martes, 14 de enero de 2020

Pablo Reviriego, maestro de la acuarela, en el Jardín de las Letras. Madrid


-->

Pablo Reviriego, acuarelista y conferenciante


L.M.A.

            14/1/20 .- Madrid.- El acuarelista Pablo Reviriego ha impartido una conferencia sobre la situación de la acuarela en las Bellas Artes, y seguidamente ha pintado dos acuarelas, dos paisajes, delante del público, que ha rifado entre los asistentes. El acto ha tenido lugar en la sección El Jardín de las Letras, presidido por María Anunciación Guil, presidenta de la Casa de Ávila.

            Pablo Reviriego es coordinador de exposiciones de Agrupación Española de Acuarelitas, AEDA, que este año celebra su 75 aniversario, para el que está previsto celebrar diversas exposiciones, entre ellas una muestra de acuarelistas mujeres en el Centro Cultural de Sanchinarro.
            El maestro de la acuarela recordó sus primeros contactos con el pintor Benjamín Palencia y su admiración y amistad por los grandes acuarelistas Julio Quesada y Rafael Requena. Con ellos descubrió que la pintura al agua era lo suyo, frente al óleo que le producía dolor de cabeza.
            Reviriego señaló que había luchado por el prestigio de la acuarela en los grandes certámenes invitando a los artistas presentes a hacerlo con grandes formatos de hasta dos metros. Había que acabar con la idea de que “la acuarela era la zarzuela, respecto al óleo que era la ópera”, añadió.

            El autor comentó la investigación llevada a cabo en su estudio, así como los diversos trucos en su factura para lograr distintos efectos. El acuarelista recomendó en todo momentos buenos papeles, pigmentos y pinceles, clave para lograr una buena obra. “La acuarela es limpieza, atmósfera y pulcritud”, dijo, “hay que tener seguridad y no vacilar a la hora de enfrentarse con el papel.

            Entre los asistentes al acto: Rosa María Manzanares, directora de la Tertulia Peñaltar y los pintores Eugenio Berrón, Maica Nöis, Araceli Alarcón, Mercedes Ballesteros, Ana Muñoz, Purificación Gazol, Antonio...

           

No hay comentarios: