copiados entre el siglo X y los inicios del XIII con la obra de san Ildefonso, titulada Libellus de virginitate Sanctae Mariae contra tres infideles, sirven de hilo conductor para analizar la producción manuscrita toledana a través de la perspectiva que proporcionan la materialidad y la escritura de los libros, que son por este motivo una fuente para el historiador. Este marco cronológico conduce a dos ambientes muy interesantes en la historia cultural de la ciudad: el mundo de los cristianos que vivieron bajo dominio islámico y la época inmediatamente posterior a la conquista de 1085, cuando Toledo se convirtió en la ciudad castellana con mayor actividad de copia de libros.

    Los dos manuscritos más antiguos se copiaron en escritura visigótica. Para valorarlos fue preciso revisar las dataciones tradicionales con los siguientes resultados principales: se confirman hipótesis previas al fechar el Misticus de la Biblioteca Nacional de España a mediados del siglo XIII; se refutan planteamientos que no resisten la crítica actual, porque no todos los textos litúrgicos en grafía visigótica, que proceden o se conservan en Toledo, son posteriores a la conquista cristiana; se evidencia que los códices verdaderamente tardíos no fueron capaces de ocultar los cambios técnicos de los siglos XII y XIII; se comprueba que varios rasgos morfológicos de carácter paleográfico considerados modernos son, en realidad, especificidades de la variante gráfica mozárabe, utilizados incluso en fuentes epigráficas de dicha procedencia desde el último cuarto del siglo IX; se atestigua el mismo comportamiento en el norte y en el sur en la distinción gráfica del ti/tj; se constata que los volúmenes tardíos conocen dicha diferenciación o yerran en su uso; se proporcionan nuevas referencias ante y post quem para reubicar en el tiempo los ejemplares de rito hispano; se advierte de la existencia de un proceso de actualización y reutilización de antiguos manuscritos en la segunda mitad del siglo XII, en el contexto de los mozárabes emigrados o deportados de al-Ándalus.  

    El tercer códice es un suntuoso volumen, de discutida atribución, copiado en San Pedro de Cluny a principios del siglo XII y enviado a Toledo. No parece haber sido un ejemplar conmemorativo de la reconquista de la ciudad, como se llegó a proponer, aunque sirvió de modelo para otro códice de alto valor simbólico destinado, con mucha probabilidad, a la capilla de san Ildefonso en el proyecto inicial de Rodrigo Jiménez de Rada para el ábside de la catedral gótica. Los restantes manuscritos se engarzan con el anteriormente mencionado, así como con el llamado Beato de Las Huelgas, que pudo pertenecer a un miembro femenino de la monarquía castellana y que descuella por su estructura codicológica toledana, lo que ratifica las teorías al respecto de algunos historiadores del arte. Los volúmenes copiados en escritura gótica primitiva también están relacionados con el pintor conocido como “el maestro de Toledo”, responsable de los frescos del Cristo de la Luz y de la obra más antigua de la iglesia de San Román, cuya actividad puede fecharse, gracias a estos libros, entre 1220 y 1238.  

    Al estudiar de forma diacrónica y comparada los códices latinos, antiquiores y recentiores, con sus contemporáneos europeos y con los árabes y hebreos, se evidencia una simbiosis material que se manifiesta en manuscritos de diversos contenidos. Esta interculturalidad queda determinada por la persistencia entre los cristianos de la tradición tardorromana, a través del tamiz medieval, y por la verificación de procedimientos enraizados o difundidos por el libro árabe, junto a otros de origen local y los que se desarrollaron en paralelo a las corrientes internacionales, sin que exista en Toledo retraso alguno en la aceptación de las innovaciones ultrapirenaicas que terminarán conformando la fisonomía del libro del siglo XIII.  

Elena E. Rodríguez Díaz (Madrid, 1961)

    Elena E. Rodríguez Díaz, licenciada en Geografía e Historia (1984) con Premio Extraordinario y doctora en Historia (1989) por la Universidad de Oviedo, es catedrática de Ciencias y Técnicas Historiográficas en la Universidad de Huelva y con anterioridad fue profesora Titular en la Universidad de Sevilla. Ha sido elegida miembro del prestigioso Comité international de paléographie latine (2019) y presidenta de la Sociedad Española de Ciencias y Técnicas Historiográficas (2021). Directora de departamento y coordinadora de programas de doctorado, miembro de 13 proyectos de ámbito nacional e internacional, así como profesora invitada y conferenciante en numerosas universidades y centros de investigación de España, Europa y América.   

Especialista en Codicología y Paleografía latinas, así como en Diplomática. Ha dedicado mayor atención al conocimiento diacrónico de los códices medievales españoles. Entre sus numerosas publicaciones nacionales e internacionales destacan trabajos sobre la comprensión y evolución de las técnicas de fabricación de libros, concebidos como objetos históricos de carácter práctico, simbólico y representativo; sobre el artesanado y sus producciones locales (Oviedo, Sevilla, Salamanca, Guadalupe, Toledo); contextos socioculturales (códices universitarios, eclesiásticos, nobiliarios, mozárabes, alfonsíes, humanísticos); funciones y contenidos (cartularios, libros sacramentales, forales, litúrgicos, científicos, etc); tipos gráficos (romano, carolino, gótico y humanístico); manuscritos autógrafos, entre ellos el primer estudio paleográfico de las escrituras gótica y humanística de Antonio de Nebrija.  Ha cultivado también el análisis histórico y crítico de documentos de la Edad Media y de la Edad Moderna.  

La "Novena" de Beethoven por la Orquesta Filarmonía de Madrid en el Auditorio Nacional

Pascual Osa, director de la Orquesta Filarmonía de Madrid y cantantes saludan al final del concierto

Pascual Osa y soprano
Orquesta y coro





Coro masculino

Princesa Beatriz de Orleans y Mayte Spínola, madrina de la Orquesta Filantropía de Madrid
Susana Arregui, Almudena, Carmen Valero Espinosa  y Cuchi de Osma
Almudena, Cuchi de Osma, princesa Beatriz de Orleans y Mayte Spínola

MujerART. Coleciva de pintoras: Irene Catalejo, Belén Elorrieta, María Verdugo y Ana Vivas