viernes, 3 de agosto de 2018

RETRATOS Adriana Zapisek, pintora italo-polaca-argentina, a caballo entre Buenos Aires y Madrid


-->



 Adriana Zapisek ante sus cuadros



Julia Sáez-Angulo


            03/08/18 .- MADRID.- Nacida argentina en Buenos Aires, en primera generación, de padre polaco y madre italiana, Adriana Zapisek, ama con pasión la tierra que le vio nacer y adora España, en especial Madrid, la ciudad en la que reside buena parte del año. En realidad se siente una mujer melting-pot de la historia. Goza de doble nacionalidad, argentina e italiana, por méritos propios.

            Cuando habla de su papá, ella recuerda que él estuvo en la segunda guerra mundial como oficial polaco y estuvo a punto de perder la vida en la masacre soviética de Katyn. De su familia italiana menciona con afecto a sus primos; cuando le faltó su mamma italiana, quedó largo tiempo tiempo muy afligida. Está casada con el empresario Mario Saslovsky, un argentino de cuarta generación, cuya familia llegó  a la Argentina a finales del XIX; huyendo de la dureza de los zares contra los judíos.

            Adriana Zapisek, artista visual pluridimensional, practica y cultiva la abstracción en la pintura con gran colorismo vital. Presume de su aprendizaje, entre otros, con el gran profesor Eduardo Mac Entyre (1929 -2014) y de su presencia y constancia en el panorama artístico, que ni siquiera la maternidad de dos hijos interrumpió, porque el arte merece el respeto de la entrega. La célebre escuela argentina de los Madi está cerca de la poética de su arte, si bien ella fue más allá de la geometría, con el movimiento de Arte Generativo.

            Primero fue el aerógrafo con su trazo perfecto y estarcido, pero la creatividad no puede quedarse estancada, por más que algunos galeristas y coleccionistas le pedían que siguiera por ese camino técnico. En arte: o se avanza o se muere. La pintora siguió investigando sobre la forma y el color para plasmar en óleo y acrílico su serie más definitoria: Núcleos, Vertientes e Intervenciones. Líneas y colores con dicción y significación propias.

            En Madrid goza con un número notable de amigos argentinos y españoles que disfrutan con lo porteño y se reúnen con frecuencia en La Doma, donde se canta y baila folklore argentino y se toman especialidades sabrosas del país. En las fiestas que el matrimonio Saslovsky-Zapisek organiza en su espléndido piso de Claudio Coello, también cuentan con la música argentina o intérpretes de ópera del país ,como la soprano Virginia Wagner.

            Sus amigos artistas madrileños cuentan con Adriana siempre, con o sin Mario. Ella tiene verbo e imparte conferencias sobre su propia obra o sobre su país, Argentina, en la Fundación Esther Koplowitz. La Tertulia Peñaltar de Artes Plásticas le ha dedicado un homenaje por su trayectoria artística.

            Adriana Zapisek disfruta la vida cultural madrileña como pocos. Trabaja intensamente en la mañana, para salir en la tarde con artistas amigos al recorrido de galerías de arte, museos, salas de concierto o reuniones de amigos. “Madrid es una ciudad completa en el mundo de la cultura”. Mujer de estilo, en los últimos actos del Grupo pro Arte y Cultura, en casa de su fundadora Mayte Spínola, la pudimos ver radiante, vestida de Carolina Herrera, su diseñadora preferida hasta el momento.

            La pintora prepara su gran exposición retrospectiva y está en gestiones para ello. Como las folklóricas del Flamenco, no suelta prenda para que no se deshaga la operación. Para ella lo importante es seguir trabajando e investigando con la ayuda de su gran ordenador y el plotter. Después pasa sus conclusiones al papel, lienzo, tabla o fotografía. Su deseo a medio plazo es llevar sus formas aladas a la tridimensionalidad de la escultura. Todo llegará en su momento.

Más información
http://www.adrianazapisek.com/

 Con su esposo Mario Saslovsky

 Adriana Zapisek






No hay comentarios: