jueves, 14 de junio de 2018

Mercedes Barba, mujer, madre y pintora de genio, carácter y talento


-->

Mercedes Barba entrevistada por la revista "Sesenta y más"

L.M.A.

            14/06/18 .- MADRID .- Carlos López Barba, hijo de la pintora Mercedes Barba, fallecida en Madrid el pasado 29 de mayo de 2018, hizo un elogio de su madre al final del funeral celebrado en la madrileña iglesia de N. S de Montserrat :
            “Mi madre se sentirá muy honrada de vernos en este funeral por su alma.
            Como católica practicante y de profunda espiritualidad, estará feliz por haber llegado a la Casa del Señor y encontrarse con los seres queridos que ya se fueron.
            Fue una extremeña apasionada por su tierra. Nació en el año 1923 en Fuenlabrada de los Montes, donde pasó su infancia y juventud. Hija de agricultores, su niñez fue hermosa. El cariño de sus padres, la familia, amigas, vecinos y muchas otras personas hicieron más intensa su infancia. Vivió profundamente la vida de su pueblo, sus costumbres, las tradiciones y el campo de su tierra. Ese campo con encinas seculares que olía a pastos, tomillo y jaras, como ella describe en sus memorias. 

            Los estudios la obligaron a desplazarse a Madrid, pero en vacaciones volvía con ilusión a su querido pueblo. Como así mismo describe en sus memorias, a medida que sus deberes la iban apartando de Extremadura, añoraba y valoraba más y más la forma de vivir de la tierra que la vio nacer.
            A los 23 años se casó y pasó a residir en Madrid, donde nacimos los hijos. En los veranos íbamos a la casa de los abuelos. Ella quería que nosotros descubriéramos y nos beneficiáramos de la savia del pueblo, los juegos, el campo, la huerta… Esa impronta quedó y permaneció en sus hijos; en mi caso, por ejemplo, estoy seguro de que no sería el mismo si no hubiera pasado esas largas temporadas allí con mis abuelos, por lo que estoy muy satisfecho y muy agradecido a mi madre.
            Fue una persona dotada de enorme entusiasmo, de intensa energía y de gran capacidad de iniciativa. Buena comunicadora, con un estado de ánimo alegre y muy sociable.
            Durante los últimos días he recibido muchas impresiones de personas que la conocieron, sus palabras se hacen eco con las que resuenan en mi corazón, con ejemplos de incansable y decidido apoyo a familiares y amigos, su generosidad, su independencia, su valentía, su dignidad…
            Dedicó plenamente su vida a la familia. A medida que pasaban los años y los hijos fuimos dejando la casa, descubrió el arte naíf. Eran tantos los recuerdos de su infancia que empezó a plasmarlos en forma de pintura.

pintura de Mercedes Barba
   
Pintora galardonada

            Los que la conocisteis, sabéis que tenía carácter y genio para enfrentarse a los muchos retos a los que la sometió la vida, aunque, al mismo tiempo, conservó siempre viva el alma de su infancia, precisamente eso que a todos nos hubiera gustado mantener. Gracias a las imágenes grabadas en su mente, trasladó a sus cuadros las múltiples vivencias de los años transcurridos en su tierra natal. La pintura se convirtió en un quehacer cotidiano para ella, una fuerza interior que se manifestaba en colores para transmitir la parte apacible y hermosa de la vida que recordaba. Su arte, reconocido por los especialistas como un naíf muy puro, llevó a que su obra fuera objeto de numerosas exposiciones en galerías importantes y la permanencia en museos, incluso fuera de España. Y recibió galardones, entre los que destaca el Primer Premio de Arte Naíf concedido por la Asociación Española de Pintores y Escultores en el año 1990.

Le tocó vivir tiempos recios, pero siempre desde la esperanza, como decía su admirada Santa Teresa de Jesús.
Más aún, la vida la sometió a la prueba más dura que, con seguridad, puede sufrir una madre y abuela:   La muerte en accidente de su hija Mari Carmen y su nieta Guadalupe.
Esta hecatombe tocó su fe cristiana e imploraba al cielo diciendo:  “Pero Señor, ¿Tú sabes lo que has hecho conmigo? con la fe que te profeso… Tanta juventud, tantas ilusiones, tantas y tantas cosas buenas... Ellas nos han dejado su bondad, su cariño, su humanidad…”.
Gracias a su fe acabó asumiéndolo y entendió que su familia la necesitaba, ¿Qué podría ser más importante que amar y mostrar su amor por sus seres queridos?, y comprendió que las dos la estaban ayudando a seguir adelante hasta que llegara la hora de encontrarse con ellas en el cielo.
En los años de su vejez no le tenía miedo a la muerte. Como dijo Hemingway: “Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo.”
En nombre de la familia y en el mío propio, agradecemos vuestra participación en esta celebración.
Ya se habrá encontrado con sus padres, con mi padre y con las niñas como a ella le gustaba decir. Deseo que, además, al cielo le llegue el aroma a pastos, tomillo y jaras del campo de su tierra. “.

        En el funeral estuvieron presentes, además de la familia de la finada, Amalia Fernández de Córdoba, directora de la galería Éboli, especializada en arte naïf, y Julia Sáez-Angulo, vicepresidenta de la Asociación Madrileña de Críticos de Arte.

https://www.youtube.com/watch?v=YXcecn1130s



1 comentario:

pomaire dijo...

MERCEDES BARBA siempre estará presente en sus coloristas y encantadoras obras. Tito Lucaveche.