lunes, 10 de diciembre de 2018

“La puta de las mil noches”, obra dramática de Juana Escabias, dirigida en el Teatro Español por Juan Estelrich





 Natalia Dicenta y Ramón Langa




Julia Sáez-Angulo


            10/12/18 .- MADRID .- La puta de las mil noches es la  obra dramática de Juana Escabias  dirigida   en la sala Margarita Xirgu en el Teatro Español,  por Juan Estelrich e interpretada magistralmente por Natalia Dicenta y Ramón Langa. Una pieza fuerte sobre la condición humana en situaciones cuasi límites o marginales duras como son la prostitución y sus clientes.

            La humillación y la degradación hasta el sadismo de dos seres que van a pasar una noche juntos, mediado un comercio carnal y un pago de dinero que mueve a la puta y un deseo feroz de humillar a la mujer –quizás porque fue abandonado por su esposa a quien odia- y atiza a una puta envilecida por el vil metal como venganza.

            Dos seres dignos de compasión de la jauría humana donde el mal se ceba sin ápice de compasión, si bien alguna palabra flota en busca de “dignidad”, por parte de la mujer. Una gran pantalla visual da hermoso fondo al diálogo sin desperdicio de puta y clientes –dos malhadados personajes- con una belleza de la ciudad al fondo y la caída progresiva de la lluvia o de la nieve que va marcando el paso del tiempo.

            El final sobrecogedor, donde siempre la parte más débil es la víctima. El mal como el bien está graduado y aquí se pone de manifiesto en este thriler progresivo que capta al espectador toda su atención e interés. Nadie se salva en esta condición humana, pero los niveles se escalonan en perversión. El cliente es siempre más repugnante que la puta, aunque no s salve de su condición no siempre impuesta.

            Los dos intérpretes son formidables y solo cabe darles un sobresaliente, fruto de una dirección impecable, que no hace sórdido un tema de por sí complicado para llevar a escena con elegancia y eficacia. Estelrich lo ha conseguido.



domingo, 9 de diciembre de 2018

Florian Stefan expone en la Embajada de Rumanía, en medio de una fiesta navideña


-->




 Florian Stefan

Carmen Valero
Fotos Cuqui Valero


            10/12/18.- MADRID.- El acuarelista rumano, residente en Asturias, Florian Stefan, ha inaugurado una exposición de sus acuarelas en la sala de exposiciones y auditorio de la Embajada de Rumanía en Madrid, en medio de una animada fiesta navideña. Una treintena de cuadros que abarcan paisaje, animalística y retrato.

            La muestra fue presentada por el Consejero de Cultura de la Embajada y entre los asistentes al acto, los artistas Vicente Heca y María Luisa Valero, el presidente de AEPE, J G Astudillo. y la crítica de arte Julia Sáez-Angulo.

            Numerosos rumanos y madrileños acudieron también a esta exposición, en medio de una animada y colorista fiesta de Navidad, donde numerosos rumanos lucían sus trajes regionales de gran vistosidad por su colorido en bordados y grecas. No falto un desfile infantil de trajes históricos rumanos, que fueron muy aplaudidos, al igual que los villancicos con que se clausuró el acto abierto desde las 15 a las 20 horas.

             Florian Stefan (Turnu Magurele, Rumanía, 1965), artista muy galardonado, es un pintor realista de formación autodidacta, que como artista visual ha expuesto en diferentes espacios europeos, entre ellos la galería Heca Moor de Madrid.




           Carmen Valero, Julia Sáez-Angulo, rumano y M Luisa Valero






sábado, 8 de diciembre de 2018

Sebastián Dozo Moreno, Poeta invitado de “La Mirada Actual”


-->


 Sebastián Dozo Moreno



L.M.A.

            Sebastián Dozo Moreno (Buenos Aires. Argentina, 1964). Profesor de Literatura y Filosofía. Colaborador de los diarios La Nación y La Gaceta de Tucumán entre otros. Finalista del premio de Novela Emecé, hoy Planeta. Director de Galáctica Ediciones. Desde hace 19 años realiza el café filosófico “La Sociedad de los Poetas Inmortales”. Productor y director de programas radiales. Dictó seminarios de Literatura y Filosofía Griega, Rusa y Española en numerosas Universidades y otras instituciones educativas del país. Es autor de novelas, libros de ensayos y poesía.


POEMA


No dormía, vagaba en ese limbo
en que cambian de forma los objetos,
misteriosos espacios que separan
la vigilia del sueño…   
                                                                                            
Gustavo Adolfo Bécquer



El Bosque Secreto

Si no lo supiera, no podría vivir. Todo el mundo debería saberlo.
Al otro lado del muro de los lamentos de cemento de la horra ciudad,
está el bosque de cedros azules, con sus ramas dóciles cargadas
de nieve perpetua, quemante, purificadora.
Allá, en donde la vista se pierde. Más allá de mi casa y de la tuya,
en donde los antiguos pusieron en sus mapas monstruos marinos
y el anuncio engañoso, voraz, de hic sunt leones… Allá, si entrecierras los ojos,
si suspendes la insidia, y desangras tu odio, y destilas el lodo miasmático
de tu frustración incolora, cancerígena, en alambiques de oro
reluciente…
Allá, en donde la esfera muestra su curva descendente. En donde los polos
augures, imantados, tensan sus arcos vólticos multicolores…
Está el bosque bendito.
Está el bendito bosque con sus estelas rústicas, milenarias,
de pisadas de liebres, ciervos, aves, y el rojo rastro azul del Nazareno
redivivo, marcándote la Entrada.
Del Nazareno, que después de la Cruz se fue a ese bosque a buscar
a la bella de Magdala, a que le ungiera dulce las heridas con su melena
desplegada, negra, hundida en los aceites sensitivos   
del Monte de las Lágrimas…

Es que no entiendes lo que digo. Sin saber esto nadie puede vivir.
No lo comprendes, y por eso me miras con tedio y con desdén,
con sorna, y con una mueca estúpida. Endemoniada.
Al irte a dormir, al apagar la lámpara, al volcarte pesado sobre tu hombro
para disponerte a dormir, como quien cae al hoyo de su tumba
con un ruedo cansino del cuerpo, y un quejido inaudible que estremece
el plumaje del ángel que te guarda…
Ahí, en ese instante pavoroso, de orfandad cósmica, de ausencia óntica,
conciencia hórrida, caída kármica… Ahí, en esa grieta de la nada entre el Orco
y el mundo, entre el morbo y la espada, está el pasaje estrecho, está el umbral
sagrado por el que pasa insomne el iniciado
en los misterios órficos de la Grecia Panida, védicos de la India Brahmánica,
alquímicos del Egipto Hermético, líricos de la Gales Mágica. Y de nada de esto, porque siempre es el hombre desnudo ante su alma
el que desgarra el velo con su humano sollozo,
y humaniza a los dioses con su pena inhumana.


Ahí, en ese intersticio de la conciencia, en esa hendija de la sombra
entreabierta, por la que el Verbo aúlla como un bisonte en celo malherido
al que un perfume embriaga, mezcla de acanto y rosas,
mezcla de hibisco y sándalo… Ahí, en ese limbo donde tu infancia duerme,
si resistes al sueño, si te mantienes lúcido e ingrávido, si no dejas ¡por nada!
que la pluma de cóndor desprendida caiga en el cieno onírico
para volverte cuerpo solamente, ronco animal
y estatua… Si templado, mantienes con tu soplido rítmico, armonioso, a la pluma de Psique levitada, subiendo y descendiendo por la escala   
de los Nueve Peldaños invisibles…   
Entreverás el bosque que te digo, de los cedros azules legendarios,
con sus ramas cargadas de una nieve perpetua, sus galerías todas 
resonantes, sus raíces henchidas de una savia latiente curativa…
Y sin temer al fuego que no quema, al divisar las huellas que se internan profundas y se agrandan,
bajándote de un cuerpo que no pesa...
las seguirás descalzo.

Más información
www.sebastiandozomoreno. com. ar
sebastiandozomoreno64@gmail. com

viernes, 7 de diciembre de 2018

RETRATOS: Solange Da Costa, pintora a caballo de Brasil y Madrid


-->
"Infanta Margarita. Menina, por Solange Da Costa
Solange Da Costa ante uno de sus cuadros




Julia Sáez-Angulo


            25/11/18 .- MADRID .- Educada entre Suiza y Brasil, ella tenía una fijación con Europa y probó residir en París después de que los cuatro hijos volaran del nido en su patria natal carioca, pero en Madrid se encontró mucho más a gusto con amigos y sobre todo con amigas como Julia González-Cocho –madre de Mayte Spínola-, una mujer culta, animada y divertida con la que viajó por todo el mundo. 

      Hoy Solange Da Costa (Recife, Brasil – capital  Estado de Pernambuco, a 20120 km de Brasilia) vive a caballo –le gusta mucho la hípica y ha pintado muchos equinos- entre Brasil y Madrid (de esta última ciudad huye durante el tórrido verano). Es una mujer fuerte, pese a su aparente fragilidad y ha puesto en su sitio a algún varón y a alguna multinacional.

            Residir en la capital de España no quiere decir que dejara su querido país, donde mora la mayoría de su familia y donde tiene una finca en Alagoas, más grande que alguno de los países centroeuropeos. Solange Da Cota , optó por la pintura como vocación cultural y profesional, porque pinta no solo por placer, sino para llevar a cabo numerosas exposiciones en Brasilia, Bello Horizonte, Sao Paulo y otras grandes ciudades de aquel país inmenso como un continente, amén de en Europa. Ya se sabe que si a uno le compran el arte que genera, es que convence y gusta, como le ocurre a ella.

            Copacabana, Bahía, Palo de Azúcar, Olinda, Recife, Ipioca, Salvador de Bahía, Alagoas, Bello Horizonte, Brasilia, Minas Gerais…son algunos de los nombres que resuenan en los títulos de los cuadros de la autora, porque, pese a lo ingente de su país, Solange Da Costa parece haberlo pintado por los cuatro costados. Los caballos, una de sus pasiones es la hípica, han sido motivo iconográfico de muchos de sus cuadros.

            La pintura de Solange Da Costa es realista y ha jugado con frecuencia con los iconos de la pintura española, sobre todo del Museo del Prado (las Meninas velazqueñas como excelencia y los temas goyescos), pero también algunos mitos de la España Cañí. 

Oriente, en especial la China, también ha sido motivo de atención e inspiración para sus cuadros al óleo sobre tabla, pues es el soporte preferido por la autora, pese a su peso y dificultad de transporte en ocasiones, si bien para los viajes a Brasil va al lienzo más ligero. Le gusta la lisura y tensión de la tabla, como a los artistas de las tablas medievales (tiene algunas en su haber), frente a otros soportes en los que también trabaja, como son el lienzo y el papel.

     El retrato es otro de sus géneros pictóricos cultivados y, para muestra, el del papa Francisco que le encargó una parroquia de Bello Horizonte en su país.

            Últimamente investiga en la pintura sobre fotografía de imágenes previas, algo que le divierte y facilita el trabajo. No en balde, la fotografía le gusta. Los resultados no le disgustan. En esta trabajo es capaz de lograr también las luces y sombras de la pintura sobre tabla.

            Recientemente sido nombrada delegada del Grupo pro Arte y Cultura, PAC en Brasil, donde tiene una célebre hija, activa e inteligente en el campo de la política. Con el Grupo ha recorrido numerosas exposiciones y museos, por lo que guarda obra en los de Sofía y Argentina, amén del de Brasilia.

            También ha recibido el galardón de la Cruz de la Orden del Águila de Georgia y la Túnica Inconsútil de Nuestro Señor Jesucristo –conocida por la expresión abreviada de Orden del Águila de Georgia. La entrega fue en la Casa Museo El Romeral.

Más información




 Mayte Spínola junto al cuadro de Solange


 Niño en China
Puerto de Huelva (España)