sábado, 6 de agosto de 2022

CRONICAS ESCURIALENSES XI. Javier Campos y Fernández de Sevilla: "La Custodia del Retablo Mayor de la Basílica resume y encierra la clave del Monasterio y sus significados. Es obra de Trezzo, sobre diseño de Herrera"

Custodia de Jacome da Trezzo. Monasterio de San Lorenzo. El Escorial

Javier Campos y Fernández de Sevilla ante el Monasterio de El Escorial


Julia Sáez-Angulo

Fotos: Mercedes Marcos

6/8/22.- El Escorial.- Javier Campos y Fernández de Sevilla nace en 1945 en Villanueva de los Infantes, Campo de Montiel, tierra de La Mancha, y vive frente al convento de Santo Domingo, donde en septiembre de 1645 fallecía con el alma rota don Francisco de Quevedo y Villegas. Ingresa en la Orden de San Agustín y realiza los estudios eclesiásticos en Salamanca y en el Monasterio de San Lorenzo el Real del Escorial.  

Es Licenciado en Filosofía y Letras,  Doctor en Historia, Doctor Honoris Causa en "Letras Humanas" por St. Thomas University (Miami, Florida) y por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima, Perú).  Ha sido Rector de los Estudios Superiores del Escorial (1990-1998), donde desarrolla su actividad docente e investigadora.  Entre sus actuaciones y distinciones académicas, están:  

- Fundador y Director del Instituto Escurialense de Investigaciones Históricas y Artísticas. Ha celebrado XXV ediciones; desde 2018 se publica una monografía anual.  

- Desde 1989 es director del Anuario Jurídico y Económico Escurialense, y Presidente del Consejo de Redacción de la revista  centenaria (1898) de jóvenes universitarios Nueva Etapa.  

- Académico Correspondiente de las Reales Academias de la Historia, de la de Ciencias, Nobles Artes y Bellas Letras de Córdoba, de la de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y de la Academia Peruana de Historia de la Iglesia y de la Medicina.  

- Consejero de número del Instituto de Estudios Manchegos, y de la Cofradía Internacional de Investigadores.  

- Miembro consultor del Secretariado de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Conferencia Episcopal Española y de otras instituciones  

- Ha sido Director de los Colegios Mayores Universitarios Mendel y Escorial, y ha recibido la Beca de Honor de los Colegios Mayores Universitarios Jaime del Amo y Berrospe; también está en posesión de algunas distinciones entre la que destaca la Encomienda de Alfonso X el Sabio, y Visitante distinguido de Coral Gables (Miami, EE.UU.), y Cuzco (Perú).  

- Es Investigador de un amplio abanico de temas de la Edad Moderna: Las Relaciones Topográficas de Felipe II, la Orden de San Agustín, El Escorial y la Orden de San Jerónimo, Fiestas barrocas, Religiosidad popular, temas de La Mancha y el mundo cervantista, el Virreinato del Perú, etc., además de cultivar la creación y la crítica literaria.

1. ¿Cuándo llegó a San Lorenzo de El Escorial y por qué?

Mis primeros contactos con San Lorenzo del Escorial datan de los primeros años 50 del siglo XX cuando mi familia vino de vacaciones al Real Sitio durante unos años. Otra venida clave fue el verano de 1963 cuando terminé por descubrir mi vocación religiosa y posterior ingreso en el noviciado agustino a comienzo de septiembre de ese año.

2. ¿Qué recuerdos guarda de entonces?

De la primera época y primer año, siendo muy pequeño, recuerdo que, asistiendo en la Basílica a misa con mi familia, yo me acerqué a coger y oler las famosas cinco rosas que había sobre la lápida de la tumba de José Antonio Primo de Rivera. Nadie me llamó la atención, salvo el sofoco de mi madre que se acercó inmediatamente a cogerme y llevarme al grupo familiar. Comidas campestres con la familia en la Herrería, y luego de adolescente de inolvidables días de vacaciones con una buena pandilla.

Respecto a mi vida de agustino, mi formación eclesiástica está vinculada al Monasterio, menos dos años en Salamanca. Posteriormente estuve en el Colegio de los Olivos de Málaga (1971-1982), y desde entonces me he dedicado a la docencia en los Centros agustinos del Escorial y a la investigación histórica. Recuerdos de esta etapa es casi toda una vida religiosa y académica bastante intensa.

3. ¿Qué es lo que más le atrae del Real Sitio y por qué?

El Real Sitio es lo que es por el Monasterio; eso es lo que le distingue de los demás pueblos de la Sierra, y “Escorial” es la marca que se reconoce en cualquier parte del mundo. Situados en estas coordenadas, el Monasterio tiene que ser captado por medio de los sentidos y de la inteligencia. Recordando la inquietud de Monet por plasmar la realidad de la Catedral de Rouen produjo la Serie que conocemos. Pues eso es lo que me fascina del Monasterio: la imagen que da según la hora del día, la estación del año y el lugar desde donde lo contemples.

4. ¿Qué destacaría y recomendaría de El Escorial y San Lorenzo de El Escorial a un visitante nuevo?

A los visitantes nuevos les suelo recomendar que paseen despacio mirando el edificio del Monasterio, y deteniéndose de vez en cuando. Antes que nada, el Monasterio es/son forma/s. Lo demás es otra cosa.

5. Al monasterio, unos le llaman “piedra lírica” y otros “mole de piedra”. ¿Qué opina usted?

Las definiciones del Monasterio del Escorial todos sabemos que forman una inmensa antología que recogen aquella impresión, intelectual o visual, que marcaron a sus respectivos autores; de alguna forma recogen aspectos significativos del edificio, pero suelen ser valoraciones donde la ideología hace acto de presencia. De las dos propuestas sintonizo más con la primera. Pero hay otras.

6. Dentro del monasterio filipino, ¿qué subrayaría?

Del “monasterio filipino” que pregunta, lo que me parece que más se palpa, cuando se recorre docenas de veces y se van encadenando las imágenes que van pasando ante los ojos, es el poder de la voluntad y lo que eso significa. Como pieza clave de “dentro”, lo tengo escrito y lo mantengo: “Ninguna pieza como el sagrario o custodia del retablo mayor de la basílica resume y encierra la clave del monasterio y sus significados: artísticamente, completa; estéticamente, perfecta; técnicamente, exacta; históricamente, destacada; religiosamente, sagrada; iconográficamente, simbólica” (Obra de  J. Trezzo  sobre diseño de Herrera: 1579-1586).      

7. ¿Conoce el Monasterio de Prestado en el pueblo de El Escorial junto al Ayuntamiento? ¿Lo ha visitado alguna vez?

No, no lo conozco; he intentado visitarlo en varias ocasiones, pero no ha sido posible, o no he sabido dirigirme a la persona adecuada.

8. De su génesis histórica, como historiador, ¿qué episodio o paisaje le llama más la atención de El Escorial?

Ciñéndonos estrictamente al edificio siempre me ha llamado la atención el de la consagración de la Basílica, fin de la obra en cuanto tal, y la satisfacción personal de Felipe II que veía su obra completada (30 de agosto de 1595). El otro episodio que me entristece profundamente es el del 7 de junio de 1671 cuando el “viento aquilón tan espantoso” reavivó algunas chispas ocultas en una chimenea del Colegio que se había prendido horas antes y creían haber apagado; durante quince días ardió el monasterio: “El Escorial parecía una antigua ciudad abandonada…”. En el recuerdo de todos tenemos las imágenes de Notre Dame de París (15 de abril de 2019), y no es necesario decir más.

9. ¿Cree que debe reivindicarse la figura de Felipe II de la leyenda negra?

Totalmente. Hay testimonios elocuentes de autores extranjeros que en este caso son más importantes, pero topamos con un muro de oscuros resentimientos históricos que mantienen viva una venganza institucional, que no tiene sentido.

10. De los bosques que rodean el monasterio ¿Cuál prefiere y por cual pasea?

Todos me gustan y por todos paseo; especialmente prefiero la Herrería desde la Silla a la carretera de Ávila, y a diario por la Horizontal; claramente por la ausencia de tráfico.

11. De la inmensa bibliografía de El Escorial ¿qué libros le interesaron más?

Fundamentalmente los clásicos de la Historiografía jerónima; de los modernos solo los de grandes arquitectos e historiadores, fundamentalmente españoles. El Escorial ha generado un regimiento de aprendices que copian -y copian mal-, que es mejor pasar por alto.

12. ¿Qué elogios ha escuchado sobre el Real Sitio?

Vuelvo al comienzo: muchos y buenos, sobre el Monasterio. Referente a San Lorenzo como Real Sitio, un comentario negativo que se escucha con mucha frecuencia: “este pueblo está dormido; con las cosas que se podían hacer…”. Queja que se convierte en tópico, porque se escucha en cualquier pueblo.

13. ¿Cree que debieran unirse los dos municipios -ya unidos en su continuidad: El Escorial y San Lorenzo? ¿Ha oído los “gentilicios de gurriatos y caciques para los escurialense de arriba y de abajo? ¿Qué le parecen?

La unión creo que es buena, necesaria y urgente. Respecto a los gentilicios, es cosa que ha acuñado el paso del tiempo y se deben mantener.

14. ¿Qué le falta o que le sobra al Escorial?

Es una pregunta compleja, porque nos llevaría a planificar un análisis por sectores que ocuparía mucho: cultura, servicios, sanidad, limpieza, comunicaciones…

15. ¿No le tentó nunca escribir sobre El Escorial o ya lo ha hecho?

Como estudioso llevo muchos años de investigación; los temas del Monasterio han ocupado parte de esos trabajos. Para cualquier curioso puede ver la bibliografía, en www.javiercampos.com


Javier Campos y retrato del pintor cuzqueño Guillermo Cubas

Javier Campos y Fernández de Sevilla, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional de San Marcos. Perú
Fachada de la Basílica y Patio de Reyes. Monasterio de San Lorenzo de El Escorial
Custodia da Trezzo, sobre diseño de Herrera. Monasterio de San Lorenzo. El Escorial

Javier Campos y Fernández de Sevilla, miembro de la Cofradía Internacional de Investigadores


viernes, 5 de agosto de 2022

CRONICAS ESCURIALENSES XII. Javier Halffter, ingeniero de minas: “El Escorial, Centro de Poder, es el mayor centro de concentración de energía que conozco”

Javier Halffter, presidente del Ateneo Escurialense

Vistas del Real Monasterio de El Escorial, desde la casa de Javier Halffter



Julia Sáez-Angulo

        05.08.2022.- El Escorial.- Nació en Madrid el día 12 de octubre de 1947. Su primer veraneo en el Escorial fue en 1948 y desde entonces no ha fallado ni un verano. Estudió el bachillerato en el Colegio Alemán de Madrid, lo que me dio la condición de bilingüe, que tantas puertas profesionales le abrió. Su actividad profesional siempre ha estado ligada a grandes empresas alemanas. Su relación con El Escorial es muy intensa en muchos aspectos. En el Escorial conoció a Yolanda en 1966 y se casaron en 1974. Son socios del Club de Golf La Herrería desde su fundación y él ha sido miembro de su junta directiva muchos años.
Desde 2018 viven en San Lorenzo de El Escorial. En la casa que compró su padre en 1966. Al vivir aquí descubrieron un Escorial nuevo, lleno de actividades y de oportunidades que como visitantes de temporada y fines de semana no habían conocido.
Javier Hallfter ingresó en El Ateneo Escurialense y se entusiasmó con las posibilidades de desarrollo que vio y, sobre todo, con las personas que conoció. Y aquí está, dispuesto a hacer del Ateneo un gran Punto de Encuentro para todos sus socios.
 

1¿Cómo ingeniero de minas, como contempla los dos Escoriales?
Nunca se me había ocurrido contemplar los Escoriales como ingeniero de minas. Mi visión de ellos es desde mi percepción como persona y como tal me ofrecen el mejor sitio que conozco para desarrollar todo lo que me gusta hacer hoy, desde leer a jugar al golf. Son dos entidades unidas por la Historia.

2. ¿Qué le trajo a instalarse en El Escorial?
Vengo al Escorial desde que nací. Mi padre siempre veraneó en El Escorial. Aquí conocí a mi mujer, Yolanda, y siempre hemos estado ligados emocionalmente a este pueblo. Cuando nos jubilamos empezamos a pasar aquí más temporadas y en 2018 decidimos instalarnos definitivamente. Los dos encontramos aquí todo lo que necesitamos para vivir en armonía y en paz

3. ¿Qué es lo que más le atrae del Real Sitio y por qué?
A nivel personal el Escorial me recuerda toda mi vida, mis amigos y vivencias de todo tipo. Como ciudad me ofrece la posibilidad de sentirme un ciudadano integrado en el entorno de otros ciudadanos. Y además la presencia permanente de su maravilloso Monasterio, cada día presente ante mí.

4. Al monasterio, unos le llaman “piedra lírica” y otros “mole de piedra”. ¿Qué opina usted?
Ninguna de las dos me gusta. Ninguna define lo que el Monasterio significa para mí. Yo le llamaría Centro de Poder, porque representa el mayor centro de concentración de energía que conozco. Además, posee una característica muy especial, ya que en cada uno de sus rincones puedes sentir energías diferentes

5. Dentro del monasterio filipino, ¿qué subrayaría?
Sin duda su arquitectura basada en conceptos y medidas geométricas apasionantes por lo que significan. En particular dos zonas : la Basílica y la Biblioteca

6. ¿Conoce el Monasterio de Prestado en el pueblo de El Escorial junto al Ayuntamiento? ¿Lo ha visitado alguna vez por dentro?
Sí, conozco su historia y su evolución cuando se terminó el Monasterio. Pero para mi vergüenza nunca lo he visitado. Lo tengo pendiente y creo que dentro de las actividades del Ateneo hay una charla preparada sobre él. Informaremos pronto.
 
7. De la génesis histórica del monasterio, ¿qué episodio o paisaje le llama más la atención?
No sabría decirte uno en concreto. Hay tantas teorías sobre el porqué decide Felipe II construir aquí y de la forma que se hizo, que solo el análisis de esa decisión ya es apasionante.

8. ¿Cree que debe reivindicarse la figura de Felipe II de la leyenda negra?
Por supuesto. El próximo 1 de octubre se celebra una nueva jornada sobre la Leyenda Negra patrocinada por El Ateneo, la Universidad, la CAM y el Ayuntamiento. Será con seguridad un éxito y hay que agradecer a Javier Santamarta el enorme esfuerzo que supone su organización.

9. De los bosques que rodean el monasterio ¿Cuál prefiere y por cual pasea?
Por la Herrería y por la falda de Abantos. La Herrería tiene rincones mágicos

10. De la inmensa bibliografía de El Escorial ¿qué libros le interesaron más?
Hay libros que yo llamo de “mesilla de noche”. Entre ellos tengo Visión de El Escorial de José Luis Abellán, Su visión del Monasterio va de lo estético a lo emocional. Me encanta leerlo de vez en cuando.

11. De las visitas que recibe en su casa, qué elogios son los más frecuentes sobre el Real Sitio.
En lo primero que se fijan es en la vista espectacular que ven desde mis terrazas.
He adjuntado una foto que habla por si misma. Mis antiguos colegas alemanes me pedían organizar aquí reuniones de trabajo. La mayoría se sentía especialmente a gusto en este entorno. Elogian la tranquilidad, el silencio, la armonía y se sienten impresionados, como no, por el Monasterio.

12. ¿Cree que debieran unirse los dos municipios -ya unidos en su continuidad: El Escorial y San Lorenzo?
Rotundamente no. Cada uno de ellos aporta mucho al conjunto. Cada vez conozco más personas que viven en uno de ellos y además disfrutan de lo que ofrece el otro.


13. ¿Qué le falta o que le sobra al Escorial?
Le sobran Asociaciones de lo más diverso que en vez de trabajar juntas en la promoción de todo tipo de actos culturales, va cada una a lo suyo.
Le falta coordinación entre el Ayuntamiento y Patrimonio Nacional para que todo lo histórico que contiene fuera más accesible

14. ¿Ha escrito o piensa escribir sobre El Escorial?
He escrito mucho sobre el Escorial. Vivencias, anécdotas y hasta poesía cuando era mucho más joven. Ahora, desde mi posición en el Ateneo Escurialense, estoy viendo un Escorial nuevo al que seguro dedicaré nuevos escritos.

Jugando al golf en La Herrería. San Lorenzo de El Escorial

Plaza del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (Foto: Mercedes Marcos)
Monumento en la placeta de San Lorenzo de El Escorial (Foto: Mercedes Marcos)


Cuartel de Voluntarios y Caballeros Mutilados, a dos calles: Pozas y calle del Mercado. San Lorenzo de El Escorial (Foto: Mercedes Marcos)



CRÓNICAS ESCURIALENSES XIII: “El Pinarillo”, casa donde residió el hijo de la escritora Concha Espina, lugar de memoria en San Lorenzo de El Escorial

Concha Espina, escritora (Foto: Wikipedia)

 

El Pinarillo, casa de Concha Espina. San Lorenzo de El Escorial




Julia Sáez-Angulo
Fotos: Mercedes Marcos

6/8/22.- El Escorial.- “El Pinarillo”, la casa donde residió el periodista Victor de la Serna y Espina, hijo de la escritora Concha Espina en San Lorenzo de El Escorial, situada en la calle que lleva el nombre de la propia novelista, es uno de los lugares de memoria escurialense. 
Situada en la falda del monte Abantos, no lejos del conocido restaurante La Horizontal, la casa es hoy centro de convivencias y retiros espirituales, de los variados que hay en el Real Sitio.
Como su nombre indica, “El Pinarillo”, casa situada entre pinares, cuenta con un jardín en el que se encontraba un busto de Concha Espina. La casa, antes de ser vendida por la familia de la escritora contaba igualmente con un gran retrato de la narradora en el interior y un busto en el exterior.
    Una divisa esculpida en la piedra del muro de  entrada: HIC PURIOR AER, HIC COELUM APERTIUS, HIC FAMILIOR DEUS. Mi traducción inmediata: "Este aire puro, este cielo más abieto, esta familia más cerca de Dios".
        José Antonio Vara Moreno, ex concejal de Cultura de San Lorenzo de El Escorial explica: "Concha Espina nunca residió en esta finca, ni siquiera pasó por allí. La finca era de su segundo hijo Victor de la Serna y Espina, escritor y periodista español, nacido en 1896, quien adquirió unos terrenos en el Barrio de Abantos, donde se construyó una casa. El Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial rindió homenaje a su madre Concha Espina descubriendo el día 17 de enero de 1949 una lápida dando su nombre a la calle donde tenía la casa el señor de la Serna en el citado barrio, que fue teniente de Alcalde del M.I Ayuntamiento. Ha desaparecido del jardín el busto de Concha Espina, y ha sido sustituido por una Virgen".
    Concha Espina goza también de una fuente homenaje con su nombre en los Jardines de Pereda en Santander.

Datos biográficos sobre Concha Espina

María de la Concepción Jesusa Basilisa Rodríguez-Espina y García-Tagle nació el 15 de abril de 1869 en Santander,2​ hija de Víctor Rodríguez Espina y Olivares y de Ascensión García Tagle y de la Vega, la séptima de diez hermanos. Tenían la casa familiar en la calle de Méndez Núñez de Santander, en el barrio de Sotileza. A los trece años de edad su familia se trasladó a Mazcuerras, al domicilio de la abuela paterna. Allí comenzaría a escribir.

El 14 de mayo de 1888 publicó por primera vez en El Atlántico de Santander unos versos usando el anagrama Ana Coe Snichp. En 1891 falleció su madre. El 12 de enero de 1893,3​ contrajo matrimonio en su localidad natal con Ramón de la Serna y Cueto. Cabe destacar el parentesco político que la une a la famosa pintora cántabra María Gutiérrez Cueto, más conocida como María Blanchard, prima de su marido y con quien compartió una gran amistad. El matrimonio se trasladó a Valparaíso (Chile). En 1894 nació su primer hijo, Ramón, y en 1896, quien sería el periodista Víctor de la Serna. En Chile, comenzó a colaborar con periódicos chilenos y argentinos. En 1898, la familia regresó a España y en 1900, en Mazcuerras, nació su hijo José fallecido siendo niño; en 1903, su única hija, Josefina (esposa del músico Regino Sainz de la Maza y madre de la actriz Carmen de la Maza) y en 1907, su último hijo, Luis. Su incipiente éxito como escritora incidió en su matrimonio, debido a los celos profesionales de su marido.

Foto de Espina publicada en 1912

En 1909 logró un puesto de trabajo para su marido en México y ella se instaló en Madrid con sus cuatro hijos, por lo que el matrimonio quedó separado.4​ Aunque escribió estudios, poesía y otros muchos géneros, alcanzó la notoriedad y el reconocimiento con su narrativa en cuentos y novelas.

Fue una escritora ilustrada y una de las mentes más preclaras de la literatura española de la primera mitad del siglo xx. Los miércoles celebraba un salón literario en la calle Goya al que asistían personajes de la alta burguesía e intelectuales como la esposa de Antonio Alcalá Galiano, el crítico Luis Araujo-Costa, el doctor Carracido, los dibujantes Bujados y Fresno y escritores hispanoamericanos como el venezolano Andrés Eloy Blanco, el costarricense Max Jiménez además de un buen número de poetisas noveles. También era asiduo Rafael Cansinos Asséns, que en 1924 publicó una amplia obra crítica, Literaturas del Norte, dedicada a la producción literaria de la escritora. Espina también fue colaboradora de diversos periódicos, como El Correo Español de Buenos Aires y los españoles La Libertad o La Nación, ya desaparecidos y El Diario Montañés de Cantabria.

En julio de 1934 se separó jurídicamente de su marido, que falleció posteriormente en 1937. La guerra civil española la sorprendió en su casa de Mazcuerras de donde no pudo salir hasta la ocupación de Santander por las tropas del bando sublevado, en 1937. A partir de entonces colaboró habitualmente en el diario ABC de Sevilla y escribió novelas testimoniales, como RetaguardiaDiario de una prisionera o Luna roja.

En 1938 empezó a perder la vista y, aunque fue operada, en 1940 quedó completamente ciega. No obstante, no dejó de escribir. Varias de sus obras fueron adaptadas al teatro y al cine. Murió a los ochenta y seis años de edad, el 19 de mayo de 1955 en Madrid. Sus restos reposan en el cementerio de la Almudena. (Wikipedia)

Inscripción latina en el muro de entrada de "El Pinarillo"

Más información



Escultura en el jardín de "El Pinarillo". El Escorial

Jardín de El Pinarillo con la estatua de la Virgen

Pozo del jardín de El Pinarillo. San Lorenzo de El Escorial

Pozo y estatua de El Pinarillo

Placa en el muro del carmen del Maestro Alonso. San Lorenzo de El Escorial, 1948

El Pinarillo. San Lorenzo de El Escorial

ISABEL DÍEZ SERRANO. Presentación de su libro “Temblor de manantiales” en San Lorenzo de El Escorial


Isabel Díez Ibañez, poeta
 

Pilar R. de la Serna presenta el acto junto a Isabel Díez Serrano

L.M.A.

Fotos: Mercedes Marcos y  MP Hernández

5/8/22.- El Escorial.- “Temblor de manantiales” es el título del libro de poemas de la escritora Isabel Díez Serrano, presentado por Ileana Álvarez y Ana Martínez, en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial, dentro de las actividades de Literatura del Ateneo Escurialense, coordinadas por María Pilar Rodríguez de la Serna. 

    Ana Martínez hizo un extraordinario recital de los poemas de Isabel -es una buena rapsoda. Al final del acto, hubo con concierto por parte del cantante Eduardo Romero.

Entre los asistentes al acto estaba la ex ministra Cristina Alberdi y el director de la revista “Poliedros”, Mariano Azores, Miguel Ángel Ramos...

En la presentación se recordó el preámbulo de la escritora mexicana Vivian D. Vila Morera sobre la autora: “su voz es apremiante en el poema “Mi cas siempre es luz”, es esa fuente donde las imágenes definen la grandeza, de una creadora que saca a relucir la maestría de su ingenio poético. La casa como refugio material y espiritual como un símbolo de la fuente interna, donde habitan y se desbordan sus emociones y desconciertos e inundan el jardín de su alma, nutriendo la fe que le permite recrearse en su lirismo y la arropa en su propio centro junto a la fuente que nunca se seca, porque es testigo de la alegría y el dolor de la presencia de los días y las noches, de los amaneceres todos. Donde no puede llegar el fuego, cero sí el resplandor de las almas inseparables en la eternidad”.

Ana Martínez llevó a cabo el recital de los poemas del libro “Temblor de manantiales”, editado por editorial Deslinde, en la que ya ha publicado otros poemarios.

Isabel Díez Serrano, Premio Vasconcelos 2015 otorgado en México, cumplió 80 años en 2020 y se celebró con un gran recital poético en el Ateneo Escurialense.

Más información

https://lamiradaactual.blogspot.com/search?q=Isabel+D%C3%ADez+Serrano


Interpretación del cantante Eduardo Romero




miércoles, 3 de agosto de 2022

JULIA SÁEZ-ANGULO, autora del libro “Crónicas viajeras. Buenos Aires y Jerusalén”

** Presentación del libro en la Casa de Cultura del Ateneo Escurialense el sábado, 27 de agosto, a las 12,00 horas




Carmen Valero Espinosa

3/8/22.- Madrid.- “Crónicas viajeras. Buenos Aires y Jerusalén” es el nuevo libro de la escritora Julia Sáez-Angulo, que será presentado por Cristina Alberdi, en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial, dentro de las actividades del Foro de Literatura del Ateneo Escurialense, el sábado, día 27 de agosto a las 12,00 horas. 

        El libro ha sido editado por Vision Libros.

“Crónicas viajeras. Buenos Aires y Jerusalén” es el resultado de compilar las crónicas que periodista y escritora ha ido publicando cada día en su blog “La Mirada Actual”. El periodismo dispersa y el libro compila.

Los viajes de la autora se llevaron a cabo en los meses de diciembre de 2021 y enero de 2022 en Buenos Aires, mientras que su estancia en Jerusalén tuvo lugar en el mes de abril de 2022.

Sáez-Angulo dice en la introducción a su libro:

    “Los libros de viajes son un género cada vez más acendrado en los anaqueles de las librerías, sobre todo de otros viajeros. Dicen que uno de los best-sellers en este campo es la "Guía para viajeros inocentes" de Marck Twain. Las Crónicas Viajeras de este libro, sobre Buenos Aires y Jerusalén, se han publicado día a día en el blog "La Mirada Actual". Han sido muchos los lectores que han sugerido que se recogieran en un libro y la autora se decidió a hacerlo. Pasados los días, las crónicas cobran un tinte de relato del lugar, el país, el viaje y los personajes que salen al encuentro. Son crónicas con cierta continuidad que has hacen un libro compacto.

Hay que viajar con la mirada despierta y las mejores referencias para dialogar con ellas en el encuentro. Viajar abre, no solo los ojos, sino la mente y la tolerancia. Viajar es mirar, observar, dialogar y comprender. Es el mejor estudio de geografía física y humana.

Dos lugares tan ricos, distantes y diversos como Buenos Aires y Jerusalén son infinita fuente de sugerencias para el viajero dispuesto y abierto a aprender. Después de todo: "un solo placer, el conocimiento”.



Festividad y procesión del Corpus Christi en Toledo 2022. Reportaje gráfico


Custodia de Arfe. Toledo

Casa Consistorial. Toledo

Puerta de la catedral ornada de flores
Puerta de la catedral


Calles engalanadas de Toledo para la festividad del Corpus Christi

Tapices renacentistas en elos muros exteriores de la catedral para la fiesta del Corpus Christi
Rogelio Sánchez Molero, abogado y escritor, miembro de la Cofradía Internacional de Investigadores


Fotos: Rogelio Sánchez Molero


lunes, 1 de agosto de 2022

VIAJE A IFNI DEL PROFESOR JUAN MANUEL RIESGO

Sidi Ifni (Foto Wikipedia)


L.M.A.

    01.08.2022.- Tuve la suerte de hacer con TUBQAL "Piedra y arena "un viaje maravilloso a Ifni. También a Marrakech ciudad que ya conocía, pero no la divertida "Casa Pepe". Ifni es  un lugar bellísimo donde los españoles que se establecieron en 1934  por una cesión que se remontaba al Tratado de 1860 con Marruecos, sabían perfectamente que ahí no estaba la legendaria Santa Cruz de Mar Pequeña, pero la belleza del lugar les decidió. 

Hay un fenómeno llamado "Manto" que retiene la brisa del mar y frena el calor sahariano, con lo cual hace menos calor que en Madrid incluso el día 27 de mayo nos llovió. 

Precioso Tiznit donde está la tumba de Ma el Ainin mítico Sultán Azul Saharaui de Smara, que allí murió. Muy interesante la Alcazaba del Oasis de Tamar y la ciudad caravanera de Guilemin en el borde de la antigua Zona Sur del Protectorado español de Marruecos o Cabo Juby.

Pero Ifni es un mundo aparte. Tubqal nos alojó en un Riad de "Las mil y una noches". Desayunábamos en un lujurioso jardín con un bonito estanque. Todas las personas mayores hablan perfecto español y en cuanto nos escuchan hablar, corren a de partir con nosotros.

El cónsul no oficial es un simpático farmacéutico que estudió en España y está casado con una española. El cine se llama "Avenida", el mejor hotel "La Marina", constituido en la antigua Comandancia de Marina. El restaurante se llama "Miramar" y en las calles es frecuente encontrar nombres como "Oviedo" o "Sevilla.". Todo español culto que se precie debe conocer Ifni y ver el buen recuerdo que allí dejamos. Y si de mí dependiera concedería a los 23.000 ifneños la nacionalidad española. Se la merecen por su hospitalidad. 

Juan Manuel Riesgo

Director del Aula Cultural Africanista


CRÓNICAS ESCURIALENSES VI. José María Calvo, autor del libro “El Escorial, la magia del lugar” y fundador del Ateneo Escurialense

José María Calvo, filósofo y profesor


Real Monasterio de San Lorenzo. El Escorial




Julia Sáez-Angulo

Fotos: Mercedes Marcos

        01.08.2022.- El Escorial.- José María Calvo de Andrés (Villamor de los Escuderos. Zamora, 1948) es catedrático y doctor en filosofía, licenciado en psicología, máster en educación por la universidad de Montclair (USA), fundador del Ateneo Escurialense de las Letras, las Artes y las Ciencias, miembro fundador de la asociación española de Filosofía para Niños, escritor, conferenciante y pintor.

Ha escrito los siguientes libros:  “Educación y filosofía en el aula”, Paidós, 1990;  “Hola, soy Carlos”, ed. Osuna, 1992;  “Hola Carlos, soy Platón”, Col. Sophia, 2001;  “Filosofar en la escuela”, Paidós, 2003;  “El Escorial, la magia de un lugar”, ed. Creación, 2007;  “Villamor de los Escuderos, una historia rural”, ed. Semuret, 2008;  “Éxito en educación”, ed. Creación, 2009; “Filosofía para caminantes”, Libros en red, 2010; “Diccionario de sociología”, 2012, col.; “Memorias de un profesor”, ed. Ápeiron, 2016; “Soy Sophia: Viaje apasionante a través de la historia de la filosofía”, ed. 2017; “Nuestro pueblo, El Escorial”, 2019, col.; “EL Escorial, la mirada de sus gentes”, 2021, col. Ha colaborado en diversas revistas y diarios, y ha hecho exposiciones artísticas de sus cuadros.

    1. ¿Como profesor de Filosofía, que le inspira el Monasterio de San Lorenzo a bote pronto?

Contestaré a esta pregunta continuando las reflexiones que hice al escribir el libro “El Escorial, la magia de un lugar”.  Y comienzo con estas palabras del padre Sigüenza: “Testigo fuerte que promete infinitos siglos. Lugar radiante… por gracia y esfuerzo de tantos, que erigieron sobre roca sentimientos”. Y siente respirar al monte Abantos.

Podría rellenar la encuesta hablando únicamente de este monumental y mítico edificio, símbolo del mayor imperio que haya tenido España. La diosa de la fortuna decidió un día que yo comenzara mi vida escurialense como profesor en el mismo Real Monasterio, que comenzó a formar una parte muy importante de mi vida, o mejor, yo, mi vida, comenzó a formar una mínima parte de la suya desde el primer día. En estos parajes comencé mi propia metafísica.

Es en estos sentidos en que siento que el Real Monasterio de San Lorenzo ha impregnado todo el lugar con su magia de manera que vemos como “al atardecer, la Herrería se enciende y llamas de granito ardiente elevan sus plegarias al infinito”.

2. ¿Qué le trajo a instalarse en El Escorial?

“No importa tanto donde has llegado como adonde estás yendo”.

Llegué a Madrid desde mis tierras zamoranas con mi juventud a cuestas en busca de mi cielo que anhelaba y no conseguía. Un cielo que refulgía dentro de mi alma y día a día se me perdía. Alguien llamó a mi puerta para ofrecerme un nuevo cielo y hacia esa nueva Ariadna que me ofrecía el lazo encaminé mis pasos y el nuevo cielo tenía nombre de Escorial. Buscaba mi ventura y como Hemingway “buscando el aire me encontré con El Escorial”.

Me vi “obligado” a dirigir la mirada al nombre Escorial al igual que hacen las ciencias, las artes, las letras, la historia misma de España y del mundo y San Lorenzo y el Escorial se me aparecieron como nuevos y relucientes cielos salvadores.

3. ¿Qué es lo que más le atrae del Real Sitio y por qué?

¿Cómo podría trasmitir esa atracción con palabras? Utilizaré las palabras del gran poeta y amigo Ramón de Garciasol “Si percutís el aire, suena el tiempo, algo que os aguarda entregará su recado, y os sentiréis más de la patria total de los nacidos”.

No soy capaz de señalar algo temiendo que lo no señalado me señale a mí. La armonía, la “magia” del lugar, como título mi libro. Solamente afirmaré que si de Madrid al cielo, de Madrid al cielo pasando por El Escorial. Soy su deudor, pues la geografía y la historia escurialenses han ido introduciendo en mí y han alimentado mi alma hasta formar con ellas una sola carne y un mismo espíritu.

4.     Al monasterio, unos le llaman “piedra lírica” y otros “mole de piedra”. ¿Qué opina usted?

Como no puede ser menos estoy de acuerdo con nuestro maestro Ortega y Gasset. A mí me inspira lirismo y traigo también a otro de nuestros filósofos, a Don Miguel de Unamuno para advertir que nos sería más provechoso caminar por la vida sin anteojeras (prejuicios) y que debemos quietárnoslas al visitar el gran Real Monasterio.

Comencé como profesor en el mismo Monasterio, recuerdo que cuando llegué a la lonja el primer día de clase me temblaban las piernas, me sentía tan diminuto y ya me sentí impregnado de su magia. Era ya mi circunstancia orteguiana con la cual y a través de la cual tenía que salvarme yo mismo. Y me salvé, escuché a las piedras que dicen que son mudas y recibí su mensaje. Piedras desnudas, llenas de ese arte sin ornamentación en el que “la verdad ama mucho la claridad y la desnudez, y la que no es así, no es verdad”. P. Sigüenza.

5.     Dentro del monasterio filipino, ¿qué subrayaría?

Tantas cosas, tantos sentimientos. Mi relación con el Monasterio y con El Escorial todo no es de saberes, de historia y arte, sino de ese saber que es aprender a sentir, a vivir para saber amar. Sentir que esa “gran piedra hizo vibrar el paisaje” como dice mi compañero Abascal, capaz de transfigurar el entorno con su sola presencia. Si una idea se convirtió en granito, el granito se convirtió a su vez en idea, sentimiento, carne. Amor sería todo. Como decía Alfonso Paso “lo que me atrae, lo que me subyuga, es todo lo vivo que El Escorial encierra”.

No soy un turista más, aunque parece evidente que la majestuosidad de la Basílica, el conjunto de la Real Biblioteca o el Panteón llaman nuestra atención, pero si pensamos en la función total del edificio como residencia real, como sede del mayor gobierno de la época, las diversas salas y todo el conjunto con sus jardines me llegan muy dentro.

6. ¿Conoce el Monasterio de Prestado en el pueblo de El Escorial junto al Ayuntamiento? ¿Lo ha visitado alguna vez por dentro?

Sí, lo conozco y lo he visitado en varias ocasiones. Algunas personas de las que trabajan en él han participado en nuestro Ateneo Escurialense. He asistido a algún acto oficial del Ayuntamiento que se ha celebrado en él.

7. ¿Cree que debe reivindicarse la figura de Felipe II de la leyenda negra?

La leyenda negra va contra España, contra el imperio español e incluye a Felipe II. Yo no comparto esta leyenda negra ni ninguna otra. Pienso que hay que respetar a los que no piensan como tú, la multiplicidad de culturas con sus valores y desvalores. ¿Quién sabe los que son unos u otros? Como dice Unamuno muchos de los que llegan a El Escorial “vienen buscando la sombra de Felipe II y si no la encuentran se la figuran”.

No sé qué clases de reivindicación y si sirve para algo efectivo. Al menos la gente toma conciencia de su historia. Ya es algo.

8.     De los bosques que rodean el monasterio ¿Cuál prefiere y por cual pasea?

Vine a descubrir nuevas tierras y ellas me descubrieron a mí y en ellas fui encontrándome a mí mismo. Los paseos matinales para saludar al nuevo sol a través de Monte Abantos, de las Machotas, el San Benito o el Malagón, las acampadas en el bosque de la Herrería, la subida al pétreo mirador de la Silla de Felipe II… He aprendido a mirar y a leer en los árboles de esta sierra y a disfrutar sus paradisíacos paisajes.

¡Qué decir de las Casitas! He vivido muy cerca de la Casita del Príncipe y sus jardines han sido dueños de mis sueños, de mis alegrías y de mis lágrimas. La Manguilla ha sido mi lugar de salvación sobre todo durante la pandemia y la recorro casi todos los días. 

9.  De la inmensa bibliografía de El Escorial ¿qué libros le interesaron más?

En primer lugar, mi libro: El Escorial, la magia de un lugar”. El hijo propio es más querido que los ajenos. El Escorial Iconos, imágenes y mitos y visión de El Escorial de José Luís Abellán. Estos son libros diferentes a los “normales”. Luego, en otro estilo más como historia las obras del padre Sigüenza: ‘La fundación del monasterio de El Escorial’ …“Reflexiones en torno a una bóveda” de Manuel Rincón Álvarez. Los estudios de Gregorio Sánchez Meco sobre distintos aspectos de los pueblos. Podría extenderme, pero estos son una muestra de mis intereses.

10.  De las visitas que recibe en su casa, qué elogios son los más frecuentes sobre e Real Sitio.

Todo el mundo valora El Escorial y su Monasterio como símbolo histórico e hispánico, simbiosis entre presente y pasado para renacer nuevos futuros, punto de referencia para la cultura, lugar en que caminan juntos naturaleza e historia en mágica compenetración. Algunos los conocen y otros han oído hablar. Me felicitan por haber elegido este lugar privilegiado para vivir. La Sierra oeste es preciosa. Como dije antes de el Escorial al cielo.

11. ¿Cree que debieran unirse los dos municipios -ya unidos en su continuidad: El Escorial y San Lorenzo?

Pues sí. Siempre se ha dicho que la unión hace la fuerza. Parece que es una cuestión de pasiones y emociones entre las gentes más que de razones. Tal vez la educación tuviera algo que aportar una vez más.

12. ¿Qué le falta o que le sobra al Escorial?

No voy a echar nada en falta ni de sobra. Cada lugar es como es y no añora lo que no tiene, porque hay no sería él, sino el otro.

14. ¿Ha escrito sobre El Escorial?

Sí, he escrito el libro “El Escorial, la magia de un lugar”. En colaboración: “Nuestro pueblo, El Escorial”, 2019, y “EL Escorial, la mirada de sus gentes”, 2021. Amén de artículos, etc.

15. ¿Qué recuerdos le traen los primeros años de su fundación del Ateneo de El Escorial?

Recuerdos y vivencias cada vez mayores y mejores. Me decían que no funcionaría, que la gente no colaboraría. Me lancé a crearlo y hubo personas interesadas en que creciera y ya ha cumplido más de 15 años. Les doy las gracias a todas, especialmente a Doña Ana Mulero Torres. Inspirado en el Ateneo de Madrid le puse el nombre de “Ateneo Escurialense de las letras, las artes y las ciencias” y adapté los estatutos.

Me alegro de haberlo creado por múltiples razones. Ofreceré dos de ellas: la primera por haber proporcionado a muchas personas un lugar de encuentro y libertad. Me gustaría que no se olvidara esto; y la segunda, porque nuestros pueblos, nuestras gentes, se merecen tener un ateneo. Animo a todo el mundo a participar y a disfrutarlo.

En www. https://josemariacalvo.blogspot.com se encontrará un estudio sobre el origen de nuestro Ateneo Escurialense. También está en Facebook.

Termino esta presentación de nuevo con Ortega: En este Escorial “en el que he asentado mi alma he hallado la otra mitad de mi persona…”

Blog: https://josemariacalvo.blogspot.com


José María Calvo, profesor de Filosofía

El Escorial. Óleo sobre lienzo de José María Calvo

San Lorenzo de El Escorial

Fuente.San Lorenzo de El Escorial